Qué temas con cuernos te gustan más?

miércoles, 1 de mayo de 2013

Junior 02

JUNIOR – Episodio 02 
(VERSIÓN 1.3)
Inspirado en la saga de Junior, del comic Brenda la Tetona (por Smudge).

por Rebelde Buey

  

Sábado 20. Madrugada.

5.

Brenda se sobresaltó sin motivo. No había sido un sueño, aunque su respiración era agitada y le subían y bajaban los pechos bajo el camisolín transparente. A su lado, su esposo Jimmy seguía tronando como un aserradero. Un poco por intranquilidad, otro poco por no saber qué hacer, se levantó tratando de no despertar a su marido y salió de la habitación.
Fue directo a la piecita de Junior, como atraída por una fuerza superior.
“Debo ser una buena madre… Debo cerciorarme de que mi pequeño Junior esté bien…” se dijo al abrir la puerta. Se preguntó en ese momento si otra vez aquel bebé negro de inusuales proporciones estaría con el pañal corrido y mostrando su… “pitulín” desnudo. Estaba en estas cavilaciones, mojándose sin querer los labios con la punta de su lengua, cuando vio la cuna vacía.
—¡Por Dios, Junior! —Junior no estaba por ningún lado—. ¡Mi bebé…! ¿Dónde está mi bebé…?
Brenda salió de la habitación a toda prisa. No se veía a su pequeño en el pasillo y tampoco parecía estar en las escaleras. Entró a la habitación de Lisa, antes de disponerse a bajar. Y lo halló. A Junior. Y sí, casi tan desnudo como ella se imaginó que estaría.
El enano presidiario confundido por un bebé estaba al pie de la cama de su hija, sin pañal y ostentando una erección formidable. Otra vez. Lisa dormía, respirando pesadamente, y el inocente Junior intentaba llevarle el vergón negro y brilloso a la boca de la bella durmiente.
—¡Junior, no! —gritó en un susurro Brenda.
La cabezota de la pija de Junior entraba en ese momento en la boquita delicada de la pequeña que, quizá soñando, la abría para facilitar la penetración de la dura carne. Vaya saber qué estaría imaginando la pequeña. La cuestión es que el bebé, con esa erección que de seguro le debía doler, buscaba cobijo, acaso un bálsamo de alivio en los labios somnolientos de su hermanita.
—¡Junior, por favor…! —le pidió Brenda, y lo agarró justo cuando la verga negra e inflada comenzaba a entrar seriamente—. ¡Yo sabía que algo te ocurría! ¡Mi instinto de madre me despertó y me dijo que me necesitabas…!
Con esfuerzo, porque el crío pesaba y se resistía a sacar el pijón de la boquita de la dormida Lisa, Brenda alzó a su bebé y se lo llevó en brazos, fuera de la habitación. Junior quedó así medio doblado y boca arriba, ostentando la tremenda erección hacia el cielo, hacia el rostro de la mami. El vergón era tan grande y Brenda iba tan encorvada por el peso del bebé, que la punta ancha de la pija le quedaba a dos o tres centímetros de su rostro.
—¡Pobrecito, lo que ha de dolerte esta inflamación…! ¡Lo que debes estar sufriendo!
Brenda suspiró sonoramente sin quitar los ojos de ese glande redondo, oscuro, de piel estirada.
“Ay, Dios mío, hace que el pene de Jimmy parezca el de un bebé…”
Brenda llevó a Junior a la habitación de él, pero la baranda de la cuna estaba puesta y se sintió sin fuerzas ni tiempo para acomodarlo allí. Decidió ir a su dormitorio; de todos modos su marido estaba en el reino de los sueños.
—Junior, mi bebé… Mamá va a aliviar esa hinchazón tan grande que tienes entre tus piernitas…
La verga gigantesca de Junior pegó un latigazo, con lo que rozó los labios de la inocente rubia. “¡Síii, puta! ¡Te voy a enchastrar la cara otra vez!”
Con el andar, la pija se movía a un lado y al otro y los ojos de Brenda no podían —simplemente no podían— apartarse de ese vaivén. Chocó contra el marco de la puerta, por distraída, y luego entró a su habitación.
Adentro, los ronquidos de Jimmy les dieron la bienvenida.
Brenda se sentó en la cama, con su camisón transparente, junto a su desmayado marido. Llevaba también puesta una bombachita breve y ajustada, metida muy muy en la cola, como a ella le gustaba, y nada arriba. Acurrucó a Junior de modo que quedara sobre su regazo, la cabeza del pequeño aplastada por uno de sus enormes pechos, y la pija del negro sobresaliendo hacia ella, como si la llamara.
Brenda sintió su corazón acelerarse. Tomó con una de sus manos el vergón oscuro y exageradamente largo y ancho, del tamaño del antebrazo de un hombre adulto.
—Ohhh… —suspiró sonoramente.
Junior le buscó el pecho con sus manitas y boca, como ya había hecho antes, y Brenda le apretó el vergón con sus dedos de uñas pintadas, agitándolo hacia arriba y abajo, suavemente.
—Mi amor, mamá te va a aliviar… —recitó, estremeciéndose con el contacto suave de esa piel y la dureza que protegía. Sentía el calor de esa barra de carne que no podía rodear con su mano y, a la vez, la frescura de los pliegues de la pielcita del glande.
—Hmmmm… —gimió Junior en el inicio de la paja.
Y Brenda sintió la boca en sus tetas, y el manoseo lascivo de ese bebé que la empezaba a magrear igual que algunos muchachones negros en su época del High School, y mucho mejor que el insípido de su marido. Si no fuera un bebe tan pequeño y necesitado, Brenda hubiese jurado que esas manos y esa boca eran las de un convicto prófugo.
—Oh, por Diosss… —Brenda agitaba arriba y abajo la verga de Junior y se estremecía cada vez que la recorría. Era tan larga que demoraba en subirla, y al bajar su mano hacía tope con los testículos negros de la criaturita, y a veces se tentaba de manosearlo ahí. No sabía si eso aliviaría a su hijo, pero calculaba que sí. Por eso a veces lo hacía. Le gustaban esos testículos gordos, enormes, de toro, de macho, y hubiese dado cualquier cosa para que los dos huevitos miserables de Jimmy fueran, juntos, al menos la mitad de uno solo del bebé.
Junior gimió otra vez, con su boca llegó al borde del escote del camisolín de seda y hurgó hasta alcanzar el pezón de Brenda.
—Ay, Junior, no… —dijo sin convicción la rubia. Junior hurgó más y se llenó la boca con el pezón grande y gomoso como el caucho de un chupetón.
Brenda gimió.
—Ahhhh… Junior, mi amor… —y miró para el costado, hacia su marido, que seguía dormido.
El bebé le tomó el pecho del otro lado para acercarse así la tetota contra su cara, y se llenó el rostro con esa carne blanca, y chupó más, y chupó fuerte. Brenda no dejaba de masajearle arriba y abajo el vergote al negro, y comenzó a sentir un hormigueo en el bajo vientre.
—Ay, mi amor… no tengo leche, bebé… Mami no tiene leche…
Y entrecerraba los ojos mientras sentía la boca del negro sojuzgar el pezón de su pecho izquierdo y mientras mantenía la subida y bajada por el enorme falo con toda su mano—. Qué pedazo de… Ohhhh…
“Así, putón, así…”
Junior soltó los pechos y dejó de chupar por un segundo. Mientras la rubia tonta seguía masajeándole el vergón, el pequeño se trepó sobre su madre, que tuvo que recostarse un poco por el peso del negro. Brenda quedó boca arriba, apoyada sobre el respaldo de la cama. En el movimiento, parte de sus ancas y espalda aplastaron el brazo de su marido, que seguía roncando como si nada.
—¡Junior, quieto, que papá se va a despertar!
 “¡Qué quieto ni qué carajos, te voy a coger esas tetas hasta que se me acalambre la pija!”
Junior tomó de las muñecas a su mami, como si la estuviera doblegando, y se le sentó arriba; la pija le quedó hacia el cielo, enrome, durísima, como un mástil sin bandera. El negro notó que la débil rubia no podía quitarle la mirada de ahí.
—Ju… nior… pórtate bien, cielo… Que papá no se despierte…
Brenda sentía el calor y el peso de los testículos del bebé convicto sobre su abdomen. Suspiró sonoramente y entrecerró los ojos. Junior avanzó sobre ella y a los manotazos le abrió el camisolín transparente. Los pechos saltaron hacia el negro, enormes, jugosos, regalados. Abajo, la bombachita blanca, bien calzada, era un celador fiel de su sometida mami. Fiel y húmedo.
Junior trepó sobre la rubia y le tomó cada uno de sus pechos con ambas manos, llenándose las manitos con los pezones grandes, rosados y duros. Las tetas se abrieron y Brenda tomó el vergón del negro.
—Deja que mami te alivie un poquito…
Y comenzó a agitarlo suavemente. Junior metió su verga entre las tetas de Brenda y con las manos los apretó.
—Ahhhhhh… —gimió maternalmente la mami adoptiva.
Junior retorció otra vez los pezones y clavó la pija entre esos pechos fabulosos. Se paró en la cama con las piernas a un lado y otro de Brenda y comenzó de a poco a cogerle las tetas, tomando a la hembra de las ubres, sin soltarla jamás, retorciéndola de placer y dolor.
—¡Junior! —se quejaba entre jadeos Brenda, mientras no dejaba de magrear el vergon negro—. Oh, Junior, no le hagas eso a mami… —y miraba de reojo a su marido, durmiendo al lado, hamacándose por el movimiento del negro sobre ella, y el de ella sobre el brazo del cornudo.
“Ahhh… Qué pedazos de tetas, putón! ¡Cómo te las estoy cogiendo!!!!”
Y el negro prófugo seguía violándole los pechos, entrándole verga y sacándosela como un poseso. La barra gruesa de pija se metía por debajo de las tetas y se incrustaba en toda esa blandura de curvas voluptuosas, y salía por el otro lado, por arriba, a escasos centímetros del rostro de la mami. Cuando el negro retrocedía, el vergón se escondía y volvía a aparecer medio segundo después con más fuerza, más grande, más hinchado, más violento.
—Ahhhh… Ahhhh… Ahhhh… —Junior comenzó a gemir, ya no podía controlar la leche, ni el morbo y mucho menos su propia voz.
—Mi bebé, te duele tener tan hinchado tu pitito… Mami te va a aliviar…
Brenda soltó la verga, la acomodó amorosamente entre sus pechos, y se tomó éstos desde afuera y los apretó hacia adentro. Volvió a mirar a su marido, vigilando que no se despertara. La pija quedó más enguantada que nunca, y Junior sintió que lo único que deseaba en este mundo era soltarle la leche a ese putón mandado del Cielo.
—¡¡Aaaaahhh!! —gimió el negro, ya muy fuerte.
—¡Shhht! ¡Que papi se va a despertar! —Brenda, con sus manos apretando sus pechos para presionar sobre la verga del negro, retó dulcemente a su bebé mientras sus tetotas seguían siendo vejadas y taladradas por ese pistón de carne dura y negra.
Jimmy se dio vuelta, dormido. Sin dudas estaría soñando y su inconsciente mezclaría los sonidos, o algo, porque dijo:
—Brenda, ese chico se queja… Haz algo para aliviarlo…
Con el negro montado arriba cogiéndole los pechos, Brenda miró de reojo a su marido y murmuró para calmarlo.
—Sí, mi amor, lo voy a vaciar para aliviarlo…
El negro seguía aferrado a los pechos, y los estiraba como si estuviera manejando una motocicleta, y su cuerpo enterraba pija y más pija entre las tetas de su madre adoptiva. Jimmy, por los jadeos, giró un poco su cuerpo y el brazo libre lo llevó hacia su mujer, como queriendo abrazarla. La mano del cornudo fue a buscar los encantos de su esposa, y quedó atrapada entre el pecho izquierdo de su mujer y la pierna del negro.
Junior siguió cogiendo, ya se venía. Se movía con furia y la transpiración comenzó a jugar sucio. La pierna del negro aprisionó más la mano de Jimmy y con el sudor, ésta se movió. Con los primeros espasmos del preso, la pierna se abrió y la mano del papá adoptivo fue a quedar entre el pecho de su esposa y uno de los testículos del vejador. Junior sintió la caricia involuntaria en sus testículos, y Brenda quiso tal vez dejar bien parado a su marido:
—Mira, Junior, papá también quiere ayudar… ¡Pero por las dudas no lo despertemos!
La fricción de esas tetotas aprisionando su verga negra era demasiado, y la mano del cornudo en sus testículos fue la gota que colmó el vaso. Junior retorció aun más los pezones de la rubia tonta y penetró más fuerte para largar el lechazo.
Brenda sintió el endurecimiento del descomunal pijón como un latigazo. Y como un latigazo también, la leche del pequeño recorrerle en una fracción de segundo desde los testículos hasta la punta del glande
—¡Ahhhhhhhhhhhhhhh…! —gimió desesperado el negro.
—¡Junior, que vas a despertar a Jimmy!
El lechazo brotó fuerte, líquido, acuoso, y fue a dar directo al rostro de Brenda, que seguía presionando con sus tetas. Aunque lo supo venir, a la rubia igual la tomó por sorpresa. La leche le pegó en la cara y le empapó boca, nariz y ojos, salpicándole un poco los cabellos. Por reflejo se corrió un poco para el costado, justo hacia donde estaba su marido durmiendo. El segundo lechazo lo recibió también en pleno rostro, mientras miraba tiernamente a Jimmy, suspirando junto a ella.
El pequeño Junior no dejaba de bombear entre las tetas, ni de apretar ni sacudir esos pechos fabulosos. Brenda notó que además de tener empapada la cara, también se había mojado la tanguita, y se dijo que sería la falta de aire acondicionado que la hacía transpirar. Recibió el tercer lechazo en plena cara mientras gorgoritaba un reto hacia su bebé.
—Juniogghh, nooo… Egstáj ensugciando a mamiggg…
“Callate, putón! ¡Callate y recibí la lecheeeehhh…!!!”
Jimmy se removió incómodo pero no se despertó. Quitó la mano de los testículos del negro y la subió hasta el cuello de Brenda. La leche que había volcado el falso bebé en la cabeza de la rubia ahora bajaba por los costados, mientras Brenda se desesperaba por limpiarse con una mano y con la lengua, para que no se le quedara en los labios. El primer filamento lechoso cayó sobre la mano de Jimmy justo cuando Junior ya daba sus últimos espasmos y se desplomaba sobre las tetas de su madre adoptiva.
—¡Junior, mira el enchastre que hiciste con mami! —lo retó sin convicción.
Brenda siguió sobando con un suspiro ansioso la pija ya medio blanda del negro y escurrió los últimos gotones dentro de su boquita. Miró a Jimmy, a su lado. Y se levantó y fue a limpiar y acostar a su bebé, con un suspiro de satisfacción… por el deber materno cumplido.



Sábado 20. Mañana.

6.

Un cochecito de ruedas enormes y rayos pulidos como el sol avanzaba por los pasillos del mall a toda velocidad. Tenía el techo totalmente desplegado para proteger al bebé, y una manta y una cortina de tul terminaban de ocultarlo.
Brenda lo conducía con brío, con nervio, con orgullo de madre.
—Mi amor, te lo suplico —rogaba Jimmy, arrastrándose un paso detrás de su mujer—. Ese bebé no es nuestro, si nos llega a descubrir la policía podremos terminar en la cárcel.
—No voy a dejar a mi pobrecito Junior desnudo todo el fin de semana. Vinimos a comprarle algo de ropa y eso haremos.
—Está bien, pero no lo saques del cochecito. Un bebé negro con una pareja blanca… A la gente le llamará demasiado la atención…
—¿Qué importa lo que piense la gente?? No me gusta ocultar a Junior. Cuando lo adoptemos legalmente vamos a llevarlo a todos lados para que el mundo vea lo mucho que él me llena con su amor.
—Mi vida, no quiero que te hagas ilusiones… No es sencillo adoptar a un niño y mucho menos si estaba abandonado en la calle…
—Ya verás que sí. Como buena madre que soy, seré capaz de hacer cualquier cosa para que permitan adoptarlo.
Entraron al departamento para bebés y madres, y ya Brenda no escuchó ni le importó más nada. Sus ojos se agrandaron, su sonrisa se hizo ancha y su ansiedad y entusiasmo se adueñaron de ella.
—¡Jimmy, mira este uniforme de marinerito! —se enloqueció sacando un lujoso trajecito blanco y azul, cosido a mano— ¡Y este sonajero con cabeza de elefante! —y revolvía el canasto de juguetes.
—¡Por Dios, Brenda! ¡No vamos a comprar toda la tienda!
Una vendedora se les acercó, a pura sonrisa.
—Hola, papis…. ¿Buscando algo para su pequeñín?
La vendedora era una morocha delgada, muy atractiva, de cintura angosta y ancas y pechos generosos. Jimmy le sonrió babeando como un idiota.
—¡Queremos toda la tienda!
Brenda miró a su marido con ceño fruncido.
—¡Jimmy, vinimos acá por Junior! ¡Compremos un poco de ropa y volvamos rápido a casa!
El tul no permitía ver hacia adentro, pero sí desde adentro hacia afuera. Junior vio a la morocha de falda corta y buenas curvas y se removió en su cunita, empalmándose en un instante.
—Ammm… Ammm… —gimió. Brenda supo lo que el pequeñín necesitaba.
—Señorita… —se dirigió a la vendedora—. Tengo que ordeñar a mi bebé…
—¡Brenda! Se dice amamantar… ¡Vas a amamantar al bebé!
La vendedora los miró confundida. Igual resolvió:
—Puede utilizar el vestidor grande, señora…
Jimmy se intranquilizó. No le gustaba que nada referido al bebé se hiciera público.
—Mi amor, ¿por qué no vamos a casa? Llevemos cualquier ropa y…
—No hay tiempo. Junior ya se está quejando y yo sé cómo aliviarlo… ¡Quiero ser la mejor madre del mundo!
La vendedora amonestó a Jimmy con la mirada.
—¡Señor, es su hijo y necesita de su madre!
La vendedora llevó a Brenda con el cochecito a un vestidor enorme y salió tras cerrar las cortinas. Giró hacia Jimmy y caminó a él con andar y mirada felinas. Tenía un buen rato para hacerle comprar de todo a ese tonto pusilánime… Hasta exprimirle la tarjeta no iba a parar.
Dentro del vestidor, Brenda recogió el techo del cochecito y quitó el tul. Allí estaba su hermoso y tierno Junior, boca arriba, con el pañal corrido, como de costumbre, y ese vergón enorme, de macho adulto, grueso y negro, y con una erección de caballo.
—Mi cielo… otra vez con tu pito hinchadito… Lo que debes estar sufriendo, criaturita inocente…
Brenda alzó a su pequeño desde la cintura, y se ayudó tomándolo a Junior del vergón, como si fuera una manija. Como buena madre que era, conocía ya a su niño y sabía que no lo lastimaba. Aquella barra de dura carne de negro no se lesionaba con nada; al contrario, cada vez que lo tomaba de allí, la verga no hacía más que endurecerse y latir entre sus dedos. “Ay, Dios mío, qué dura la tiene…”, pensó sin poder evitarlo.
Se sentó en un silloncito y acomodó a Junior en su regazo. El negro se removió inquieto, sabiendo lo que venía. Brenda se corrió el hombro de la camisola y descubrió uno de sus pechos fabulosos, como si lo fuera a amamantar.
—Mi vida… ¿quieres un poco de mami mientras trato de aliviar tu dolorcito…?
El negro presidiario se abalanzó sobre el tetón desnudo y se lo llevó a la boca como un desesperado. Tomó ambos pechos y se llenó el rostro con las carnes de su mamá adoptiva, mientras ella le rodeaba la base de su verga con los dedos.
—Ay, mi bebé… —suspiró Brenda, y cerró los ojos para negar el placer que ya le hormigueaba en los pezones. Y, como en la madrugada, comenzó a subir lentamente la mano sobre la pija, atrapando el tronco del negro y recorriéndolo hacia arriba y hacia abajo con lentitud parsimoniosa. Brenda se dijo que no lo sobaba así por morbo, sino para asegurarse de que no le doliera. También se dijo, cuando comenzó a acelerar la paja sobre esa tensa barra de carne, que si lo disfrutaba un poquito era por esa conexión especial que une a una madre con su hijo.
—Ay, Junior, qué buen pedazo de… —Brenda abrió los ojos, sorprendida de sí misma—. …de hinchazón tienes acá…
Brenda volvió a entrecerrar los ojos y comenzó a agitarse. Junior le devoraba uno de sus pechos y ya le desnudaba el segundo, y ella no reunía voluntad para detener a su pequeño.
“Sí, putita, síííí…!”, callaba el negro, “¡Cómo te gusta la verga, putón! ¡Seguí… Seguí…!”
Cuando Junior desnudó finalmente el segundo pecho, Brenda volvió a abrir los ojos. Lo primero que vio fue la cabeza gorda y negra del pijón casi sobre su rostro, en su barbilla. El pequeño seguía prendido a de uno de sus pechos y magreaba y retorcía el pezón del otro. Redobló la velocidad de la paja y se las ingenió para tomar la verga con las dos manos.
—Ay, sí… —jadeó Brenda.
Al otro lado de la cortina, la vendedora, que se había desprendido un botón de su camisa, preguntó al embobado Jimmy:
—¿Su señora está bien…? Me pareció oír que se quejaba.
Jimmy terminó de firmar uno de los cheques personales. La pila de ropa de bebé que se depositaba sobre el mostrador era toda responsabilidad suya.
—Iré a ver… —Sonrió tontamente a la vendedora y se tropezó con un perchero por mirarle el escote, mientras caminaba hacia el vestidor.
Jimmy abrió la cortina del vestidor y vio a su mujer sentada y desencajada sobre el sillón. La camisola toda abierta y el corpiño bajado, los pechos al aire, y la minifalda levemente recogida. Junior la tenía invadida por completo, como si fuera un pulpo negro y de gruesos tentáculos, y le sobaba las tetas y le chupaba los pezones, mientras ella pajeaba el vergón oscuro del tamaño de una botella de vodka. Para llegar a los pechos —o quién sabe por qué— Junior había hecho pie en la bombachita de su esposa, que se estiraba entre los muslos y soportaba el peso de la enorme criatura.
—¡Brenda! —exclamó Jimmy en un susurro —. ¿Qué es…? ¿Qué demonios está sucediendo aquí?
—Otra vez se le inflamó el pitito a Junior, mi amor —respondió la abnegada madre, sin dejar de sobar arriba y abajo el monstruoso vergón— Y ésta es la única manera de aliviarlo…
—Lo sé, pero… —Jimmy no podía quitar los ojos del negro sumergiéndose en los pechos de su esposa, y su culito desnudo bombeando la pija para maximizar los movimientos masturbatorios que le hincaba a su propia mujer.
—No sabes cómo le late, amor… —Brenda le mostraba a Jimmy cómo aliviaba a su bebé; el glande, del tamaño de un puño cerrado, brillaba y latía casi sobre sus labios—. Pobrecito, lo que debe estar sufriendo…
El bebé giró su rostro por una fracción de segundo y miró al cornudo, a medias adentro del vestidor, que tenía un bultito pequeño y duro en el pantalón. Jimmy se preguntó si el bebé no lo había mirado como burlándose de él. Sonaba imposible.
—Mi amor —pidió Brenda—: me parece que Junior ya se va a aliviar… ya le está latiendo mucho…
En medio de todo el movimiento, el glande tocó apenas y sin querer el labio inferior de Brenda. Una gotita se pegó y se estiró, pegajosa, cuando se retiró.
Jimmy tenía los ojos absortos, como dos huevos fritos, pero no podía dejar de mirar.
La mano de Brenda soltó la pija y fue a acariciar las nalgas desnudas de su bebé. Siguió agitando la verga con la otra mano para no abandonar las necesidades de su pequeño, pero como la naturaleza es sabia, Brenda se dio cuenta que Junior ya estaba haciendo la mitad del trabajo, porque se agitaba y contorsionaba sobre sí mismo impulsándose hacia ella y hacia atrás, ayudando y potenciando la paja que tan amorosamente le propinaba. La pija de Junior era tan grande que las manos de Brenda solo cubrían una porción. El resto se le enterraba a veces entre las tetas, y la pija taladraba así sus pechos y afloraba limpia y cada vez más caliente arriba, prácticamente sobre el rostro de la madre.
—Oh, Junior… —suspiraba Brenda cada vez que el glande salía de entre sus pechos y le recorría sus labios. El bebé ya la tenía tomada de ambos pechos y se hamacaba entre ellos, como en la madrugada. Brenda supo lo que su hijito necesitaba. Soltó la pija y fue a tomar al negro con sus dos manos, desde atrás. Lo agarró de las nalgas con una mano y con la otra tomó los tremendos y pesados huevos y comenzó a acariciárselos mientras el negro seguía cogiéndole las tetas, con un pie apoyado en la tanguita que se estiraba cada vez más.
—Ohhhhh… —jadeó Junior, y Brenda supo que su bebé ya se iba a aliviar con su ayuda.
Como una buena esposa y madre, miró a los ojos a Jimmy mientras continuaba sobando aquellos huevos rugosos de piel oscura, para que la pequeña familia que constituían en ese momento se sintiera bien unida. Siguió mirando a su marido a los ojos y siguió acariciando abajo al negro, suavemente, pero la mano que le había puesto sobre la nalga se hundió más de lo aconsejable y sin querer un dedo se le metió entre los cachetitos del bebé. Junior estaba en ese momento taladrando las tetas como un poseído y el contacto en su ano le desencadenó todo.
Brenda sitió el orgasmo primero en los huevos que estaba acariciando. En un segundo sintió alivio, amor, sorpresa y preocupación.
—¡Querido, Junior está a punto de aliviarse!
Jimmy pareció sacudirse de una ensoñación. En una fracción de segundo advirtió que todo el alivio del pequeñín iría a dar a la cara y cabellos de su mujer. La vendedora y todo Sears se darían cuenta de que allí había bebé negro encerrado.
—¡Junior, no! —gritó lo más bajo que pudo Jimmy.
Pero Junior siguió bombeándole dentro de los pechos, y Brenda sintió el primer latigazo en los huevos, que se tensaron y endurecieron como una pelota de beisbol.
—¡Se está por aliviar, mi amor! —suplicó Brenda a su marido.
—Síííí… —pareció jadear Junior, y Brenda sintió la pija tensarse, y a Junior torcer el cuerpo hacia atrás para tirarle el primer lechazo.
—¡No puede enchastrarte la cara, querida! —advirtió Jimmy—. ¡Haz algo para que no te ensucie!
Entonces Brenda no tuvo opción. Le vio venir la leche a Junior, que se torció y la tomó a Brenda de los cabellos, y ella sólo atinó a abrir la boca con todo su amor de madre y cobijar el vergón negro en su boca, que se le metió hasta la garganta como una boa. El glande le llenó el buche y por extraño que parezca, Brenda se sintió orgullosa de poder engullir la pija de su bebé de un solo bocado. El lechazo llegó a la cabeza de la pija de Junior en un instante, y Brenda sintió el chorro tibio y semi acuoso de lleno en la garganta. Junior no le soltaba los cabellos y empujó nuevamente para tirarle el segundo chorro de leche. Brenda abrió la boca más grande, tan grande como su amor de madre, y la pija se le acomodó más adentro y el segundo lechazo entró y la obligó a tragar la primera leche. La pija de Junior se seguía agitando entre sus tetotas, fue para atrás y volvió adelante y el tercer lechazo le inundó literalmente el buche a la pobre Brenda, que no hacía espacio porque no podía tragar tan rápido. Tuvo el instinto de soltar la leche y dejarla escurrir fuera de su boca, pero Junior no se lo permitió. No la soltó de sus cabellos y encima le apretó la cabeza contra su pija como para no darle chances de que no se tragara todo. Brenda tragó el segundo lechazo, mezclado con el tercero. Miró de reojo a su marido, que observaba todo con palidez de fantasma, y se preguntó si eso la hacía una mala esposa, puesto que a él nunca le había permitido algo ni remotamente parecido.
El cuarto y el quinto lechazo vinieron menos copiosos, por lo que Brenda pudo ir tragándolos más fácilmente. El vergón de Junior la llenaba por completo, y la leche le resultaba dulce, deliciosa, revitalizante. Debía ser por su vocación de madre.
Con Junior agitándole menos su cabeza para que tragara hasta la última gota, y con toda la acción aflojando, Brenda le soltó las nalgas a su bebé y fue a tomarlo del vergón para escurrirle la pija y asegurarse que todo vaya a su boca, no de viciosa, sino para que ningún lechazo le ensuciara la ropa o la cara y que su bebe no quedara al descubierto. Brenda se sintió orgullosa de sí misma. Estos sacrificios no le importaban. Podía tragar la verga y la leche de Junior todos los días si con ello su bebé se sintiera mejor y estuviese más protegido. Terminó de escurrir con las dos manos la negra pija de su pequeño bebé y vio a su marido en las cortinas, aun absorto, aun mirando. Le sonrió, orgullosa, y comenzó a limpiar la pija de Junior, que estaba embadurnada de la lechita. Tragó literalmente hasta la última gotita y, ya con su hijito más sedado y cansado, lo arropó en el cochecito, se acomodó el corpiño, se calzó la camisola y se subió la bombacha. Todo ante la pasividad inaudita de su marido. Se acomodó los cabellos y, ya compuesta, metió su cabeza en el cochecito para darle un último saludo a su bebé. Iba a darle un besito en la frente, pero la verga semi flácida y siempre gorda ahí adelante la hizo suspirar y le dio sin querer un beso en el glande y, sin querer también, con un poco de lengua, quizá un reflejo del ejercicio anterior. Cubrió a Junior con la manta y el tul, cruzó delante de su inmóvil esposo, con la frente bien amplia, orgullosa y limpia, y salió al negocio para recoger la ropa nueva de su amado bebé.
  
FIN
►►DEJÁ TU COMENTARIO ACÁ◄◄

58 comentarios:

  1. Me levante temprano esperandolo como si fuera un regalo de navidad jejjee quiero mas!!!!!

    ResponderEliminar
  2. te hiciste esperar, pero valio la pena excelente relato nos quedamos con ganas de mas. Jimmy povechitoen su cara lo cornean y el ni idea.
    cazadora072

    ResponderEliminar
  3. En estos días, en que con el pelotudisimo pretexto de la "correccion politica" lo cuestionan a Francella (que, mal o bien, lo unico que hace es seguir la venerable tradion de Capocomicos argentinos)..me ENCANTA leer este relato TAN INCORRECTO..que se burla y se lleva puestos al MATRIMONIO MONOGAMICO, los TOPICOS RACISTAS y la MATERNIDAD....

    carlosnava57@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. perfecto sigue asi.

    ResponderEliminar
  5. Duro Duro (vía mail)5 de mayo de 2013, 21:59

    Muy buenooo locoo!!, gracias y felicitaciones.
    que lindo como la hiso tragar leche a la mami jajaja. Presiento que la hermanita va a correr la misma suerte jaja :p

    ResponderEliminar
  6. Excelente como siempre, que estupida la mujer y mas cornudo el marido que no se dan cuenta de la realidad del negro, que manera tan negra de comerse la leche, espero que la hija también la pruebe, que le ayude el cornudo a aliviarlo....gracias esperemos mas del bb.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, esta segunda entrega se está poniendo super caliente. Espero poder leerlo completo pronto! :)

    ResponderEliminar
  8. Excelente, Rebelde!!! Y supongo que con el correr del relato se irá revelando cuan puta es Brenda, y cuan cornudo conciente es Jimmy... buenisimo!!!!
    Me encantaria recibir el proximo capitulo, cuando lo tengas!

    Gracias!

    ResponderEliminar
  9. ya se lo he dicho a algunas amistades que me han hecho el favor el matrimonio perfecto como el mio es entre tres verdad? jejejeje sharavalles@hotmail.com

    ResponderEliminar
  10. Buenisimo por dios quiero leerlo todo.
    Basseteros

    ResponderEliminar
  11. Hola Rebelde:
    Cada vez te superas mas, este relato lo leí completo sin perder en ningún momento la atención, logras capturar al lector, como siempre en tu línea de excelencia, gracias por estos excelentes trabajos…

    Carlos Figueroa

    ResponderEliminar
  12. Jimmy se preguntó si el bebé no lo había mirado como burlándose de él. Sonaba imposible.(Loco puede ser)
    Y ella sólo atinó a abrir la boca con todo su amor de madre y cobijar el vergón negro en su boca. (paffff)
    Que mas decir Brillante, esperemos los siguientes.
    Salu2 Manugares

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno rebelde espero que me puedas enviar el relato completo y que pronto tengamos la continuacion

    ResponderEliminar
  14. solapa 27:
    excelenet rebelde, definitivamente la hija tambien tiene que probar, y el cornudo del marido seguir creyendo que que brenda es una buena madre..jajaj

    ResponderEliminar
  15. super, me encantò asi hay que ser muy buena madre jejejejeje sharavalles@hotmail.com

    ResponderEliminar
  16. luizer:
    hola rebelde como estas la verdad muy lindas tus historias pero me encantarias que subieras mas de mi novia es una atorranta o las partes de leche de engorde que faltan.. esas estaban muy buenas tambien...

    ResponderEliminar
  17. Excelente, Rebelde!!! Tan bueno como el 1, pero con mucho mas sexo.

    ResponderEliminar
  18. Pues este relato es tan fantastico como todo lo que escribes.
    Si fuera una comida seria la mas perfecta ya que no faltan ingredientes, tenemos desde maternidad, cuernos, vouyerismo, interracial, cuerpos dotados y el toque de comedia justo asi como mucho morbo, a futuro espero que la hija entre en accion y tambien que en algun momento Junior se clave a Brenda en presencia del cornudo simplemente por que es buena madre jaja!!
    Excelente como siempre!!

    VM

    ResponderEliminar
  19. me encanta el ambiente del relato,

    El momento del cornudo durmiendo y que ni en sueños pueda tocar a su esposa, pq se le aprisiona la mano es brutal.
    Me encanta la escena del probador, el pobre cornudo esperando y pidiendola que acabe...magistral

    Graciassssssss

    ResponderEliminar
  20. Esta exelente el relato, es muy morboso que brenda haga cosas con junior que jamas haga con Jimmy y su ingenuidad sumado a la descripcion fisica que le hiciste me hacen pensar en un puton que me calienta demaciado, ademas esta el plus de que Junior se puede coger o tiene disponible tanto a brenda como a su hija e igualmente ambas saben del tamaño de su padre, esta genial.
    CARLOS CACERES.

    ResponderEliminar
  21. Esta chevere, bastante interes deja con las ganas de seguir leyendo. Aunque me quedo la duda con el anterior no esta terminado creo

    ResponderEliminar
  22. Ufff! Excelente relato! Mejor que el primero incluso... La escena de la cama con el corni acariciandole los huevos al 'bebe' no tiene precio!
    todavia nos quedamos con las ganas de que le haga probar a la 'hermanita'...
    otro excelente relato y van...

    ResponderEliminar
  23. Simplemente fantástico. Siendo el "peque" de la casa, Junior puede hacer todo lo que se le antoje. Es un regalo del cielo que estando tan necesitada a Brenda le toque un hijo que es tan "cariñoso" con ella.

    Como siempre Rebelde perfectamente estructurado. Muy buen relato, ya sabes que yo tengo preferencias por las madres que reparten todo su cariño.

    ResponderEliminar
  24. CAZADORA 72:
    me demoré unos días xq estoy cada vez peor de tiempo. no sé cómo voy a seguir =(
    Si te parece que Jimmy es "povechito" no sabés la que le espera, jajaj!

    CARLOS NAVAS:
    odioso y estúpido lo qu sucede con Franchella en Argentina (para quienes no saben, Franchella hacía hace unos años un sketch en TV donde había una seducción (mutua) con una menor de edad (entre 15 y 17 años). No sucedía nada, todo era muy ambiguo, él jamás se propasaba, incluso se reprimía, xq muchas veces la chica le insinuaba interés (realmente no pasaba nada de nada).
    Bien, ahora se acusa al actor, al programa y al canal de apología de la ped0filia ¡un disparate!
    Nunca se entiende por qué a esta gente jamás se le ocurre acusar a las películas de terror que dan en la tele de apología de tortura, violencia o mutilación.
    En fin, no sé si el relato es tan incorrecto, y no voy a mentir: no busqué que lo sea. es simplemente jugar con las posibilidades para hacer un relato que divierta y erotice un poco

    DURO DURO:
    obvio, Lisa va correr esa suerte y otras más, jajaj. solo hay que darle tiempo a la saga. Todo va a llegar

    TAURO FELIZ:
    Brenda es tan estúpida? cuando releas el capítulo uno quizá te quede la duda, jejej. Jimmy, en cambio, sí lo es. al menos por ahora

    PUI:
    exacto. las dos cosas se irán revelando de a poco (esto completa la respuesta a Tauro Feliz) ;)

    SHARAVALLES:
    y más perfecto si el que le da a nuestra mujer es un negro con un terrible pedazo de pija, jajaj

    CARLOS FIGUEROA:
    muchas gracias, carlos!! esperemos seguir con buen material. pronto el 33 de la novela y luego DIA DE ENTRENAMIENTO 2 o LECHE DE ENGORDE 14

    MANUGARES:
    jajaja gracias, manu! jimmy ya debería prender una lucesita de alerta, verdad?

    SOLAPA 27:
    la hija va a probar, eso seguro!!! en el capítulo 3 o 4. Además: cuando vayan a la iglesia para consultar qué hacen con el crío... ¡¡El reverendo Cockwell es peor que Junior!! jajaj

    LUIZER:
    De LECHE DE ENGORDE, el cap 14 ya está escrito. la publicaré quizá después del capítulo 33 de la novela.
    De MI NOVIA ES UNA ATORRANTA no tengo nada nuevo (sí tengo algunos episodios escritos hace muchos años, que tendría que re tipearlos. pero son flojos en comparación a lo que escribo hoy día)

    CARLOS MAURO SOUZA:
    sucede muchas veces que en el primer capítulo hay mucha info para plantear las cosas, las motivaciones de los personajes, etc. acá ya estaba todo presentado =P

    VIKINGO MIRÓN:
    no me había fijado en que contenía tantos sub-géneros. mejor!! por otro lado, te adelanto que todos tus deseos serán órdenes... es cuestión de ir cocinando este "plato" de a poco, jejeje!!

    MIKEL:
    a mí también lo que más me gusta es lo del probador. el cornudo haciéndose el galán mientras le exprimen la billetera, y su mujer chupando verga tras las cortinas. ^^

    CARLOS CACERES:
    y hará muchas más cosas que no hace con jimmy. es que jimmy es el marido, y ciertas cosas no hace una mujer decente, jajaj! ya iremos conociendo más la historia de Brenda, y de lo que hacía cuando era porrista, a la edad de Lisa.
    Por otro lado, NO SÉ SI LISA SABE DEL TAMAÑO DEL PADRE. al menos, hasta ahora no parece.

    GABRIEL T:
    ya se viene la hermanita, jejej... que recordemos tiene novio. es que al pobre Junior se le inflama "ahí" entre cuatro a seis veces por día y alguien tiene que aliviarlo, pobrecito...

    ALTAIR:
    Si preferís a las madres qu reparten cariño, ésta va a ser a futuro tu serie favorita. no solo va a repartir, ¡¡la de cariño que le va a entrar a brenda!! y por todos los agujeros!!! xD

    ANDRES 12345:
    MARCOS P:
    BASSETERO:
    ALEONIDAS:
    JOCARUME:
    para recibir los relatos por mail sigan las instrucciones qu aparecen en el blog o qu ya les remití por mail con anterioridad.
    no se trata de dejar el pedido en el mismo relato, se trata de comentar relatos leídos (tampoco es necesario un gran comentario, puede ser una pavada, un gracias, un saludo, una queja (sin insultos, eh) o cualquier cosa referida a mujeres infieles y cornudos.

    Abrazo para todos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el unico bebe Que le da le da a la mama leche en lügar de tomarla de ella Cazadora072

      Eliminar
  25. incrible como siempre rebelde.me encanta esta historia de la rubia tonta.o quizas no tan tonta y el pequeño junior.que seguro que va hacer disfrutar a la señora.

    ResponderEliminar
  26. Hombre esta historia comenso de manera fenomenal pero aun asi te superaste, eres un gerio del morbo.
    ramirezdiaz1984@gmail.com

    ResponderEliminar
  27. M uy bueno.Como siempre cuando a la mujer le falta aparece el más impensado a solucionarle el problema y el cornudo feliz durmiendo.

    ResponderEliminar
  28. Hola Rebelde
    que decir que no sea repetir otros comentarios?
    genial, como siempre,es un comic novelado, me encanta

    ResponderEliminar
  29. Otra obra maestra Rebelde, la escena de la cama con el Jimmy dormido y el probador ... geniales.. la hija es la que sigue? poco faltó en esta ocación..muy bien rebelde .
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  30. Aunque no es mi historia favorita sabes como enganchar al lector, Enhorabuena rebelde!!

    en.ma01

    ResponderEliminar
  31. Muy bueno, tienen ilimitadas posibilidades los personajes, y tu forma de narra es atrapante. Excelente.

    Epaviejo

    ResponderEliminar
  32. licurgo el espartano14 de mayo de 2013, 11:43

    Si sigue la historia sería bueno conocer las andanzas de Brenda con sus compañeros estudiantes negros en el pasado.

    Saludos rebeldes.

    ResponderEliminar
  33. Muy buen relato, hasta ahora el mejor de esta serie, lastima que aun no hay accion con la hija pero seguro vendra. Creo que te costara algo lograr que junior entre en la "madre" por completo, por como va la historia, pero seguro conseguiras una solucion...

    Hielo Negro

    ResponderEliminar
  34. Muy bueno, todos los personajes brindan ilimitadas posibilidades, y tu forma de narra es muy buena. Quedó picando la reacción final del padre, creo que va a definir parte del futuro desarrollo. Saludos

    Epaviejo

    ResponderEliminar
  35. Pues como dicen muchos comentaristas: Estamos esperando a la nenaaaaaaaaaaaa!

    ResponderEliminar
  36. PEPE CORNUDO:
    no te quepa la menor duda que va a hacer disfrutar a Brenda. en uno o dos episodios más.

    MIKE CHINGÓN / EROS:
    la hija no creo que zafe del próximo episodio, jaja!! al menos tiene que probar el biberón, no? jajaj

    LICURGO ESPARTANO:
    calculo que sí, que se va a contar, pero muuucho más adelante. o quizá podría ser como un spin-off, una serie separada a partir de la serie original =D

    HIELO NEGRO:
    la acción con Lisa ya llega. en cuanto a entrarle a la madre como todos estamos esperando, pues... tenía una idea, pero mientras te estoy escribiendo esto, se me está ocurriendo una idea mejor, porque encima va a ser por culpa de jimmy, jajaj!! yo creo que la solución va a quedar bien.

    EPAVIEJO:
    el padre es como que de a poco va cediendo cada vez más, casi sin darse cuenta. recordemos que en la primera parte se entera de lo que tuvo que hacer brenda, no estuvo presente. luego está presente pero dormido, y al final, los sorprende en pleno "alivio". de todos modos, jimmy sabe cómo su esposa le baja la inflamación al negro. en el fondo es tan o más tonto e inocente que brenda; y para cuando se dé cuenta de lo puta que es su esposa, ya será tarde ^_^

    RAMIREZ DIAS - HARI - EN.MA 01:
    gracias, amigos!! en el próximo episodio ya comienza a abrirse un poco la historia =P

    ResponderEliminar
  37. Excelente y atrapante relato. estoy ansioso esperando la continuación.

    ResponderEliminar
  38. paulacasada como siempre son muy buenso tus relatos y este de brenda me gusta mucho besitos pauli

    ResponderEliminar
  39. Ya me estoy preguntando en que desencadenará todo esto! Segui asi muy buenos relatos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alec (me olvidé poner jaja

      Eliminar
  40. Genial, genial. si puedo sugerir algo es que en el próximo capitulo el esposo le pida a brenda que "calme" al niño y luego lo lleve a dormir con ellos dos. Y ella enojada acomode a Junior en la espalda de su marido para que se calme con el.
    gracias

    ResponderEliminar
  41. javy,soberbio relato!!

    ResponderEliminar
  42. Me gusto mucho, no me había enganchado con el primer capitulo pero con este si!!! y como sigue me parece genial!!!

    ResponderEliminar
  43. Bastante bueno el relato, al principio esperaba que pasaran a la accion pero en perspectiva avanzar despacio le da mas sentido, toda esta trama me recuerda a mis padrinos ya que ella es una mujer muy buena y rubia

    ¿Podrias mandarme el de Dia de Entrenamiento?

    ResponderEliminar
  44. Jhon_hatcher: Hola El Relato esta Fabulosos quisiera sabar como sigue necesitaria ver si me podes mandar el relato completo a el_buen_seductor@hotmail.com

    ResponderEliminar
  45. Me encanto este relato, eres el mejor. Edgarin

    ResponderEliminar
  46. Me encanto este relato, eres el mejor. Edgarin

    ResponderEliminar
  47. Acabo de Recibir la continuación de este relato me dejo habla y con ganas de mas muy buena historia la verdad es excelente

    ResponderEliminar
  48. Hola Rebelde,
    Me gusta mucho la saga de Junior. La idea es buena, pero mucho mejor es como la desarrollás. Estuve mirando el comic y lograste transmitir muy bien el clima del dibujo (como del tipo que MAD solía publicar). Espero que logres introducir a la hija de la señora ...
    Abrazo,
    Nippur

    ResponderEliminar
  49. che rebelde va a haber mas de Junior quiero saber que les espera a Brenda y a Lisa cuando junior las clave

    ResponderEliminar
  50. para cuando la tercera parte de esta historia esta muy buena

    ResponderEliminar
  51. Gracias por los relatos y también por la respuesta. La cosa va pintando tremenda y todavía falta que entre en acción la hermanita! Espero con ansias la tercera parte y la próxima entrega de Eramos tan pobres, de los mejores relatos de la web.

    ResponderEliminar
  52. como se consigue la parte dos completa de tu historia que esta muy buena

    ResponderEliminar
  53. Excelente relato Rebelde. Que el cornudo presencie los abusos del negro sobre su ingenua esposa y lo hagas quedar como algo tan natural a lo largo de la propia lectura me parece magistral. Tienes una mente privilegiada, jejeje.

    ResponderEliminar

Se publica el 1 de Octubre

Se publica el 1 de Octubre
Las cosas se ponen cada vez peor para la Turca y el Poroto... Bueno, sólo para el Poroto.