jueves, 1 de mayo de 2014

Junior (03)

JUNIOR — Episodio 03
(VERSIÓN 1.1)

por Rebelde Buey



Sábado 20. Mediodía.

El aroma del café recién servido se mezclaba con los últimos olores del pastel de papa que ya Lisa retiraba de la mesa. Había sido un almuerzo delicioso, con comida casera y villancicos en la radio. La charla resultó animada y el espíritu navideño parecía llenarlo todo o, al menos, parecía llenarla a Brenda en el corazón.
Por la mañana ella y su marido habían ido a comprar ropa de bebé para Junior, que ahora dormitaba en su habitación de arriba, en la cuna.
Jimmy se había mostrado muy molesto —casi escandalizado— porque su mujer había tenido que meter todo el vergón de Junior en su boca para que el pequeñín descargara su habitual litro de leche y no le enchastrara la cara y los cabellos. Brenda le explicó, y él lo sabía porque ya lo había comprobado desde su llegada, que el pequeño e inocente bebé, además de una malformación por la que padecía un miembro de caballo, tenía repentinas y constantes inflamaciones genitales. El pitito —que más bien era, como decía Jimmy, un terrible pijón negro de proporciones inhumanas— se le hinchaba hasta alcanzar el tamaño y el ancho de un brazo, y los huevitos, pobrecito, encima que eran enormes, casi como pelotas de tenis, se le endurecían y se le cargaban de leche que de seguro le hacía doler.
También le explicó Brenda a su escéptico marido que, como buena madre, debía aliviarlo. Simplemente no lo podía ver sufrir. Brenda la pasaba mal cuando Junior gemía con el vergón a punto de explotar, y ella, le dijo a Jimmy, haría cualquier cosa para que su hijo no sufra.
—No es justo —se quejó el hombre de la casa, ahora junto a su esposa, que acostaba a Junior—. A mí nunca me… me has hecho… ya sabes… —se quedó, y como Brenda no daba señas de entender, agregó por lo bajo— sexo oral… —y luego más fuerte— Y a este bebé… No hace 24 horas que está en casa y ya le hiciste tres pajas y una mamada de…
La bofetada le movió a Jimmy hasta las muelas.
—¿Cómo te atreves…?
Jimmy se tomó sorprendido el rostro, que le ardía. Nadie en esa casa levantaba la mano. Vio a Brenda y era el rostro de la indignación hecha persona.
—¡Quiero que te disculpes, Jimmy! ¡Quiero que te disculpes ya mismo porque tú sabes muy bien que yo no hago esas cosas! —Brenda agachó la cabeza, su rostro se ensombreció por la congoja, pero como buena madre que era, no se desentendió de su hijo adoptivo y lo tapó con una manta. Luego agregó con voz muy grave—. Esas cosas las hacen las prostitutas… no la madre de tus hijos, por Dios santo…
—Lo siento… Lo siento, querida, yo…
El pequeño Junior se removió inquieto en su cuna y la manta se le corrió y expuso el pijón negro y desnudo otra vez.
—Si no eres capaz de distinguir que lo que yo hago es un acto de amor de madre…—agregó Brenda mientras tomaba la gruesa y negra verga de Junior y la sobaba arriba y abajo casi casi por puro reflejo— …entonces no sé con quién he estado casada todos estos años…
—Lo siento, lo siento, cariño, no tengo excusa… ¡Soy un monstruo! —Brenda se echó a llorisquear—. Oh, por favor, no llores, amor… sabes que no soporto verte llorar… Te juro que no volveré a comportarme como un patán… —Brenda sintió los brazos de su esposo rodearla y aflojó su llantito—. Pero tampoco es correcto que malcríes así al niño, sobándole la pija y tragándote toda la leche cada vez que le duele algo… aun cuando sea un acto de… amor… No sé, hazlo con guantes, o unas pinzas… lo vas a convertir en un chiquillo malcriado…
—Está bien, tienes razón… Me controlaré…

El aroma del café regreso al presente a Brenda, que suspiró sonoramente recordando el vergón del pequeño Junior. Lisa ya había levantado la mesa y la esperaban todos los trastos para lavar. Se hallaban en la sala de estar, Jimmy con un brandy y ella con el pocillo en sus manos.
—Lisa, ve a revisar que tu hermanito esté durmiendo y bien tapado.
—No es mi hermanito, mamá. Todavía no lo adoptamos.
—¿Acaso la única de espíritu cristiano en esa casa soy yo?
—No, mami, yo quiero un hermanito. Y quiero a Junior, es negro y tiene una cosa muy pero muy grande entre las piernas, como el reverendo Cockwell, por eso me gusta…
—¿Qué? ¿Cómo sabes que…? ¿Qué estás diciendo, Lisa…?
Pero ya la hija estaba subiendo las escaleras. Brenda intervino rápidamente.
—Ha de haber visto al reverendo Cockwell en slip de baño, como lo vimos todos… en aquel picnic que organizó la iglesia…
Jimmy se tranquilizó un poco. Él también había notado el tamaño del reverendo; de hecho, había sido tema de conversación entre él y Brenda durante horas, incluso a la noche, justamente una de las pocas noches en que habían hecho algo, y lo recordaba porque esa noche su mujer había estado con inusuales ganas, como si estuviera por demás excitada, nunca supo bien por qué.
—De todos modos, Lisa tiene razón. Junior no es su hermano, así como tampoco es tu hijo.
—Creí que ibas a apoyarme.
—Y lo haré. Pero no quiero que te ilusiones y luego sufras. Lo más probable es que un juez nos lo saque hasta ver qué resuelven con él —explicó Jimmy sin poder imaginar que si un juez echaba mano del expediente de Junior, lo devolvería a la prisión de máxima seguridad de la que había escapado.
—¡Mamá! —se escuchó gritar a Lisa. Brenda y Jimmy saltaron de sus sillones—. ¡Mamá, ven aquí rápido, es Junior!
—¡Oh, Dios santo! ¿Qué le pasa a mi pequeño?
Brenda y Jimmy subieron escalones de tres en tres.
—¡Mamá, sube ahora…! ¡No, Junior! ¡Ju…mmmgggffffhhh…!
Entraron a la habitación y vieron que el pequeño Junior tenía tomada a su hermanita adoptiva de las dos colas del cabello, y procuraba empujarle la cabeza hacia sí. El pañal se le había corrido, como siempre, y el vergón grueso y venoso florecía entre sus piernas y se le acercaba peligrosamente a la cara de la niña. Lisa se resistía, tirándose hacia atrás. Para oponerse el acoso, la pequeña había tomado el monstruoso pijón con sus dos manos y lo empujaba al negro para atrás. El efecto era el inverso al buscado, porque ella empujaba para atrás y Junior para adelante, lo que resultaba un movimiento masturbatorio forzado.
—¡Junior, no! —gritó Jimmy.
—¡Lisa! —la retó la madre—. ¡No discrimines a tu hermanito, es solo un pequeño que quiere aliviarse.
Junior, en el aire, tironeaba con fuerza y brío el escote de Lisa. La pequeña aún conservaba la ropa de haber dormido, un camisolín transparente que le dejaba ver todo, muy muy corto y escotado, sin corpiño debajo, tan solo una tanguita bordó enterrada entre las nalgas de ese culazo perfecto. Uno de los pechos de la niña se había salido por la mitad y el negro se lo estrujaba inflándole el pezón gomoso.
—¡Es que yo no sé cómo hacerlo, mami! ¡Creo que quiere metérmelo en la boca!
Brenda recordó con nostalgia el incidente en el vestidor de Sears, esa mañana, dio un paso adelante y fue a auxiliar a su hija. Tomó a su bebé de la cintura con decisión y en seguida fue a agarrarlo de la verga. Se estremeció con el calor y el latir de esa pija que ya estaba totalmente empalmada.
—¡Brenda, quedamos en que te ibas a controlar!
—¡Lo haré, cariño, pero estoy ayudando a tu hija! ¡Ve abajo a lavar los platos, yo me encargo de esta pequeña emergencia inflamatoria!
—¿Pequeña? ¡Es casi tan grande y gruesa como mi brazo!
—Más grande, mi amor… —suspiró—. Más grande…
En medio del forcejeo, Brenda aprovechó un instante de distracción de su bebé y lo tomó de la verga, lo cargó sobre sí, y la otra mano fue a hacerle copa a los testículos. Junior se calmó un instante, pero enseguida comenzó a forcejear con ella, pero al menos su hija estaba ahora a salvo.
Junior buscó con la boca los pezones de su madre, como para alimentarse. Le recorrió el escote con su lengua hasta que uno de los pechos sobresalió un poco. Brenda continuaba tomándolo de la pija y suspirando.
“Vas a volver a tragar pija, putón”, pensó Junior metiéndose el pezón grande de Brenda en la boca.
—Lisa, quiero que veas cómo lo hago. Quizá algún día yo no esté en casa y deberás aliviar a tu hermanito.
—¡No quiero, mamá! ¡Esa cosa negra y gigante me da miedo! ¡Tiene muchas venas y late, no quiero!
Jimmy, que no terminaba de irse, terció:
—Lisa tiene razón. No creo aconsejable que nuestra hija…. Emmmm… alivie los dolores de ese terrible pedazo de verga negra…
—¡Debería darte vergüenza, Jimmy…! ¿Es eso lo que quieres enseñarle a nuestra hija? ¿A discriminar por el color? —Brenda ya había acomodado a Junior en sus brazos y el negro ahora le tomaba un pecho gigante y se llenaba la boca con él. Y ella, muy amorosamente, agitaba arriba y abajo el vergón grueso para aliviarlo—. Un hombre blanco o un hombre negro son iguales.

—Iguales… iguales… —rumiaba Jimmy bajando las escaleras—. ¡Qué iguales ni qué demonios, la tienen ocho veces más grande que nosotros!
Llegó a la cocina y comenzó a lavar la vajilla y a enchastrarse con el agua con detergente. “¡Mierda!”, exclamó, y se puso un delantal de Brenda, floreado, rosa y muy corto. Maldijo otra vez su suerte. Mientras él estaba allí haciendo el trabajo de una mujer, su esposa estaba arriba sobando y agitando el vergón de caballo de ese pequeño negro, y tal vez enseñándole a su hija a hacer lo mismo. Al menos, se consoló, lo estaría haciendo con guantes, como ella le había prometido.
Apuró la friega y en un rato dejó todo reluciente. No sabía por qué, pero no quería dejar a su esposa mucho tiempo a solas con aquel desconocido bebé.
Ni se acordó de quitarse el delantal floreado. Así como estaba subió y abrió la puerta de la habitación y casi se cae de bruces con lo que se encontró.
La buena noticia era que su mujer no estaba pajeando a Junior.
Las malas eran que Junior yacía sobre el piso, boca arriba, y con la formidable erección de siempre. Brenda estaba arrodillada en sentido contrario, a horcajadas sobre el torso del bebé, tragando verga como una puta de callejón. Estaban como en un 69, solo que Junior era tan pequeño que su cabeza quedaba a la altura de los gigantescos pechos de su esposa. Para chuparlo mejor, Brenda tenía apoyados los dos codos en el piso y tomaba el vergón con sus dos manos, masajeándolo abajo y arriba mientras la pija aparecía y desaparecía de su boca.
—¡Brenda, no! ¡No otra vez!
Y lo peor era que Lisa ayudaba. Las piernitas del prófugo de la cárcel del condado devenido bebé quedaban libres y la niña se había sumergido allí abajo y engullía los testículos con un hambre como si no hubiese almorzado nada.
—Mmmfffggghhh… —le respondieron sus mujeres a coro.
Jimmy se acercó tomándose los cabellos. Ahora veía mejor. Brenda tenía toda la cara enchastrada de saliva pegajosa y quién sabe qué más, que le goteaba por la barbilla. Lisa también tenía la cara transpirada y le chorreaba saliva de los labios, esos labios que tragaban los huevotes del bebé.
—¡Por amor de Dios, Brenda! Me dijiste que ibas a tratar de…
Brenda, agitada, jadeante, se quitó la gruesa verga de la boca, se corrió el cabello transpirado de los ojos y miró a su marido.
—Ya sé… Ya sé, mi amor… perdóname… Perdóname pero es que… el pobrecito… —Brenda miró el vergón con devoción y suspiró sonoramente—. Oh, Dios… qué pedazo de verg… —y abrió la boca bien grande y se lanzó otra vez a tragarse esa pija que la necesitaba.
Jimmy sintió la urgente necesidad de cambiar el tema
—¡Oh, Brenda, mira a tu hija! ¿Cómo permitiste que Lisa…?
—Quédate tranquilo, cariño, que no la dejé tragar verga como ella quería.
—¿Como ella quería…? ¡Brenda, eras tú la que quería!
Lisa se quitó los testículos gordos y rugosos de la boca con un sonido a corcho de botellón.
—Mami me dijo que tengo que aprender todo lo que ella sabe por si un día ella no está y Junior tiene… esa pequeñita inflamacioncita…
Y otra vez a la entrepierna y a seguir tragando los huevos del negro.
Mientras tanto Junior tenía tomada a su mami adoptiva de los pezones, los que estiraba y retorcía como si fuera con maldad, mientras le chupaba las ubres llenas. Brenda, a su vez, se estaba tragando media pija completa, lo que ya de por sí era mucho más que una pija grande normal. Jimmy se arrodilló junto a ella, la felación a veinte centímetros de sus ojos.
—Oh, por Dios, Brenda, no te puede entrar todo eso en la boca…
Pero le entraba. Jimmy vio la voluntad de su mujer. La cara roja. Las lágrimas que le saltaban por el esfuerzo. Calculó que el glande del negro le estaría tocando la campanilla y deseó que eso se terminara de una vez.
Junior retorció aun más los pezones de Brenda y gimió un muy sonoro “Oghhh…”, tan grave que pareció que el bebé se hubiera fumado una docena de habanos. Jimmy vio al niño tensarse, subir la pelvis y clavar aún más su verga en la garganta de su esposa. Vio los huevos duros, brillosos cada vez que su hija los liberaba para respirar, y vio la leche latiguear la pija que tragaba su mujer.
El lechazo llegó a la campanilla y atragantó a Brenda, que tosió y retiró su cabeza unos centímetros. “¡Tragá, puta, tragala toda!” Hubo un segundo lechazo y la guasca comenzó a salir a borbotones por la comisura de los labios. Brenda no dejaba de pajear extasiada esa verga de burro, y el tercer y cuarto lechazos se los tragó completos y con orgullo de madre.
—¡Oh, Brenda, por favor, no te la tragues toda!
Los ruegos de Jimmy se escucharon porque el quinto escupitajo de semen le dio a su esposa en pleno rostro.
—Lo siento, cariño, es que mi bebé estaba sufriendo —se lamentó Brenda quitándose el semen de los ojos y relamiéndose con la lengua todo el que tenía en los labios y trompa.
Lisa miraba atónita. Había dejado de chuparle los huevos y había puesto sin querer su mano toda alrededor de la base de la verga, sosteniéndose. Los chorros de leche que se le habían escapado a su mami caían sobre su mano y ahora ella estaba enchastrada también. Se llevó la mano a la boca, mientras el terrible vergón de Junior daba sus últimos estertores.
Jimmy no paraba de alarmarse.
—Lisa, hijita, no es necesario que hagas eso…
Lisa se limpió uno a uno sus dedos embadurnados del semen del negro y solo al terminar exclamó contenta.
—Quiero ser una buena hermanita cuando lo adopten, papi.
En un minuto no quedaba ni una gota de leche; del enchastre que había hecho ese pedazo de verga, las mujeres lo habían limpiado todo. Brenda, ya con las pulsaciones normalizadas, tomó a su bebé con una mano de los huevos y con la otra tomó y apretó desde la base y fue subiendo su presión hasta el glande, escurriendo el vergón por dentro. De la punta de la cabeza asomó un último borbotón que engulló con hambre, recorriendo con su lengua todo el glande.




Sábado 20. Noche.

Era ya de noche, y aunque la navidad llegaba en dos días, no hacía frio siquiera afuera. California, claro.
Las casas en ese barrio de clase media blanca eran todas iguales, calle tras calle. Se diferenciaban por las plantas al frente y por el color de los sillones en el porche de adelante. El de la casa de la familia de Jimmy estaba forrado con cuero blanco con una raya negra bien ancha que se metía en el medio como una cuña. Brandon y Lisa se mecían tontamente pues era de esos sillones hamaca. Brandon estaba nervioso, quizá por eso se mecía.
—Vamos, Lisa, nadie se enterará. Estarás de regreso en tu habitación antes de que tus padres despierten en la mañana.
Lisa se tomó el ruedo de su pollera amplia y tableada para disimular su incomodidad. Era corta la falda, y cuando se cruzaba de piernas, como ahora, se le veía la liga y el portaligas que se había puesto para ver cómo le quedaba. La blusa de arriba era color tiza con detalles violetas, y hacia juego con la lencería también violeta y con puntillitas que llevaba debajo.
—No voy a ir a esa fiesta. No voy a desobedecer a mis padres, ni escaparme de noche… ¡Y mucho menos voy a hacer eso que quieres que haga contigo!
—¿Qué cosa? ¡Yo sólo quiero ir a la fiesta!
—¡Como si no supiera cuáles son tus intenciones! Ya me lo advirtieron mamá y papá.
—Bueno, no estaría mal hacer algo más que unos simples besos, mi amor. Hace ya tres años que somos novios y…
—¡Brandon, no empieces otra vez! ¡Te dije mil veces que no voy a hacer nada hasta que me case! Ya me advirtió el reverendo Cockwell cómo son los chicos con estas cosas, una vez que yo te dé lo que quieres, ya no valdré nada para el casamiento.
—Pero mi amor, ¿cómo puedes pensar eso? Yo te amo, nunca te dejaría. Además, no digo que vayamos a hacer todo, pero al menos avanzar un poquito más, no sé… Mis amigos…
—No voy a tocarte o… besarte ahí donde tú quieres… ¡Por el Señor, en lo único que piensas es en esas asquerosidades! —Tomó aire como para increparlo severamente, pero ahogó el gesto y enseguida se encogió de hombros y escondió la vista— Oh, me haces sentir tan sucia a veces…
—Lisa, mi amor, no te sientas así. Es que hace mucho que salimos y apenas si me dejas tocarte los muslos y…
Brandon se estaba frustrando hasta el punto de impotencia. Fue un alivio que en ese momento interrumpiera su futura suegra Brenda, en delantal de cocina y espumadera en mano.
—¡Lisa! (Hola, Brandon) Hazme un favor y ayúdame con Junior, que yo estoy cocinando.
—Sí, mami.
—Ve arriba y báñalo, por favor, que ya casi está la cena.
—Sí, mami.
Brenda se fue y Lisa y Brandon se pusieron de pie.
—¿Junior? ¿Quién es Junior?
—Mi nuevo hermanito. Mamá lo adoptó ayer, es re lindo y buenito. ¿Quieres conocerlo?

Brandon juraría que allí había algo raro. Tenía el tamaño de un bebé, era calvo como un bebé. Iba desnudo como un bebé. Pero por Dios, el tamaño de sus huevos y esa gruesa lonja de carne oscura que pendulaba como una corbata de payaso… decididamente no parecían de bebé. Aunque podía ser también la sombra en el mentón, como si fuera una barba rasurada en la mañana.
No, lo que realmente inquietó al muchacho no fue todo aquello sino algo peor. Fue la mirada libidinosa, quizá una lujuria enferma, cuando Lisa lo tomó de la cintura y del vergón, como si tal cosa. Fue la mirada y fueron esos ojos andados, vividos, esos que más parecían los de un hombre que de un niño abandonado.
—¡Lisa! ¿Tienes que tomarlo de allí para cargarlo?
—Es lo que me enseñó mamá —Así de la verga como lo tenía tomado, Lisa llevó a su hermanito a la bañera rebosante de agua caliente, vapores y espuma. Y un patito de hule amarillo flotando en el medio—. Dice que es la parte más fuerte de Junior. Especialmente cuando se le endurece.
—Cuándo se le… ¿¿Qué??
Lisa metió a Junior al agua. ¡Splashhh…!
—A los bebés se les endurece el… pitito… cuando los amamantan o cuando los bañan… Pero Junior es especial: se le endurece todo el tiempo —Cuando Lisa depositó al pequeño dentro de la bañera, la inclinación de su cuerpo agrandaron el escote y los pechos de la niña se sobresalieron un poco. Junior, como siempre, manoteó sobre el escote con la lengua afuera y gimiendo con hambre. Y con la pija dura—. ¿Ves? Ya se le está endureciendo.
—¡Por Dios, no para de crecerle!
—Sí, cuando sea grande seguro será basquetbolista. Pero por ahora solo comenzó a crecer por acá.
—¿No puede….? ¿No puede… ¡glup! … bañarlo tu mamá…?
Junior ya forcejeaba como hacía siempre. Con las manitas ocupadas en la cintura y el vergón del negro, Lisa no tenía cómo defenderse del pequeño. Junior le manoteaba los pechos, y le acercaba la boca, queriendo amamantarse. Lisa se movía de un lado a otro pero las manos del negro eran veloces. En un instante, el primer botón de la camisola voló por el aire y el corpiño violeta oscuro con elegante puntilla quedo a la vista. Los pechos de Lisa no eran gordos y desbordados como los de su madre pero eran redondos, infladitos, duros y bien firmes. Junior se abalanzó sobre éstos como un enajenado.
—¡Junior, no! —gritó Lisa—. ¡Brandon, ayúdame!
Brandon estaba a su lado, inmóvil, todavía sorprendido por el tremendo tamaño del vergón negro, que por increíble que pareciera, seguía creciendo.
—¡No-no sé qué hacer! ¡Y no lo voy a agarrar de “ahí”!
Lisa no podía soltar a su hermanito de la cintura porque de ese modo se le caería al piso. Podía soltarlo de la verga, pero en el forcejeo, la verga se movía para arriba y abajo dentro de la piel que contenía. No podía soltarlo, era como una fascinación táctil. Junior ya hociqueaba dentro del corpiño y con la lengua le recorrió el borde de uno de los pezones. Una electricidad candente le estremeció todo el cuerpo a la niña.
—Ohhhhhhhhhhh… —jadeó Lisa.
—Mi amor, ¿qué te sucede?
Lisa alejó a Junior todo lo que pudo, mientras el pequeño pataleaba y tiraba manotazos hacia los pechos. Uno de los piecitos le rasgó la falda y se le enganchó en la bombachita, y el tironeo la estiró hacia abajo.
—¡Este chico está muerto de hambre! Ve a llamar a mamá, ¡rápido!

En la cocina, Brenda ya retiraba una fuente humeante del horno y la apoyaba sobre la mesada. Jimmy había corrido el pan para hacerle lugar.
—No lo estoy consintiendo demasiado. Es mi hijo. Y me necesita como madre.
—¡Es que ya es demasiado! Hoy ya los haz… aliviado cuatro veces: en la tienda de ropa para bebés, al mediodía después de comer, a la tarde mientras yo dormía la siesta y luego a la hora de la merienda… ¡Ese chico vive necesitando que lo descargues!
Brenda suspiró con el corazón acelerado y los pechos se le hincharon más.
—Ay, sí… No quiero pensar cuando sea grande…
—¿Y era necesario aliviarlo siempre con la boca? ¡Te tragaste hasta la última gota cada una de las veces! ¡No entiendo cómo no te da asco!
—Es nuestro hijo, por Dios santo! ¿Acaso te daba asco limpiarle la cola a Lisa cuando aún no sabía ir al baño sola?
—No, pero… pero es que… pero esto es… ¡Oh, diablos!
Brandon entró a la cocina como una tromba.
—¿Y ahora qué? —se fastidió Jimmy.
—Dice Lisa que Junior tiene hambre. ¡Y mucha!

Entraron al baño de arriba y Jimmy sintió como un deja-vu del medio día, solo que con su hijita Lisa.
Junior estaba sentado dentro de la bañera llena de agua, con su cofia puesta. Sus manitos sostenían la cabeza de Lisa, que se sumergía en su entrepierna, bajo el agua. Porque Lisa también estaba metida en la bañera, arrodillada, con toda su ropa empapada y su trasero en punta y la tanguita violeta oscuro con puntillas corrida, medio bajada, estirada entre sus muslos.
—¡Oh, por Cristo! —exclamó Brandon.
Junior tomó con fuerza los cabellos de Lisa y la sacó del agua, que le chorreó a la niña por toda la cara. Los cabellos le caían sobre la frente, las pestañas se le plancharon a los párpados como arañas aplastadas. Había algo lechoso fileteándole las mejillas, quizá jabón. Del agua asomaba una buena parte del vergón del negro. El glande, gordo como un puño, y el cuello arremangado de piel. Parecía una boya flotando en el agua. Los pechos de Lisa se le apoyaban, y el glande los aguijoneaba y los hundía como globos bien inflados. Los pezones rosados y gomosos como chupetones estaban a merced de ese glande, que los chocaba una y otra vez. La ropa se había transparentado, con lo que se veía todo, pero además, una de las copas del corpiño se había corrido y el pezón lucía duro y firme, jugueteando sin querer con el glande del negro.
Las mejillas de Lisa estaban rojas e hinchadas, dispuestas a tomar una desesperada bocanada de aire.
Junior sonrió, volvió a imprimirle fuerza a sus manitos y volvió a hundir la cabeza de la pequeña en su entrepierna.
Brandon notó, con un dejo de dolor, que su novia abrió bien grande la boca justo antes de sumergirse.
Jimmy reclamó:
—¡Brenda, haz algo!
Brenda se despertó de la ensoñación y fue junto a su hija, junto al trasero de su hija en realidad. En medio del chapoteo con el que Junior sometía a su princesita para que tragara verga gruesa y venosa, Brenda llevó sus manos a los muslos de Lisa y los recorrió hasta llegar a la tanguita. Y la recolocó, adecentándola.
—¡Listo! —dijo Brenda—. El pícaro de Brandon estaba espiando.
Brandon se coloreó cual brasa al viento porque, efectivamente, estaba mirando. Solo rogaba ahora que su suegra no notara su pequeña erección.
Junior volvió a sacar a Lisa de su entrepierna. La niña tomó aire otra vez, con un hipo de vida. Además del agua y el jabón, también le chorreaban lágrimas y un hilo de mucosa, porque Junior le hundía su cabeza más y más fuerte, y el glande del pequeño inocente se le incrustaba hasta el fondo de la garganta.
—¡Mamá, ayúdame por favor! —pidió Lisa con el poco aliento que le quedaba—. Junior es muy fuerte para sacármelo de encimagggghhhmmmffff…
La cabeza de Lisa volvió a sumergirse, con Junior tomándola siempre de los cabellos. Parecía que esta vez la hundía más que antes, y entonces Brenda, como madre, fue a poner orden entre hermanos.
Primero procuró liberar a su hija de aquel sometimiento, pero el pequeño Junior parecía tener la fuerza de un malviviente de 34 años, que hubiera caído preso, escapado de la cárcel y encontrado en esa casa y confundido por un bebé, y no había forma de arrancársela del vergón. Entonces fue y metió medio cuerpo en la bañera y fue a compartir la felación del mástil negro.
El agua se desbordó y los dos cornudos saltaron hacia atrás.
—Brenda, ¿qué estás haciendo?
—Estoy ayudando a Lisa. Quizá de esta forma Junior la suelte.
Pero la cosa no estaba tan fácil. Por más que Junior la tuviera tomada de los cabellos, lo cierto es que Lisa debía tomar el vergón con sus dos manitos para no irse de narices al fondo de la bañera. Cuando Brenda se sumó a la felación del machete de carne, metió una mano bajo el agua y comenzó a sobarle los testículos al pequeño. El agua había bajado por el desborde, y ya no había que sumergir la cabeza, así que Junior aflojó la presión. Pero Lisa igualmente no soltaba la pija, seguía tomándolo con su manos y llenándose el buche con toda la carne gomosa del negro. Brenda hacía lo propio y en un instante las dos mujeres lo felaban, una de cada lado, una hacia abajo y luego arriba mientras la otra paladeaba el camino inverso.
El agua seguía escurriendo y ya la orgía quedaba desnuda.
—¡Lisa, ya puedes soltar a tu hermanito! Ya mami te está ayudando.
Pero Lisa no oía, seguía pajeando con sus manos y chupando verga hasta la garganta.
—¡Lisa, mi amor, deja de chupar ese tremendo pedazo de pija, por el amor de Dios!
La invocación del Señor hizo que Lisa dejara de cabecear y levantara el rostro hacia su novio, jadeando. Un gotón de saliva y leche se le escurrió por la barbilla.
—¿Eh…? Oh, sí, sí, yo no quiero hacer esto, Brandon… —pero seguía pajeando, sobando arriba y abajo la negra verga—. Llama a mamá, dile que venga que Junior quiere aliviarse.
Y siguió mamando pija a cabezazos.
—¡Por Dios, Lisa, tu madre está a tu lado! ¡Sus pechos están atrapando uno de tus brazos!
Fue cuando el pequeño Junior gruñó como un oso y se arqueó sobre sí mismo. La pija se le puso más dura, como de piedra, y por una fracción de segundo todos vieron cómo la verga se le hinchó aun más. Y se soltó.
Mandó el lechazo directo a los dos rostros que competían por su verga. Regó sus bocas, sus labios, sus ojos y las dos hermosas mujeres cerraron los ojos en un reflejo. Pero para el segundo lechazo ya abrían sus bocas. El tercero y cuarto lechazos se repartieron entre rostro y garganta, entre madre e hija.
La leche chorreaba y enchastraba las mejillas y morros, y bajaba por las barbillas de las dos desesperadas hembras.
—¡Junior, me ensuciaste toda! —se quejó Lisa, casi en un llanto, pero Brenda la tomó de los cabellos de la nuca y la hundió contra la pija de Junior.
—Lisa, sé una buena hermana y alivia al pequeño.
Lisa tuvo que abrir grande la boca o la pija le sacaba un ojo.
—¡Mi amor, no hagas eso con nuestra hija!
—¡Señora Brenda, por favor!
Lisa tenía casi medio vergón enterrado hasta la garganta. Mientras el negro le seguía soltando la leche, las lágrimas se le saltaban de sus ojos y chapoteaba con sus manos, ahogada de verga y leche, pero la pija del negro se le enterraba más. Tuvo que tragar todo o de otro modo se hubiese ahogado.
—Buena niña… —festejó muy feliz Brenda, y siguió ejerciendo presión sobre la cabeza de su hija para que no dejara de tragar verga.
Junior se agitó más, en sus últimos estertores, y Lisa finalmente tragó hasta la última gota.
—No es justo… —lloriqueaba Brandon.
La madre lo reprobó con la mirada.
—No seas perverso, Brandon, solo está aprendiendo a aliviar a una criaturita inocente —E inmediatamente descubrió la pequeña hinchazón en el pantalón de su marido. Dejó de empujar la nuca de Lisa contra la entrepierna del negro y fue a ocuparse amorosamente de Junior: le tomó el vergón desde la base, con las dos manos porque con una no lo podía rodear, y lo apretó arriba y abajo un par de veces para sacar los últimos chorros de leche.
—No voy a hacerme cargo de eso, Jimmy —le dijo Brenda, con la verga de Junior todavía en sus manos, y señaló con la mirada el bultito del cuerno—. Haz algo con eso antes de irnos a dormir, ya te dije que no quiero saber nada de sucio sexo mientras tenga que criar a mi pequeño.
—Brenda, mi amor… —dijo Jimmy enrojeciendo—. Me avergüenzas ante Brandon…
Pero Brandon no dijo nada, solo tragó saliva sin poder quitar los ojos de su novia, que aun agitaba y le daba los últimos chupones al negro y brilloso glande de aquel extraño bebé.


FIN - (episodio completo)

—PACK 01—

60 comentarios:

  1. cada vez que aparece un nuevo cornudo es una grata sorpresa...jeje...seguro que Brandon nos da grandes alegrias...
    ME gusta ese fugaz protagonismo del reverendo, porque es una especie de lider espiritual de los corneadores..jeje..no se pero me ha gustado ese rol.
    Y la parte morbosa, pues ya creo que conoces bien mis preferidas, que no dejen aliviarse a los cornudos al final es perfecto..jajaja
    Una perla...Cariño haz algo, y Brenda le puso bien la tanguita para que su novio no la espiase...perfecto
    como siempre GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. La escena de la tina te quedo mundial, sin mas. La hija me da mas morbo que la madre, no se porque. Ojala pronto tengamos acción completa con madre e hija de nuevo... este "bebe" tendrá que darse abasto porque no puede "invitar" a nadie mas...

    Hielo negro

    ResponderEliminar
  3. De nuevo nos deleitas con tus relatos, Me encanto cuando Brenda abofetea al cornudo, pero la escena del baño... No tiene igual, la niña mamando y la madre arregladole la ropa para que el novio no espíe, y si eso no fuera suficiente: cuando la niña se queja y la madre la obliga a tragar y a limpiar, esmerandose en que la niña aprenda bien. Y todo frente al par de cornudos. Simplemente Fantástico!!! Y para rematar Brenda le dice a su marido que ni piense que le va a ayudar con su bultito, ja, ja ja. Fantastico. No entendi el funcionamiento del incentivo pero te dejo mi correo zaettablood@yahoo.com. P.D. Que tengo que hacer para recibir tus historias mes a mes???

    ResponderEliminar
  4. muy bueno! la parte en que brenda empuja la cebeza de su hija... guau! buena chica, buena chica, jeje.
    Te superas cada dia!

    en.ma01

    ResponderEliminar
  5. luizer: buen relato rebelde pero sigo esperando los de paloma o de tifani o el de mi novia es una atorranta....

    ResponderEliminar
  6. Rebelde!
    Excelente relato como siempre! Cada vez Brenda esta mas descarada!!!
    Es lo maximo!!
    Ya debe tocar algún momento en el que el "BEBE" duerma con la mama, para que pueda acurrucarlo y calmarlo con mas calma, sin que Jimmy esta al lado.

    o quizas... al lado sea mas morboso jajajaja
    Siempre confio en tu criterio!!!
    Esperando los proximos relatos!!!

    ResponderEliminar
  7. MIKEL:
    Como te comenté vía facebook, el reverendo va a influir en la vida de esta familia en el capítulo 5, cuando Brenda y Jimmy vayan a la iglesia a recibir consejos de qué hacer con la pobre criaturita xD

    HIELO NEGRO:
    noooo, amigo. no te preocupes que este bebé sí v a invitar a más gente. y a unos cuantos. algunos capítulos futuros serán muy delirantes en la línea de qué nuevos personajes van a entrar, y cómo serán "justificados". A estas dos, madre e hija, se las van a garchar delante de sus cornudos para todo el campeonato, jajaj!

    PABLO:
    Bienvenido al club, Pablo. lo del "incentivo" es justamente para incentivar a los lectores a comentar y participar. De paso es un premio por participar.
    Es una opción para no restringir los relatos,que a veces los publicaba cortados para enviar por mail. De esta manera, los que no quieren comentar no se ven obligados y los que sí comentan se llevan más material.
    Para los próximos relatos los packs van a ser de a poco más y más importantes.

    LUIZER:
    Amigazo, tanto los próximos relatos de Paloma como de Tiffany están prácticamente terminados (me falta pasarlos a Word y hacerle todo tipo de correcciones). Seguramente alguno de ellos será el próximo, o el que le sigue a ese. De Mi Novia... todavía ni empecé el 8, aunque tengo el 3 que nunca fue publicado, podría publicar ese.

    MIGUEL:
    Tus deseos se harán realidad justamente en el próximo capítulo de Junior, donde por fin el negro se la va a clavar a la mami hasta la garganta, jaja!
    Pero no será en la cama, ni siquiera en la habitación.

    Gracias por participar, amigos!! y espero les estén gustando los extras =D

    ResponderEliminar
  8. me gusto mucho el regalo, sobre todo el comic en español, ojala haya mas por ahi...

    La parte de la amiga, asi como de la madre en el relato, que se deleita obligando a otra a "tragar pija", con saña, con morbo, es buenisima...

    Ahi que sacarle provecho a todas esas amigas que se ven no agunatan dos pedidas...

    hielo negro

    ResponderEliminar

  9. Me encanto el relato... quién pudiera tener un macho negro vergudo asi y un cornudo tan pelotudo como ese... quiero comer pija negra delante del cornudo de mi maridoooooooo!!!

    Saludos
    Nanyinfiel!

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno el nuevo personaje de Brandom, le da mas posibilidades a la historia, me encanta la dominacion que tienen las dos mujeres sobre los dos hombres, a cualquier queja siempre termina en reprimenda para ellos, esperando el nuevo capitulo con ganas!!! luchosoliss@hotmail.com

    ResponderEliminar
  11. Rebelde, muy buen relato. Todo me gusto pero mas la introduccion del novio cornudo Brandon. Mi novia es una atorranta era mi serie favorita pero con este estoy indeciso. Gracias

    ResponderEliminar
  12. Me llego el PACK!!
    Estuvo buenísimo!! los comics ayudan a hacerse una mejor imagen mental de Brenda!!
    El relato CRMI como siempre... calienta!!! jajaja

    Los talkies estuvieron buenisimos!!! suelta mas para el público!!!

    Por mi parte trataré de aplicar ciertos consejos jajajaja
    Saludos Rebelde!!!

    ResponderEliminar
  13. El pack esta genial, Los Talkies me encantaron voy a aplicar alguno, y te superaste con el CRMI

    Gracias Rebelde

    ResponderEliminar
  14. La ventaja de esta historia es que el pacto de credibilidad ya se firmo, y como se hizo en condiciones medio absurdas, cualquier cosa puede pasar, no volvera mala la historia pues ya estamos preprados para ello.

    del pack de regalo me gusto mucho la historia de CRMI, ese personaje te quedo muy bueno y se une perfectamente con alguno de los talkies, tanto que se puede armar un personaje digno de una serie. gracias de nuevo

    hielo negro

    ResponderEliminar
  15. Ufff.. Que buen relato! Tanto morbo junto tendria que ser prohibido! Jajaja... Es solo un chiste!... Seguí asi RB... Me encantó! Quiero mas de Lisa y Brandon!

    ResponderEliminar
  16. Maravilloso!!!Ese bebe va a terminar empomandose a TODA LA FAMILIA...no me lo quiero imaginar en HALLOWEEN...o en alguna celebracion que haga que los adultos de la casa esten medio bebidos (como es la tradicional costumbre yanqui) e indefensos...Quiero puntualizar algo: a mí los link no me llegan "activados"..no funciona el contacto y cuanod los pongo en la ventana de Google no me envian a ningun lado...(perdon si soy medio bestia informaticamente..)


    carlosnava57@hotmail.com

    ResponderEliminar
  17. El estilo "Cartoon" que tiene toda la saga me encanta. Exhala sexo por cada palabra que escribes tanto de "Junior" como de Día de Entrenamiento.

    Además es que tanto Brenda como Lisa incitan a situaciones morbosas con el "pequeño Junior".

    Leyendo, se me ocurrió una idea, jugando con la voz de Junior y su tono de: "tan grave que pareció que el bebé se hubiera fumado una docena de habanos". Como Junior es un adelantado a su tiempo, jejeje, su primera palabra referedia a su "padre" debería ser "cornudo" algo que le produzca mucha risa a Brenda y por supuesto no tanta a Jimmy, jajajaja. No sé que hable en tono de falsete, el joven Junior,pero luego cuando esté con Brenda utilice su verdadera voz de macho, volviendo loca a su madre.

    Ideas como que Jimmy consiga separar a su madre de su hijo por un período de varios días, engañando a su mujer ( estilo que deba visitar a su madre o algo por el estilo) para descubrir si Junior es lo que "parece" ser sin embargo no consigue averiguar nada y Brenda vendrá con un cabreo importante por haberla mentido y se lo hará pagar a su marido con toda una noche de sexo con su hijito sin que su marido pueda entrar en la habitación salvo oír los gritos,gemidos y bufidos de placer de los dos.

    Así que mi más sincera enhorabuena. Lo que me gusta de ti, Rebelde, es que tus sagas están muy bien diferenciadas: me encanta que unas el cariño,el amor y la amistad sean la nota predominante y otras sean mucho más "salvajes".

    De 10.

    ResponderEliminar
  18. LUIZER:

    http://www.xvideos.com/video6422640/amber_blank#_tabComments

    mire este video y me acorde de voz... no es spam....y si cleckeas en donde dice AMBER BLANK en rojo te lleva para mirar todos sus videos clickeando en videos de esa perra es re buena... EL CORNUDO FILMA MIENTRAS EL NEGRO SE LA COGE Y COGE RE BIEN LA PENDEJA.... te lo paso para que te inspires y le pongas historia estara RE BUENO!!!!!

    ResponderEliminar
  19. EXCELENTE Rebelde, wow, que trabajo hacès, sos increible, gracias, gracias , gracias!!!!!

    ResponderEliminar
  20. HIELO NEGRO:
    hay más comics, y la idea es traducirlos y adaptarlos como hice con ese, así que tranquilo. Próximos relatos traerán próximos Packs (e historietas, talkies y etc.)

    LUCHO SOLIS:
    y habrá todavía más posibilidades. en general los cornudos serán estos dos, pero eventualmente se agregará alguno que otro.

    EDGARIN:
    el pobre Brandon hace tres años que sale con Lisa y solo pudo tocarle los muslos y espiarle un poco el escote... y ya tiene que soportar a su noviecita chupando verga como una puta, jajaj Y lo que le espera es peor. =P

    MIGUEL / PABLO:
    el relato del CRMI lo quité de la página (iba a salir en la página). Creo que voy a hacer siempre eso porque funcionó muy bien.
    Respecto de los talkies, ya hay 15 más para el Pack 02, del próximo relato.

    HIELO NEGRO:
    no se me había ocurrido juntar CRMI con talkies, y tampoco sé bien a la mezcla de cuáles te referís. Sí puedo decirte que muchos relatos CRMI son semillas de futuros relatos más largos para este blog jejeje...

    GABRIEL T:
    noooo!! que no lo prohíban, jajaja!! no des ideas que después no faltará alguno que quiera prohibir xD

    CARLOS NAVAS:
    recordá que el relato está en las vísperas de navidad. esta serie puntualmente creo que más que ninguna otra estará signada por los rituales contemporáneos, y creo que eso fue dado ya en el primer capitulo.
    tendremos noche de navidad, misa en la iglesia, bautismo, primeras palabras del bebé, halloween, etc.
    respecto del link, te lo expliqué por mail, por favor avisame si pudiste bajar el pack.

    LAURA CD:
    de nada, señorita.

    LUIZER:
    vi el video (calculo que todos lo vieron). ¡hay unos cuantos muy buenos! no sé si me sirve como inspiración para escribir (sí me sirven para calentarme) porque la mayoría son situaciones de coito, no situaciones "dramáticas". en general me inspiran más los videos más normales o fotos o cosas que veo en la calle, que no son explícitas, sino situaciones o problemas de vida más o menos cotidiana al cual le veo un costado cornudo.
    yo soy de los que piensan que los relatos eróticos (al menos los míos) no se tratan de coito sino de lo que pasa alrededor (y antes y después) del coito.

    ALTAIR:
    la idea es que sus primeras palabras sean "papá" y "mamá", pero traducidos a la realidad del texto.Es decir Puta y Cornudo, jajaja. Igual, todavía falta bastante para ese momento.
    Está muy buena la idea de que Junior hable más macho cuando esté a solas con brenda, no sé si totalmente macho, pero sí raro, con voz mas grave y ya que un bebé es demandante de por sí, este bebé será ya dominante. donde se podría liberar de su voz es el los orgasmos y jadeos, ahí sí podría ser bien un macho.
    también está buena la idea de que en algún momento Jimmy sospeche y quiera descubrir el truco del bebé, quedando paranoico y en ridículo delante de alguna comunidad o de sus padres, etc.

    MUCHAS GRACIAS A TODOS los que comentan, y los que no, no sean tímidos!!
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  21. Felicidades.
    1.-NO te conocía como autor, ni tu trabajo, pero después de comenzar a leer este capitulo de Junior, me enamoraste, te siguiere leyendo.
    Y opinare como vaya leyendo=disfrutando
    2.-En este capitulo, !TODOS! los personajes son Geniales, difícil escoger uno, NO puedes escoger un favorito, pero las mujeres guardan un lugar en mi corazón, o debo decir en mi...?
    Saludos un nuevo lector.
    Federico.
    P.D.- espero me mandes esos extras que se me hace la boca agua de imaginarlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola, federico
      para poder enviarte los extras necesito que me dejes acá o me envíes por correo tu dirección de mail.
      saludos!

      Eliminar
  22. La saga esta chevere, debería iniciar un capitulo donde el reverendo Cockwell, intervenga y se relacione con Lisa, y talvez asi se le de una cambio radical a la historia, brenda con junior y Lisa con el reverendo

    ResponderEliminar
  23. Me encanta que Jimmy participe y se de cuenta de que lo que mas le encanta es ver a su esposa e hija putear, no me gusta que no haya mas actores que participen con mas dialogo, me encanta brenda por lo sinverguenza y desatada que es, a la vez que pide perdon, me encantaria la participación permanente de el reverendo cockwell, no le cambiaria como brenda se emputece cada vez que ve una verga y como trata de hacer ver todo como normal a Jimmy, la situacion que mas morbo me da es cuando jimmy la descubre culiando con junior, me gustaria una ida de brenda al colegio de junior donde el revenrendo cockwell es el director un beso rebelde desde colombia

    ResponderEliminar
  24. Qué chulada de pack, gracias por el detalle, y que rápido en responder!!!
    Las viñetas del comic están super!
    Gracias por tu trabajo y por tu tiempo maestro!

    ResponderEliminar
  25. Divertidisima la historia. Que inocente el cornudo. Continúa contesta historia.

    ResponderEliminar
  26. El relato que tanto espere con tantisimas ancias espero que haya mas muy pronto

    ResponderEliminar
  27. Sigo este relato desde el principio y cada capítulo que agregas es mas morboso que el anterior. Espero con ansias el siguiente y te felicito por tu pluma, es excelente.

    ResponderEliminar
  28. solapa 27:
    muy buena rebelde, la escena de Brenda terminando la paja ....."con una mano de los huevos y con la otra tomó y apretó desde la base y fue subiendo su presión hasta el glande, escurriendo el vergón".... es el toque perfecto que tienes con tus relatos... excelente

    ResponderEliminar
  29. Luis Ortiz (vía mail)6 de mayo de 2014, 21:52

    Hola Rebelde,
    Lei Junior 3, que buena que esta. La lei de un tiron y quede pero superalucinado, muy buena tu adaptación y creatividad, ya sabes que soy un admirador tuyo y cualquier cosa que desees que te apoye avisame con toda confianza, espero seguir disfrutando de tus relatos amigo.
    Un abrazo,
    Luis

    ResponderEliminar
  30. Realmente me encanta esta serie por el nivel de morbo tan alto que tiene, la parte que mas me gusto fue el momento en que el esposo las encontro a las dos en plena faena jajajaajja lo que mas me agrada de esta serie es que el fuerte de ella esta en las situaciones y no en los coitos. Buen trabajo.
    ramirezdiaz1984@gmail.com

    ResponderEliminar
  31. simplemente fantástico
    es la primera vez que ingreso a este blog y me quede enganchado, todo es excelente y la hija, no se porque pero me da mas morbo sigue asi y mientras voy a acaba de leer el resto de relatos.
    te dejo mi mail para que me envies el incentivo jejeje
    armand_blackorochi@hotmail.com

    ResponderEliminar
  32. Hola. genial
    El final donde Brenda le aclara al cornudo que lo es y que ella no lo va a ver cuando acabe es un broche final muy bueno!!!
    lo mismo la participación de Jimmy.

    ResponderEliminar
  33. Rebelde todo bien? Como siempre muy buen relato, me gusto mucho la parte que esta con la hija y el cuerno llega con el delantal. Espero poder disfrutar de eramos tan pobres 4. Suerte Manugares

    ResponderEliminar
  34. Es increible... Esta historia es como se me quedo en la cabeza... Y me empece a imaginar las futuras 'vueltas de libreto' (no se si se dice asi... Pero me entenderas...) cuando Junior se termine cogiendo a Mikel... Digo a Brandon... Los dos se parecen no? Y hasta quizas con el padre ayudando... Porque tiene que ser un buen padre y la esposa le dejo instrucciones claras! O algo asi... Sos un capo! Como de un cartoon de 3 hojas ya sacaste 3 relatos... Y la cuerda que tiene para seguir! Genio!

    ResponderEliminar
  35. Hola Rebelde. Simplemente alucinante. Creo que al fin llego el ama de casa que pueda remplazar a la hermosa putona de "infancia suburbana" y su despertar y progreso sexual desenfrenado. Aunque sigo extrañando esa saga, esta esta de primera! Una pregunta, el "bebe" pondra a debutar con todo a la hijita Lisa? Seria un postre excelente para el plato que es la madre.
    Firma: Al Bundy, correo edmonddantes59@hotmail.com

    ResponderEliminar
  36. JOCARUME:
    el reverendo efectivamente hará su aparición. De todos modos, si bien la historia va a avanzar y por supuesto tendrá sus giros, no esperes cambios drásticos. Es "ley" de una serie mantenerse en su "fórmula", desarrollando historias nuevas bajo el mismo formato. (por el contrario, en una novela o una nouvelle, debe haber giros que modifiquen el derrotero dramático que sigue)

    LILIANA:
    no te preocupes que la idea del colegio (jardín de infantes) aparecerá a futuro. lo mismo que el reverendo cockwell en las actividades de la iglesia, con Brenda, Lisa y otras madres igual de... "inocentes" que Brenda.

    EL VIAJANTE ETERNO:
    y se viene más morbo. o mejor dicho, más sexo. siempre dentro del formato de la serie, que es de una acción bastante contenida (el supuesto bebé no permite muchos personajes pues no todo el mundo podría ser tan crédulo como esta familia). estoy seguro que lo que sigue te va a encantar.

    RAMIREZ DÍAZ:
    de a poco, cada vez más los relatos del blog serán más de situaciones y menos de "el coito" en sí.

    MANUGARES:
    me alegra, amigo! respecto de ÉRAMOS TAN POBRES 4, la vas a disfrutar, porque este capítulo viene con una novedad para la mini serie. el capítulo ya está escrito, falta pasarla a Word (en estos días estoy pasando LECHE DE ENGORDE 15).

    GABRIEL T:
    es interesante que hayas notado que Mikel y Brandon son parecidos. También lo es Jimmy de Modestino (el papá de Macarena), y Brenda de Mónica.
    ¿Y por qué?
    Pues porque son los mismos personajes!!
    Recordá —recuerden— que la serie Junior parte de un comic, y la serie DÍA DE ENTRENAMIENTO parte de una viñeta del mismo autor. En esa viñeta, la madre que le chupa la pija a un entrenador cuando fue a quejarse no es otra que BRENDA.
    Supongo que Macarena no se parece a Lisa desde el momento en que, para desarrollar a Macarena, usé la imagen de una chica real, y no la del dibujo (además que tuvo más tiempo -y letras- para desarrollarse).

    EDMOND DANTES:
    todos extrañamos INFANCIA SUBURBANA, jajaja! pero bueno, así es la vida a veces... sin embargo, si bien es cierto que las dos madres tienen cosas en común, también tienen una diferencia sustancial: mientras una deseaba sin eufemismos explotar sexualmente y dar rienda suelta a su cuerpo, participando del proceso a su hijito, otra busca disfrutar de lo mismo pero con mayor culpa, justificándose con eufemismos y con una supuesta necesidad de un tercero. Una sabía que lo que hacía estaba mal y se lo ocultaba al marido, y otra no asume que lo que hace es lo que hace, y logra que el cornudo acepte su fantástica fachada para mantener el status quo de la pareja.
    respecto de JUNIOR, el "bebé" va a debutar (penetrar) por fin en el próximo episodio. A Lisa, más tarde o más temprano, desde ya que le va a hacer de todo. Y no solo Junior. Ya vas a ver cuando traiga a "sus amiguitos" a jugar a casa, jajaja

    SOLAPA 27, LUIS ORTIZ, ARMAND BLACKOROCHI, DAVID TATUADO:
    gracias por los elogios, amigos! la serie tendrá efectivamente más morbo y más personajes, pero tengan en cuenta que es una historia de acción y ambientación acotada, para mantener el verosímil.

    un abrazo a todos y gracias por comentar!! =D

    ResponderEliminar
  37. Hola, tanto este relatos como los otros que lei me parecieron excelentes. Con respecto a Junior me gusta el tema, salvo que a mi gusto lo veo muy dilatado el tema recurrente de aliviarlo solo de esa forma, me gustaria mas accion. De todos modos felicitado. Abrazo. cram-corre@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre será aliviarlo, es como el leit motiv de la serie.
      pero coincido con vos en que está dilatado. pasa que antes de pasar a la verdadera "acción" necesitaba presentar a la hija y subir los peldaños de uno en uno (primero pajear al bebé, luego chupársela al bebé y tragar, y finalmente naturalizar la tragada)
      el último escalón será cuando el bebé se la garche a brenda, como dios manda, jajaj.
      a partir de allí, con el recorrido iniciático resuelto, las "aventuras" serán más independientes y por lo tanto variadas, aunque siempre dentro de lo que es la serie. gracias x comentar y saludos!

      Eliminar
  38. Hola Rebelde, me encanta como se van emputeciendo sin darse cuenta esas mujeres tan puritanas, tanto la madre como la hija. La parte que más me gustó fue cuando Brenda empuja la cabeza de su hija para que termine de aliviar a su "hermanito", jejeje, fue genial. Estoy deseando leer como Junior acaba por cepillarse a estas dos hembras y en que contexto serás capaz de ubicarlo para que parezca que es un procedimiento normal de la relación madre-hijo, tal como has venido haciendo hasta ahora.
    Y felicidades por este magnífico trabajo que estás haciendo con esta saga. Está quedando muy morbosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Hola Rebelde:

    1. Reiterarte lo que ya he dicho, estos deberian ser guiones ciinematograficos.
    2. Cuando las escenas se creen predecibles, sale tu ingenio y monta algo nuevo, lo de la madre y la hija con los 2 cornudos de testigos, espectacular...
    3. Espero con ansias cuando llegue el momento del sexo pleno con la madre y la hija...

    Excelente, sigo esperando mas de tus trabajos, y lo de los comics y lel material extra excelente lo estoy coleccionando....

    Carlos Figueroa

    ResponderEliminar
  40. Muy bueno. Me he partido la caja. La serie rezuma humor por todos sus costados. Espero con impaciencia las siguientes entregas.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Violín, te agradezco los comentarios.
      Recuerda que para enviarte los packs necesito tu dirección de mail. Puedes dejarla acá en el blog (públicamente) o enviármela a mi correo en forma privada, diciendo que eres Violin, y ya quedas en la libreta de direcciones.
      gracias!!

      Eliminar
  41. Muy buen capítulo, la incorporación a pleno de la hija hace la historia aún mejor. En los próximos se viene lo mejor, te felicito por tu forma de escribir, mezclando humor y morbo con mucho estilo. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  42. Genial me encanto que la madre eduque a la inocente nena en el cuidado del pobre Junior me encanta esta historia espero la continuacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. joder mi buen rebelde, esta buenisima la historia, espero la parte cuatro, me encanta el modo de inocencia q le pegas al par de pendejas, parecen de parbulos las dos. y los inutiles cuernos, otros mas pendejos todavia...jejeje q morbo. saludos

      Eliminar
  43. joder rebelde, esta buenisima la historia del junior, me encanta el grado de sometimiento al q lleva su hija la tal brenda y el cuerno mayor nomas mirando....jajajaja, es buenisimo, cuando continuara la parte cuatro, desde ya la espero.... saludos, ah espero q mi pack no sea el paquete del jr eh!!!

    ResponderEliminar
  44. joder mi buen rebelde, esta buenisima la historia, espero la parte cuatro, me encanta el modo de inocencia q le pegas al par de pendejas, parecen de parbulos las dos. y los inutiles cuernos, otros mas pendejos todavia...jejeje q morbo. saludos

    ResponderEliminar
  45. La verdad amigo que es muy bueno el relato y las historias de como van emputeciendose la madre y la hija. También como el marido y el novio respectivamente van tomando el papel de cornudos. Quizas podria aparecer alguna comadre mas o alguna abuela de Junior . Pero sigo ancioso esperando la parte 4

    ResponderEliminar
  46. Es el morbo, las situaciones creadas, el vocabulario impoluto, la narración prolija, los textos divididos por 'escenas', el conocerte por divina providencia a través de todorelatos por "Bombeando". Son los más de 100 relatos, es el CRMI, es Hands of Roses, el cuernix, los relatos de autores, la constante creación de nuevas historias.
    Te deseo muchas gracias divinas que sigan manteniendo el flujo de musas para inspirarte constantemente.
    Asimismo, te exhorto a que, en caso que no estés trabajando en algo relacionado con la escritura, publicación, etcétera, empieces de inmediato. Hoy en día se publica un sinfín de basura que la gente consume por no tener otra opción mejor.
    Vos estás en un nivel altísimo de redacción que te puede llevar lejos.

    Gracias infinitas,
    Juan.

    PS: como TODO lo que publicaste en este blog ya fue visto, y hasta repetido en muchas ocasiones, dejo mi mail para que me envíes TODO lo que tengas. Nunca será demasiado. kuan_chis@hotmail.com

    ResponderEliminar
  47. te lleva de a poco... pero falta que Junior pase a otro nivel

    ResponderEliminar
  48. Respuestas
    1. todavía falta. es uno de los primeros próximos, junto con un nuevo episodio de ANDREA Y CORNELIO (Ex mi Novia es una Atrranta).
      Pasa que primero voy a publicar la miniserie completa HELINA Y SU BENJAMÍN, de tres capitulos.

      Eliminar
  49. Genial, Rebelde, cómo los dos cornudos van siendo incluidos en el emputecimiento de sus queridas esposa/hija/novia...

    No sé cómo serán los próximos capitulos, pero para mas adelante, me imaginaba a Junior cayendo de nuevo en la carcel, y Brenda (y quizas Lisa) yendo a visitarlo a la carcel y garchandoselo ahi mismo, quizas incluyendo a otros presos y seguro a los guardiacarceles para que mla dejen entrar... ja! Y por supuesto que el marido la lleva y la trae (¿seguiria creyendo que es su hijito adoptivo, podria ser tan boludo?)

    Gracias como siempre!!!

    ResponderEliminar
  50. AnteS que nada de las mejores series, pero ya hace mas de un año que no sale la proxima parte, por favor que salga que es buena buena la serie, pero no estaria bueno perder el interes despues de tanto tiempo

    ResponderEliminar
  51. Es por lejos la más morbosa, ojalá q sea la próxima en salir la continuación, antes que la de Cornelio, esta es mejoor!

    ResponderEliminar
  52. PRIMERO.-
    Ya lo hemos dicho muchas veces pero…? es la verdad.
    En nosotros tus relatos nos dan cultura y muchas horas de pláticas abrazados desnudos. (jaja)
    Nos pusimos a leer esta serie y nos agradó MUCHO, pero…?
    Por distintas razones!”
    Las mías (Hombre).- Las ganas locas que se follen a Lisa, ¡Por Favor! Nos dejaste con las ganas.
    Lisa se pasó calentando todo el relato y NO recibió su merecido, “!POBRE!”
    Las de mi esposa (Mujer).-
    NO lo entiendo pero siempre que lee el tema de la MATERNIDAD mesclado con el SEXO, se calienta ¿!por horas!?
    Y no importa la situación las justifica y apoya.
    Al principio odiaba a Brenda por ser una Rubia Bonita y superficial.
    Pero…?
    Apenas supo que es una mujer con deseos de ser mama, y…?
    Cambio de parecer para DEFENDERLA a toda costa.
    Bueno ya parece que hablamos de la SANTA Brenda.

    P.D.1.- Los cornudos son muy agradables y sobre todo porque son 2 de distintas edades y circunstancias (Novio y Esposo)
    P.D.2.- La fascinación que ejercen en las 2 protagonistas las GRANDES vergas Negras.

    Solo queda felicitarte por esta serie, que esperamos tengas tiempo en un futuro de continuar.

    ResponderEliminar

Se publica el 15 de Septiembre

Se publica el 15 de Septiembre
Las cuotas no están al día. El cornudo, tampoco. La única que está al día es Gimena, que en ese club garcha cada vez más y con más tipos.