EL CLUB DE LA PELEA PACK 12 ya está cargado en tu blog personal y disponible para leer!!
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
TODAS las compras de los Packs al 4 de Diciembre han sido cursadas. Si pagaste un pack y no recibiste la invitación en tu casilla de GMAIL, escribime un correo electrónico.

domingo, 4 de febrero de 2018

TDL: Con Amigo de la Infancia, Poca Tolerancia

TEST DE LEALTAD

Una nueva e incipiente moda da cuenta de mujeres que se ponen al servicio de la pareja para testear y comprobar la real calidad de las relaciones de sus maridos. Estas mujeres, verdaderas leonas de manada, cuidan de sus hombres hasta el punto de poner el cuerpo en la difícil tarea de detectar si los amigos, socios o parientes de su marido son confiables.
La metodología es sencilla: ellas se producen bonitas y provocan situaciones para quedar a solas con el sujeto a evaluar. Si los hombres se les insinúan, es clara señal de que no son dignos de confianza.

En este foro solo publicamos los testimonios de los protagonistas que pusieron a prueba aquellas lealtades insospechadas, y sus sorprendentes resultados.


3. Con Amigo de la Infancia, Poca Tolerancia

Cebito: Yo no sabía que existía un test tan genial como éste. Me vino bien, porque últimamente mi mejor amigo Alex estaba un poco raro conmigo, incluso distante y medio cortado, y comencé a cuestionarme si nuestra amistad resultaba tan sólida como cuando éramos adolescentes. ¿Era mi amigo el mismo de siempre? ¿Seguíamos inseparables (hermanos de la vida) como años antes, o la adultez indefectiblemente nos había alejado? ¿Podía confiar en él? Y si era así, ¿cuánto?
Con estas preguntas en mi cabeza y corazón, y mi mujer Isabela a mi lado, dimos un buen día con este polémico test en internet, y decidimos hacerlo.
Ya saben, se trata de poner a mi amigo a prueba. Una prueba de códigos y lealtad para conmigo. El señuelo es mi mujer, sexy y provocativa en la medida de sus posibilidades (no le sale muy bien el papel de come-hombres, ya verán). Hay que crear una ventana de oportunidad (así le dicen en la página) y esperar los resultados. Si tu amigo quiere propasarse con tu mujer, el test está hecho: no podés confiar en alguien que te traicionaría a la primera oportunidad. Y si él, como casi siempre sucede, no hace nada, tu amigo sí es de fiar y pasa la prueba de la lealtad.

Cebito: Así que una tarde llamé a mi amigo Alex, a quien conozco desde la infancia, y le dije que Isabela andaba por la zona y yo le había pedido que pasara por su casa a buscar unos papeles de mi seguro de vida, que él maneja. Alex no tuvo ningún problema, al contrario, pareció entusiasmado. Es que todos mis amigos conocen bien a Isabela, nos vemos en algunas salidas y en mi cumpleaños, que ella siempre me organiza con ayuda de ellos.

Isabela: Cada año me junto con los amigos de mi marido para que me hagan la fiesta para él, es decir, que me ayuden con todos los preparativos. Siempre es un festejo sorpresa, por eso nos vamos juntamos a escondidas de él en las casas de los chicos, un día en cada casa porque los preparativos nos toman muchos días. Al punto que varios años hemos llegado a juntarnos casi todos los días desde un mes antes del cumple de Cebito. Cuatro o cinco horas dándole duro a la organización del evento, ellos dándome una mano y poniéndose firmes para mí, todos juntos o de a dos o tres, especialmente Alex, que es con quien más me abro y más profundo me conoce, por aquel malentendido que tuve con mi jefe y Cebito, y en el que Alex hizo recapacitar a mi marido para que no me deje.


Isabela: Por eso yo estaba segura que iba a pasar la prueba, que iba a estar a la altura y grosor de las circunstancias. Aunque más vale prevenir que lamentar en estas cosas. Así que me puse ese vestidito rojo ajustado y ultra corto, que mi jefe siempre me dice que me hace muy muy puta. Yo ya no confío más en mi jefe, lo mismo que Cebito. Igual no es el único que me dice eso cuando me lo pongo para acompañarlo a ver al dueño de la empresa (mi jefe insiste en que vaya vestida con este tipo de ropa porque cada vez que me deja a solas con el dueño, él siempre termina recibiendo un bono.)

Isabela: El tema es que Alex nunca me había visto así, y por más que era un amigo confiable, tengo que admitir que me comió con la mirada. Me dijo que estaba impactante y me hizo chistes tontos sobre lo bueno que era que yo fuera por los papeles y no el cornudo de Cebito (así lo dijo, obviamente en broma).


Cebito: Este es el trasero de mi mujer. ¡Díganme si no es hermosa! Sé que soy un hombre de suerte: esa cola (pero además todo ese cuerpito) es y será solo para mí. Claro que afortunado en el amor...

Isabela: Con ese tipo de vestido se te va subiendo el ruedo a cada paso. Me hice la distraída y caminé un poco, para que Alex me mirara y ver si decía algo. Y claro, el ruedo se fue subiendo. En instantes lo tenía al borde de la cola, y yo me seguía haciendo la tonta. Y el otro no decía nada…
Pero yo no estaba ahí para hacerle perder tiempo a mi marido, tenía que probar la lealtad de su amigo, así que enseguida me subí por completo el ruedo del vestido como para quitármelo desde arriba, y quedé en tanguita y medias de caña altísima, con liguero de puntilla y ligas, que me dijeron que a los hombres los excita. No me dio tanta vergüenza como creí porque no era la primera vez que Alex o los amigos de mi marido me veían así. Cuando nos reunimos para prepararle la fiesta sorpresa a Cebito, más de una vez entran por error a la habitación mientras me cambio, o al baño justo cuando estoy a punto de ducharme.


Isabela: En fin, me haya visto un montón de veces semidesnuda o no, la cuestión es que Alex por fin reaccionó. Se tomó la cabeza y me dijo un cumplido bonito que en principio parecía inocente:
—¡Pero qué pedazo de putón cósmico tiene Cebito de mujer! ¡Te partiría esa concha y ese culazo y te lo llenaría de leche, si no fueras la esposa de mi amigo!
Me gustó que lo respetara a mi esposo. Eso hizo que me mojara un poco. En general cada vez que sus amigos nombran a mi esposo, me mojo.


Isabela: Como Alex se mostraba ambiguo, decidí provocarlo un poquito más, siempre pensando en beneficio de mi marido. Me di vuelta mostrándole mi colita, me apoyé en la pared y le sonreí como si fuera una puta infiel que hace cornudo a su marido tres veces por semana, una en el gym con el de recepción, otra con mi jefe (cada viernes después de hora, como antes de que el cuerno nos descubriera), y otra con alguno de los amigos de Cebito, con los que organizamos las fiestas. No sé cómo, pero me salió convincente el papel de puta.

  
Isabel: …porque se me vino al humo en un segundo, se arrodilló y se llenó las manos de mi culo, y me besaba los muslos, la tanga sobre mi conchita, me manoseaba, me mordía con lujuria.
—¡Pedazo de puta te voy a llenar el culo de pija y leche como en cada cumpleaños del cuerno! —me dijo desesperado. Se ve que toda esta situación lo hacía delirar, porque nunca lo hicimos el día del cumpleaños de Cebito.

  
Isabela: Así que me senté y lo tomé del paquete, que ya me había dicho Michi, la mujer de otro amigo de mi marido, que era enorme. Yo ya sabía, porque así como Alex y otros chicos a veces entraban por accidente mientras yo me cambiaba o me duchaba al organizar el cumple sorpresa de mi marido, a veces yo también entraba por error cuando alguno se cambiaba o se estaba duchando.
Le froté el bulto para ver si estaba excitado o seguía siendo leal. Y bueno, la verdad es que como la tiene enorme, no me daba cuenta, en estos casos una nunca sabe si es porque la tiene parada o simplemente porque es cinco o seis veces más grande que la de su propio marido.


Isabela: Así que no me quedó otra que bajarle el pantalón, tomarle la verga grande y llevármela a la boca y tragarme el orgullo de buena esposa y empezar a mamarlo como si fuera una puta, como si me gustara la pija de cualquier macho. Fue una sensación rara y desagradable agarrar algo tan grande comparado con la de mi marido y abrir la boca para metérmelo adentro. Y comenzar a pajearlo y a cabecear mientras se la chupaba. No me entraba, pero con tal de desenmascararlo hacía el esfuerzo y poco a poco acomodé la garganta y me la fui metiendo completa. Alex ayudaba y me empujaba la cabeza desde la nuca.
—¡Tragá, puta! ¡Te la vas a comer hasta los huevos hoy!
Si algo me caracteriza es que me gustan los desafíos. Al final le gané la pulseada, más que nada para no hacer quedar mal a mi marido, y logré tragarme toda la verga hasta la base y lamerle apenas un segundo los testículos con la punta de la lengua. Me salían lágrimas de los ojos, me ahogaba, pero no me importaba, quería que supiera lo buena que era la mujer de su amigo.


Isabela: Supongo que fue por eso y no otra cosa que me le monté encima, para que envidiara a Cebito y para ver si de verdad se animaba a cogerme, es decir, a engañar a mi marido, porque hasta ahora solo eran vueltas indefinidas. Me clavé en su verga y me la mandó hasta el fondo con esa fricción suave y semi rugosa de la primera estocada, cuando estás empapada. No es que yo estuviera mojada de excitación, pero me había pegado una ducha antes de llegar. La verga me entró bien, aunque, como les dije, con ese trastabilleo de las vergas grandes en la primera clavada. Y en ese preciso momento me acordé de mi marido, como me pasa siempre cuando me mandan una estocada a fondo. Es que no hago otra cosa que pensar en él.
Me la clavé hasta la base y subí, y me la volví a clavar, para ver si era verdad que Alex no era de confiar. Y efectivamente me tomó de las nalgas y comenzó a bombearme hacia arriba mientras yo lo chocaba hacia abajo.
—¡Te estás cogiendo a la mujer de tu amigo, hijo de puta! —le dije para que recapacitara.
—Sí, putón, como todos los finde que el cornudo se va de viaje por trabajo…
¡Qué manera de alucinar! Era cierto que Cebito se va fin de semana por medio a Perú por trabajo, pero no siempre es Alex el que viene a ver que esté todo bien y cuidarme.


Isabela: Mientras me montaba arriba de la verga de Alex, le mandé un mensaje de texto a mi marido:
“Mi amor, no sé si tu amigo es de fiar o no. Me está empernando hasta los huevos pero ahora que lo pienso creo que yo me excedí en la iniciativa, él nunca me propuso nada”.
No sé qué me respondió porque por suerte y para desenmascarar a este falso amigo, Alex me quitó de arriba, me tomó de la cintura y me empezó a garchar en el borde del sillón.
—¡Tomá, puta, sentí la verga de un macho de verdad y no la pijita del cornudo!
—No le digas cornudo —defendí a mi marido, porque no iba a dejar que le faltaran el respeto— ¡Abrime más y mandámela hasta los huevos que me estoy por venir!
—¡Entonces te la suelto, hija de puta! Avisame cuándo y acabamos juntos…
Eso me indignó como pocas veces en la vida y empecé a acabar de bronca y frustración por la traición del amigo de Cebito.
—¡Ahhhhhhhh…!! Llename de leche! Llename de leche que estoy acaban…. Ahhhhhh…!
—Te la suelto, puta! Te suelto la leche!! Ahhhhhhhhhh…!!!
—Sí, sí, sí, sí… ¡Llename que se la llevo a tu amigo!
—¡Tomá, puta! ¡Tomá, tomá, tomá! Ahhhhh…


Isabela: Me estuvo acabando como dos minutos, llenándome de leche como un hijo de puta. Yo fingí ese orgasmo y luego durante la tarde, que volvió a cogerme, un par de orgasmos más, hasta que me di cuenta que aunque me había cogido ya en cuatro oportunidades, no tenía una verdadera prueba irrefutable de su traición.
Así que para la última vez, le pedí que me la echara en otro lado. Ya me había llenado de leche la concha, la boca y el culo. Esa vez se la pedí sobre la cola.
—¡Te la suelto donde más te guste, putón! ¡Y si querés te hago un hijo también!
Me la sacó del culo, pues el muy traidor me estaba entrando pija a fondo en la cola, la misma que al pobre Cebito no me animo a darle por miedo a que me duela, y comenzó a pajearse frente a mi culazo.
—Eso de hacerme un hijo el miércoles mientras el cuerno está en la oficina —le mentí para alentarlo.
Y se ve que sí lo alentó porque me empezó a regar las nalgas con toda su tibiecita leche de macho.
Me estremecí. Cada vez que me echan la leche en la cola me pone la piel de gallina. Es decir, las veces que me lo hacían ex novios antes de conocer a Cebito, porque la leche de Cebito tiene poca fuerza y no llega tan lejos.
Me tiró los tres o cuatro lechazos sobre las nalgas y le pedimos a un amigo suyo que había caído una hora antes que sacara la foto. Les dije que para mi colección, pero en realidad era para mostrarle a mi marido lo sucio, taimado y poco confiable que es su amigo Alex.
  

  
Cebito: Cuando vi las fotos y escuché el relato de mi mujer, de esas cuatro horas de pesadilla que tuvo que soportar, tuve sentimientos encontrados. Quizá mi amigo no era un traidor desleal. Quizá se vio obligado por la presión de ella. Es decir, algunos hombres (no yo) pueden sentirse obligados a actuar como machos ante una mujer que se les presenta fácil. Ya saben, como un mandato cultural machista.
Isabela me dijo que tenía razón, y que quizá ella se excedió demasiado en su celo por descubrirlo. Y antes de apagar la luz para irnos a dormir —yo con una erección tremenda por ver las fotos de mi mujer desnuda— ella tiró esa idea, como siempre más inteligentes que las mías.
—Deberíamos hacerle otra prueba, pero sin que yo le insista tanto. ¿No te parece?
—Sí, creo que sería lo más justo para con mi amigo —me le pegué a su cola, en cucharita, apoyándole todo mi miembro viril y erecto—. Mi amor, ¿qué te parece si…?
—Ay, Cebito, no te enojes, pero prefiero que esta semana no hagamos nada hasta que vuelva a la casa de tu amigo a desenmascararlo. Quiero estar bien concentrada para no equivocarme como hoy.
Fue una noche dura. Muy dura.

Fin.


BONUS:

Share:

13 comentarios:

  1. Que alegria volver a leerte Rebelde!! Viva el morbaso!!
    Buena seccion!
    ABZO
    VIKINGO MIRON

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rose Monroe una hotwife ejemplar, tramquilamente podria ser La Turca jaja!!

      VM

      Eliminar
    2. sí, no sé por qué le puse Isabela a la protagonista. Siempre trato de respetar el nombre real de la pornstar, o la modelo o incluso la chica de facebook de donde saco la foto. A veces no se puede, pero en este caso sí se podía.
      Por cierto, con algunas pornstars (como Rose Monroe) tengo ganas de hacer distintas mini series de foto-relatos, donde serían novias o esposas protagonistas de cada mini serie.

      Eliminar
    3. otras hotwife que vendrian bien sera ava addams, alura jenson, sara jay

      Eliminar
    4. son más grandes que las chicas de las que suelo escribir, especialmente alura jenson y sara jay. aunque hay una foto-serie en carpeta donde las esposas tienen ese perfil: más grandes y ultra putas.
      espero poder escribir essa ideas en los próximos meses =)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. no he vuelto en realidad, solo tenía este relato a medias y quería compartirlo. =)

      Eliminar
  3. Genial, como siempre. Lo disfruté mucho.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Rebelde y compas aficionados a los cuernos, me permito por este medio invitarles a contestar la Encuesta Cuckold 2018 que recién elaboré y publiqué, a fin de recolectar datos, analizarlos y retroalimentar a la comunidad cornuda con los resultados. A todos nos conviene explorar y aprender más sobre el tema, esa es la intención de esta encuesta. Ojalá puedan apoyar. Está en Google forms, así que es muy fácil acceder a ella. Les agradezco el apoyo y les dejo el link: https://goo.gl/forms/wuhvNufLCZ0XG4B53

    Y, por cierto, ojalá vuelvas pronto, amigo Rebelde, se te extraña.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola, SLEMX!
      Hice la encuesta pero no me toma la respuesta. Una buena parte de las preguntas asume que el que responde tiene pareja y no hay ningún ítem de escape para los que no la tenemos. Y son obligatorias.
      No sé si a esta altura puedas modificar eso, pero te lo advierto por las dudas todavía puedas hacerlo.
      Saludos amigos, y suerte con eso! =D

      Eliminar
  5. Primero que nada, mucho gusto en saludarte y saber que estás bien, amigo.

    Muy cierto lo que comentas, fue una falla de diseño de mi parte, (un oso derivado de mi falta de experiencia, desde la universidad no me había tocado levantar una encuesta jeje), al tomar en cuenta solamente a una fracción del universo interesado en el tema (las personas con inclinación cornuda y pareja), dejando de lado a los que no tienen pareja o son hotwifes o corneadores. No me es posible modificar al vuelo, pero sin duda tomaré en cuenta tu atinado comentario para la próxima encuesta, porque creo que valdrá mucho la pena hacer otra más adelante, ya que tras la publicación de esta, han saltado otros errores o insuficiencias.

    Se me ocurre que en tu caso, para efectos estadísitocos, sería válido y útil que respondieras la encuesta como si estuvieras en algún punto de tu más reciente relación de pareja. Por ejemplo, si cortaste con tu más reciente chica hace medio año, al responder la encuesta hicieras el ejercicio de imaginar que estamos en abril del 2017, o cosa por el estilo.

    Agradezco muchísimo tu interés en la encuesta. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso!!!!
      Los corneadores también queremos responder la encuesta!!
      PUI

      Eliminar
    2. hola pui. papi. soy nany muy infiel. tengo nuevo mail: muyinfieladictaanal@gmail.com
      escribime.

      Eliminar