Qué temas con cuernos te gustan más?

viernes, 1 de febrero de 2013

Junior (01)

JUNIOR  —  Episodio 01
—    C  O  M  P  L  E  T  O   —
por Rebelde Buey  — 261.531

NOTA: La presente es la novelización libre de un comic (de autor anónimo). Se ha tomado la idea base, los nombres y las personalidades. Muchas cosas fueron cambiadas: no se pretende ser fiel al comic, sino explotar lo mejor para traer un buen relato.



Viernes 19. Noche.

1.

El televisor había estado prendido toda la tarde, y ahora destilaba por enésima vez la cancioncita Let It Snow, Let It Snow, Let It Snow, por Dean Martin. Para esas fechas solo daban repeticiones, noticieros sin noticias y los clásicos especiales con “lo mejor” o “lo más importante” o “lo más sorprendente” del año. Jimmy esperaba cada fin de diciembre este resumen como un feligrés espera la homilía, pero más especialmente el de este año.
—Cariño, la cena está servida…
En el comedor, su esposa Brenda y su hijita Lisa terminaban de poner una fuente humeante sobre la mesa y se sentaban a cada lado de la cabecera. Jimmy fue y ocupó su lugar de privilegio. Brenda le sonrió amable y juntó sus manos. Lisa agachó la cabeza y él comenzó la oración para bendecir la comida.
Jimmy era todo lo que se espera de un buen hombre. Era centrado, con un empleo seguro, y muy respetuoso de las leyes. Tenía una esposa que había conocido en el colegio y una hija por demás bonita y angelical, con quienes iba a misa todos los domingos. Era un padre de familia ejemplar, según le había dicho el reverendo Cockwell, Ministro de la iglesia a la que asistía. También era muy entusiasta, algo crédulo y sobre todo apasionado. Apasionado del orden, de las buenas costumbres y de la tecnología. Tenía unos pocos defectos: a veces pecaba de quedado, era en exceso prudente y demasiado temeroso del escándalo y de las peleas. Eso lo había estancado en su trabajo, donde compañeros más nuevos e incompetentes obtenían ascensos mientras él seguía en el mismo lugar, año tras año.
—En un rato darán lo mejor del año en CBS… —anunció entusiasmado mientras se servía un poco de patatas.
—¡Yo no lo voy a ver! ¡Es aburrido! —se quejó Lisa.
—Claro que no lo va a ver, señorita —respondió Jimmy—. Usted se irá a la cama después de comer, como una buena niña.
—¡Ya no soy una niña!
Brenda se sirvió Coca Cola y esperó que bajaran las burbujas.
—Claro que no, cariño —la madre la miró con esa distancia cálida de los padres que de pronto entienden lo grandes que están sus hijos. Lisa claramente no era una niña, más bien lo contrario, pero Jimmy (y ella misma, debía admitir) la trataban y la criaban de una forma muy aniñada—. De todos modos te irás a la cama.
—¡Igual es aburrido!
Brenda tomó un sorbo y asintió.
—En eso coincido contigo, Lisa. No son más que noticias viejas, y el aterrizaje en la Luna ya lo vimos muchas veces.
—No es aterrizaje, es alunizaje —corrigió Jimmy—. Y es lo más trascendente que le ha sucedido al Hombre desde el nacimiento de Jesús.
—Para mí es solo soberbia de unos científicos. Me parece más trascendente un buen sermón del reverendo Cockwell, en la iglesia. O la reinserción en la sociedad de un convicto. O el nacimiento de un bebé.
—Son cosas distintas, mi amor. No digo que esas cosas no sean importantes…
Jimmy calló. El tema que había sacado su esposa venía con trampa, aunque estaba seguro que no lo había hecho a propósito. Durante años ella había querido un segundo hijo. Un varón, para tener “la parejita”, como decían las abuelas. Y Jimmy no había podido dárselo. De milagro había nacido Lisa, porque Jimmy había tenido problemas de erección desde siempre, desde antes de que se pusieran de novios. No es que no le funcionara. Como le dijo una vez un doctor: “si a usted se le paró al menos una vez, quiere decir que le funciona. Lo que tendrá que ver es por qué solo se le paró un par de veces.” Jimmy se lo preguntó en miles de oportunidades, sin hallar respuesta. No era porque su esposa no fuera atractiva. ¡Por el Señor! ¡Era por lejos la mujer más atractiva que hubiera visto jamás! Brenda era la típica rubia californiana, de piernas y cola generosas y bien formadas, y de pechos exageradamente grandes. Rubia, alta, de rostro hermoso, había sido porrista (cheerleader) en toda la preparatoria, y había acompañado al equipo del colegio en cada evento. Salía solo con chicos guapos y populares, como todas las chicas guapas y populares, pero hacia el final del ciclo escolar, justo antes de convertirse en hombres y mujeres para la sociedad, había puesto sus ojos en Jimmy, que era todo lo contrario: el nerd del colegio o, mejor dicho, un integrante del grupo de los nerds, ya que él tenía la personalidad de aquellos más no su inteligencia. De eso, solo compartía su afición amateur por la tecnología.
Jimmy se tapó la boca con una servilleta y reprimió un eructo en silencio, pudoroso frente a las dos damitas de la casa. La comida había estado estupenda, su mujer por fin había comenzado a cocinar bien.
—La cena estuvo deliciosa, cariño. La salsa te quedó tan sabrosa como la de mi madre.
—Es que la hizo tu madre. Vino por la tarde y se la pasó cocinando y criticando. Ya sabes cómo es…
Brenda se levantó y comenzó a recoger los platos.
—Lisa, ayúdame con la mesa…
—¡No quiero, mamá! ¡Me dijiste que me fuera a dormir!
—¡Ayúdame, sé una buena niña! ¡Y agradece que no te haga lavar los platos!
—¡Ufa! —refunfuñó Lisa, como si fuera realmente una niñita, pero tomó los vasos y se los llevó.
—¡Desde que está de novia con ese tonto de Brandon está imposible!
—No seas duro con ella. Es solo una etapa.
—¿No es demasiado pequeña para tener un novio?
—Las niñas tenemos novio desde los 5 años, no es la gran cosa. Además, ya es bastante grandecita, deberías empezar a aceptarlo.
Jimmy observó a su hija retirarse hacia la cocina. El shortcito de algodón le apretaba la cola y le marcaba los pequeños y perfectamente moldeados glúteos. La cintura angosta era solo el preámbulo de una espalda derecha sobre la que jugueteaba, al azar, la cola de caballo de su pelo castaño claro.
—¿Vienes conmigo a ver lo del Apolo XI?
—Ya me lo hiciste ver en julio un millón de veces, mi amor. No soy tan fanática de esas cosas como tú… Me gustan las cosas más terrenales, más simples…
Jimmy asintió, más satisfecho que con la comida. Agradecía todas las noches a Dios que a su esposa le gustara todo lo simple. De hecho, agradecía que ella fuera así de simple. Casi tonta. Si no lo fuera, y con el cuerpazo que tenía, jamás se hubiera fijado en él o, en el mejor de los casos, se hubiera casado y lo habría convertido en el cornudo de la comunidad.
Jimmy observó a Brenda recoger lo último de la mesa y, como tantas veces, no pudo evitar una mini erección, que nunca terminaba de consolidarse. Es que la moda desde hacía unos años dictaba que las minifaldas debían reinar, y Brenda era, en algunas cosas, una esclava. Como de la moda. Aunque no era esclava en lo que al largo de esas polleras se refería. Mientras las revistas y escaparates de las tiendas mostraban faldas apenas por sobre las rodillas, Brenda las usaba extremadamente breves, al filo de su intimidad. Lo mismo sucedía con los escotes: por esa época la moda no los contemplaba, pero ella desobedecía tal premisa y lucía siempre unos escotes de escándalo. Brenda tenía también ese tipo de rostro entre atontado y emputecido, tan difícil de hallar e igualmente difícil de olvidar. Ella era, para bien y para mal, la típica rubia hueca e inocente que se había casado con el chico bueno de su curso. Jimmy reflexionó sobre esto, mientras le espiaba furtivamente el final de las nalgas con cada saltito de la minifalda. Para ser el nerd de la clase, había sido bendecido con esa tonta de enorme corazón. Lástima que no podía darle un hijo.
Tirado en el sillón del living, Jimmy volvió a cambiar y recorrer los canales. Nieve en New York, entrevista a los Rolling Stones presentando su tour americano y el nuevo disco Let It Bleed, la protesta nacional del 15 de noviembre contra la guerra de Vietnam. Cuando repitieron el comercial de Sears con sus descuentos de Navidad se terminó de hartar, apagó el televisor y fue a la habitación con su esposa.
Si se hubiera quedado tan solo unos segundos más hubiera visto un boletín de último momento que interrumpió la programación: la fuga de la cárcel del condado por parte de un presidiario de 36 años, negro y peligroso, conocido como “Biberón” Jackson tenía alertada a toda la policía local. El convicto era un experto en el arte del engaño y del escape, un sujeto de dimensiones anormalmente pequeñas que lo hacían muy escurridizo. Y es que, por culpa de una enfermedad viral que lo atacara en su niñez, “Biberón” Jackson no había alcanzado la altura siquiera de un metro, transformándolo en un pequeño monstruo del tamaño de un bebé… con el cuerpo y la mente de un adulto.



2.

Jimmy cerró las cortinas de la habitación. Las luces azules de la policía habían vuelto a pasar y a desaparecer: algo estaría sucediendo en el barrio, quizá un accidente o un ladronzuelo robando una bicicleta de un jardín. Mañana se enteraría por los vecinos. Regresó a la cama, donde Brenda lo esperaba sin esperanzas con un camisón transparente muy corto, sexy, y solo una bombacha debajo. Los enormes pechos se le veían y se le sobresalían, como siempre, por todos lados, y la bombachita, que se le enterraba inevitablemente, no hacía otra cosa que enmarcarle el espectacular culazo que le paraba el miembro a cualquiera. Bueno, a cualquiera excepto a Jimmy.
—Intentémoslo, Brenda. Por favor…
—Pero es que no quiero que te vuelvas a frustrar, mi amor. ¿Ya cuántas veces lo intentaste…?
—¿Acaso no deseas tener un hijo?
—Ya estoy resignada, Jimmy. El reverendo Cockwell lo dijo en la última misa: no hay que desafiar los planes del Señor.
—Quizá los planes del Señor sean intentar hasta lograrlo, mi amor…
—Es que tu pitito es inútil… Quiero decir, es inútil con tu pitito… Es obvio que a él no le gusto…
—No digas tonterías…
Jimmy no quería hacerse cargo del reproche a medias velado. Solo deseaba tenerla un rato para sí. Brenda era tan hermosa, tan voluptuosa, tan sexy… ¡Y él era el único afortunado que podía poseerla! La tenía a su lado, acostada de espaldas a él, mostrándole la cola de la manera que más lo excitaba: con la bombachita enterrada hasta hacerse diminuta. No sabía cómo ni de dónde había salido la idea, pero Brenda tenía la costumbre de comprarse bombachitas más chicas de las que su cuerpo necesitaba, y aun así, se las arreglaba para achicarlas todavía más, enterrándoselas entre las nalgas y logrando lucirlas bien diminutas. Incluso mucho más chica que las que usaban las mujeres en la revista Playboy, cuando no posaban desnudas. Aunque fuera algo raro, aunque la ropa interior no era así, Jimmy debía admitir que el invento de su mujer le agradaba y lo mantenía siempre excitado.
— Amor, quiero que adoptemos un niño.
Jimmy se congeló. Sabía que mientras no se le parara, más tarde o más temprano a la tonta de su mujer se le ocurriría. Nunca se estaba preparado para semejante propuesta.
—¿Adoptar? ¿Por qué adoptar si podemos tener uno propio?
—¡Un hijo adoptado no es menos propio, Jimmy! ¡Debería darte cristiana vergüenza pensar así!
—No es lo que quise decir, cariño. Ya sabes que no es lo que pienso…
—Quiero un niño, y quiero que sea varón. Así Lisa tiene un hermanito.
—Mi cielo, sé razonable… Adoptar un niño es un proceso engorroso, que lleva años de trámites y esperas y…
—El reverendo Cockwell me dijo que hay muchos niños abandonados en los barrios pobres, que podemos hacerlo de manera de evitar todos esos trámites.
—¿El reverendo dijo…? ¡Eso debe ser ilegal, Brenda! No podemos…
—¡Yo quiero un hijo, Jimmy! ¡Si tú no me lo puedes dar, lo menos que debes hacer es apoyarme para adoptarlo!
—Pero es que… Pero… ¿qué chicos son esos que dice el reverendo?
—Chicos pobres, abandonados. La mayoría son niños negros.
—¿Negros? ¡¿Quieres adoptar un niño negro?!
—¿Qué tiene que sea negro? ¡Es un niño, una criatura de Dios!
—Pero en el vecindario todos pensarán que… Es decir, ¡la gente creerá que no es un hijo mío!
—¡Claro que será tuyo! ¡No deja de ser tuyo porque no lo hayas engendrado con tu semilla! ¿Qué dice la gente de Lisa?
—¿De Lisa? ¿Qué tiene que decir de Lisa? ¡Es hija mía!
—¡Por supuesto! Es lo que digo.
—No te entiendo
—Lo que quiero decir es que un hijo es una bendición, sea del color que sea, y venga de donde venga.
—No me gusta la idea de adoptar ilegalmente a un niño negro.
—¿Me prometes que al menos vas a pensarlo?
—No lo sé. Me estás pidiendo mucho, mi amor. Aunque sea intentémoslo esta noche. Hoy siento que estoy distinto, como nunca. ¡Hoy siento que lograré tener una erección y que te voy a hacer ver las estrellas!
—Bueno —dijo Brenda sin la mínima esperanza, y se dio vuelta en la cama mirando hacia afuera, ofreciéndole su cola fabulosa, toda para su marido.
Jimmy acompañó el movimiento y se ubicó detrás de ella, también de costado, y sacó su monstruoso instrumento de cinco centímetros. La agitó desesperado mientras manoseaba a Brenda tratando de estimularse. Lo raro era que su esposa lo excitaba, el deseo estaba allí, y ella le parecía una mujer sensual, erótica y hermosa. Sin embargo no lograba que su miembro reaccionara como él quería. La magreó un poco más, le dijo cosas bonitas, como que estaba más apetecible que una ostia en día de Confirmación, pero su pequeña masculinidad no había ganado siquiera dos centímetros extra. Se sacudió más. Y más. Pensó en su mujer. Y luego en su otra rubia favorita, Marilyn Monroe. Y otra vez a manosear a Brenda.
A los veinte minutos, y sin lograr ningún resultado, escuchó la respiración sorda y moribunda de su mujer, dormida profundamente.



3.

“Biberón” Jackson entró a la casa por los jardines de atrás. Era una casa tan buena como cualquiera, en medio de un típico barrio de clase media blanca. “Biberón” había estado en la cárcel los últimos siete años de su vida, en una letrina de dos por dos sin ver otra cosa que rejas y tipos rudos las 24 horas. Luego de tantos años encerrado necesitaba dos cosas como el aire: tiempo, para alejarse de allí, y dinero, para facilitar la huida. Sin embargo, por su naturaleza y por el encierro, había una sola cosa que deseaba aun más que aquello: mujeres. “Biberón” no había tenido sexo en siete años, mucho más que lo que pudiera soportar un negro que se precie de ser tal.
Entró a oscuras buscando dinero y ropas para disfrazar mejor su huida, y se encontró con la habitación de lo que parecía una nena: libros y cosas del colegio en un escritorio, juguetes por todos lados, un cartel colorinche que decía “Lisa”, hojas de cuaderno con la leyenda “Lisa y Brandon” dentro de un corazón rojo, una muñeca gigante de peluche de Sarah Key sentada en una silla y afiches, más muñecas y hasta una canasta como la de Yogi Bear.
Y en un costado de la sala, pegada a la ventana, una cama de una plaza con una preciosura durmiendo estirada sobre las sábanas. La chica estaba dormida boca abajo, con un camisolín cortísimo que le dejaba ver la parte baja de la cola, allí donde nacen los muslos. La bombachita se perdía entre la cola, abultando la conchita indiferente que respiraba acompasadamente mientras dormía. “Biberón” se acercó babeando. No había visto una mujer así en años, quizá ni en toda su vida. Se acercó más y se pegó a ella, que dormía ausente. Levantó con suavidad y cuidado la falda del camisolín y se regodeó con una cola redonda, llena, perfecta. La bombachita se le enterraba entre las nalgas y nada más de ver eso, la pija se le empezó a parar. “Biberón” era famoso por una pija desproporcionadamente grande, del tamaño de un brazo. Midan su brazo desde el codo hasta la punta de sus dedos y tendrán una idea aproximada del largo y grosor de la pija de “Biberón”.
—Qué hermosa putita tenemos por acá… —pronunció babeando.
Acarició con una mano la cola perfecta de aquella belleza y con la otra se desabrochó el pantalón. Su verga saltó hacia adelante como disparada e inmediatamente sintió el alivio. Pero le siguió creciendo. Tomó el trasero de la bella durmiente, estiró la bombachita y se regodeó otra vez con esas nalgas y esa conchita que se adivinaba ahí abajo.
Lisa ronroneó como una gatita y giró su cabeza en la almohada, mirando con los ojos cerrados hacia el negro. Se acomodó mejor y se puso casi de costado, mostrando unos pechos redonditos y parados, grandecitos sin ser enormes, con pezones durísimos.
—¡¡Madre de Dios, qué pendeja hermosa!! ¡¡¡Me la recontragarcho!!!
“Biberón” se quitó toda la ropa y la arrojó sin darse cuenta por la ventana abierta, como si fuera un preso desesperado. Bueno, lo era. Se desnudó en menos de un segundo y comenzó a manosearla con descaro, con impudicia, sin importarle nada. Lisa seguía dormida, pero ya comenzaba a dar signos de despertarse. “Biberón” le corrió la bombacha y le hundió despacio un dedo en la conchita. Se le aceleró el corazón, sintiendo ese calorcito y humedad tan suaves y a la vez tan intensos. Comenzaba ya a subirse a la cama, dispuesto a empalar a la chica así dormida como estaba, cuando se resbaló en un patín roller que descansaba en el suelo.
—¡¡¡Mierda!!! —gritó instintivamente.
El patín fue a dar con violencia contra un chanchito de cerámica apoyado en el piso y lo rompió en mil pedazos, haciendo un ruido estrepitoso. “Biberón” perdió el equilibrio y cayó de espaldas y fue a dar adentro de la canasta del Oso Yogui. Con su espalda golpeó la silla de la muñeca gigante de Sarah Kay, y su cofia fue a caer sobre la cabeza del negro prófugo, que quedó despatarrado dentro de la canasta, con un delantal de algodón de la muñeca sobre toda su desnudez.
Lisa se despertó con el alboroto y pegó un grito.
Jimmy y Brenda acudieron al instante y entraron a la habitación prendiendo la luz. Y lo que encontraron… ¿cómo decirlo…?
¡¡Encontraron a un bebé en una canasta!! Un bebé negro, ya grande, pero evidentemente bebé, a juzgar por su tamaño, su desnudez, su cofia de bebé antigua y la canastita con la manta que lo cubría.
—¡Un bebé! —gritó entusiasmada Brenda—. ¡Un bebé abandonado!
—Pero… pero… —Jimmy se rascaba la cabeza, desconcertado, sin reacción. Aquello era extremadamente peculiar.
Lisa agregó a la confusión:
—¿¿Lo habrá traído la cigüeña??
Lisa, desde la cama, se asomaba al canasto donde estaba “Biberón” Jackson como desde un balcón. Sus pechitos volcados hacia el negro eran una tentación que a un preso de siete años le costaba resistir.
Brenda y Jimmy se acercaron y flanquearon la canastita.
“Biberón” Jackson vio agachada y de piernas abiertas a esa rubia enorme y semidesnuda, con tetas del tamaño de sandías y cara de estúpida emputecida, y comenzó a recuperar su erección.
“¡¡Qué pedazo de puta, carajo!! —pensó— Me la tengo que coger a ésta también!!” Pero no dijo nada, esperando ver cómo se darían los acontecimientos.
Brenda tomó a “Biberón” de la cintura y lo alzó, con esfuerzo. El delantal de la muñeca de Sarah Key que oficiaba de manta se corrió un poco y se enganchó en la pija ya bastante parada, pendulando a un lado y otro.
—Es un bebé hermoso, ¡es un milagro de navidad!
—Mi amor, es un bebé de alguien. No pensarás…
—Es un regalo de Dios, Dios quiere que lo adoptemos.
—Brenda, ¡estás loca! Ni siquiera sabemos si lo dejaron abandonado.
—Debe haber una nota por ahí, seguro.
—Mi amor, tenemos que reportarlo a las autoridades.
“Biberón” Jackson podía negociar todo excepto que estos tontos llamaran a la policía. Su erección bajó de inmediato al pensar en esta posibilidad, pero sus reflejos fueron automáticos.
—Gu… gu… —gimoteó como un bebé, para ver si los convencía.
—¡Es hermoso, Jimmy! ¡Es lo que vengo pidiéndole a nuestro Señor todas las noches…!
—Brenda, hay un protocolo para todo esto, no puedes…
—Es viernes a la noche, ¿a dónde lo quieres llevar? Ninguna repartición pública abre el fin de semana, tengámoslo hasta el lunes y de paso veamos qué nos aconseja el reverendo Cockwell, el domingo.
—Está bien, está bien… Pero no te encariñes demasiado… Lo más probable es que el lunes tengamos que dejarlo en un Juzgado del Menor y la Familia.
—¿No es hermoso? —dijo Brenda con una sonrisa que no le entraba en el rostro. Tenía a “Biberón” Jackson alzado, y el pequeño bebé negro se desesperaba por manosearle los pechos, y con la boca le buscaba los pezones.
—¡Cristo! —se sorprendió Jimmy— Es un niño muy… inquieto…
—¡Debe tener hambre, papá! ¡Mira cómo busca la teta de mami!
—Pobrecito…. —se solidarizó Brenda, y pegó a su bebé contra sus pechos. La cara de “Biberón” se hundió entre ese par de sandías y su negra verga fue a crecer otra vez.
—¡Por Dios, mira el tamaño de su… de ese…!
—¡Es casi tan grande como el de un hombre adulto… —se sorprendió Jimmy—. ¡Casi tan grande como el mío!
Brenda pensó: “¿Casi tan grande? Es muchísimo más grande que el tuyo, incluso cuando el tuyo está en estado de erección completa…”. En cambio dijo:
—Sí, cariño, son iguales… De tal padre, tal hijo… —Y sonrió a él.
—Podríamos llamarle Junior, ya que es igual a mí.
—Me gusta Junior. Así cada vez que esté con él, pensaré también en ti.
El bebé seguía hundiendo la cabeza entre los pechos de Brenda, y las manitos le tomaban cada teta y le retorcían los pezones, y la magreaba a ella como si fuera una madre… o una puta.
—Cariño, Junior debe estar hambriento. ¿Por qué no acomodas la antigua habitación de Lisa y vas a comprar un biberón, pañales y todas esas cosas?
Jimmy dijo sí y salió de la habitación, a la vez que alcanzaba a ver al pequeño bebé negro chuparle uno de los pezones a su mujer con voracidad.
—¡Ya lo creo que tiene hambre!



4.

El cuarto que le habían armado a Junior era el antiguo cuarto de bebé, de Lisa. Había una lámpara con elefantitos colgando y empapelado de unicornios. La cuna estaba un poco desvencijada, pero serviría hasta que Jimmy la arreglase.
Brenda entró al cuarto cargando al pequeño Junior en brazos. Era pesado, difícil de maniobrar, y para colmo el niño agitaba las manos hacia todos lados, manoseando lasciva e inocentemente su cuerpazo voluptuoso.
—Junior, amor, por favor… estate quieto un minuto… —pidió Brenda y quitó con una mano la baranda del frente de la cuna.
En medio de las maniobras dificultosas para sostener a su bebé en el aire, uno de los dedos fue a meterse sin querer en el ano del pobrecito niño. Junior pegó un respingo y su enorme vergón comenzó a crecer y crecer sin parar, como nunca.
—Mamá, ¿te ayudo?
—No, hija, está… está bien… —Brenda no pudo quitar los ojos de la manta que cubría parcialmente a Junior. La tela crecía y se elevaba como si fuera accionada con un inflador de bicicleta, haciendo una carpa de proporciones inusuales—. Junior, pequeño, éste será tu cuarto… Y esa es la cuna que el bueno de papi armó para que duer…
En ese momento la manta que cubría las bondades de Junior se deslizó a un lado y un vergón negro, brilloso y enorme como una boa, e igualmente viva, zigzagueó frente al rostro de Brenda. Junior sonrió con maldad, su pija casi tocaba la cara de su madre adoptiva.
—¡Junior, por Dios! ¿Qué te está pasando, pobre criaturita?
—¡Mamá! ¿Junior está enfermo?
—N-no lo sé, Lisa… —balbució Brenda con los labios abiertos por el asombro. Sus ojos brillosos no podían apartarse de esa verga del tamaño de un brazo y ese glande apretado, de piel tirante, poderoso como un puño.
Entonces Junior hizo lo que cualquier bebé: tomó con sus dos manitos uno de los enormes globos de Brenda, que sobresalían del camisón como si fueran a rebalsar, y acercó la boca al pezón y comenzó a succionar.
—¡Junior, no!
“¡¡Qué no ni qué carajos, si tenés unas tetas impresionantes!!”
—Mamá, ¿qué está haciendo Junior?
Junior chupaba esa teta con voracidad. Inmediatamente tomó el segundo pecho de la pobre madre y hundió su cabeza completa en esas tetazas de antología.
—Debe tener hambre, Lisa —Brenda tenía a su bebé en el aire, y con los movimientos del pequeño, casi se le cae en más de una ocasión. Quiso agarrarlo y no pudo hacerlo de otro lado que de lo único que le sobresalía y que era lo más grande de todo: el miembro.
Brenda tomó el miembro de Junior y sintió un temblor en su corazón cuando notó que con su mano completa no podía abrazar todo el ancho de la verga. La piel era caliente y suave, todo lo contrario que la de Jimmy, y en el medio del forcejeo, como Junior subía y bajaba y ella mano seguía tomándolo de ahí, se dio cuenta por un segundo que lo estaba masturbando como a veces lo intentaba con su marido. Solo que para hacerle lo mismo a Jimmy, le alcanzaba con la punta del dedo índice y el pulgar.
—¡Junior, quieto, mami no tiene leche en sus pechitos! —Brenda procuraba por todos los medios quitarse a su hijito, pero no podía. Tampoco le parecía tan mal a ella, al fin y al cabo era un proceso natural y quizá de esa forma el niño se calmara. Seguía sosteniendo a la criaturita desde el vergón animal, y aunque sabía que no era todo lo decoroso y protocolar que correspondía, sintió que ese contacto con su bebé los unía de una manera especial
Se sentó en la cama, de costado, y sostuvo a Junior sobre su regazo. Recién ahí, cuando notó la mirada de Lisa, Brenda quitó su mano de la pija. Pero el pitito del pequeño Junior era tan bestialmente anormal que —solito, sin que ella hiciera nada— se le fue a meter entre sus dos pechos, por debajo.
Junior comenzó a llorar como un bebé.
—Mamá, ¿qué es eso enorme que le sale de entre las piernas y se mete entre tus tetas?
—Es… es… ¡ay, ya sabes, hija: es el pitito! Es lo mismo que tienes tu entre tus piernas, pero de los varones!
—¿Mi novio tiene uno así?
—S-sí… No sé si así… No creo que así… Ay, por Dios, ya estás más que en edad para saber estas cosas, hija, un día de estos voy a desobedecer a tu padre y nos juntaremos a hablar de cosas de mujeres.
—¿Y papá? ¿Papá tiene uno así…?
Brenda se rió como si su hija hubiera hecho una buena broma. Junior tuvo que ahogar su carcajada.
—Ay, hija, ni diez de tu padre harían uno así.
Junior volvió a berrear y a agitarse nuevamente. Movía la pelvis hacia arriba y abajo encajando el vergón entre las tetas, desde abajo, y usándolas para friccionarse.
—¡Está llorando, mamá! ¡Haz algo!
—No puedo hacer nada, Lisa. No tengo leche en mis pechos.
—Quizá no sea hambre… ¡Quizá le duela el pitito por habérsele hinchado tanto!
Como si las hubiera entendido, Junior se largó a llorar.
—Ay, no sé… —Brenda logró quitarse ese vergón inhumano de entre sus pechos y lo sostuvo con sus dos manos. Sin dejar de observarlo, hipnotizada, lo pesó mentalmente mientras calculaba el volumen, y agregó:— Pobrecito… Tienes razón, Lisa… Nunca vi algo tan enorme en toda mi vida… Debe dolerle mucho a mi pobrecito Junior…
Lisa se alivió cuando vio a su madre recostar al bebé en su regazo, respaldándolo sobre su brazo izquierdo. Dejó uno de sus pechos libres para que el bebé, desesperado de teta como un preso, fuera a tomarlo y chuparlo y chuparlo y chuparlo. Lisa también vio cómo Brenda tomó el pitito de su nuevo hermanito, lo rodeó con su mano por todo el ancho y comenzó a bajarlo y subirlo acompasadamente, arriba y abajo, con suavidad pero con firmeza.
—Hmmm… —gimió el bebé, seguramente calmándose.
—¡Parece que le gusta, mami! ¡Lo estás aliviando!
Brenda simplemente no podía quitar los ojos de esa terrible verga inflamada, sin dejar de sobarlo. Sentía la piel tibia y suave por fuera, y la dureza de la carne hirviendo por dentro. Aunque la piel se le desplazaba, el recorrido de su mano no era completo. Hipnotizada como una adicta ante su vicio, Brenda sin darse cuenta fue girando un poco su mano hacia adentro y afuera, a la vez que subía y bajaba a lo largo de la pija.
“¡¡Por Diossss este putóóóónnn…!!”, pensaba Junior apretando los ojos y chupando más teta como un desaforado. “Qué bien pajea, qué buena mano tiene… ¡¡Y qué cornudo voy a hacer al otro imbécil!!”.
Brenda siguió pajeando al negro mientras un hormigueo extraño le crecía desde la punta de sus pezones. El bombeo de la boquita de Junior le estaba regalando sensaciones nuevas, extrañas, locas, que jamás había sentido en su vida. Ni siquiera en su matrimonio. ¡Y mucho menos con Jimmy! Así que continuó pajeándolo. Los ojos de Brenda se entrecerraron conforme el hormigueo fue subiendo y el vergón del pequeño bebé se fue endureciendo en sus manos. Comenzó a babear como una nena, y continuó sobando la manguera negra arriba y abajo, cada vez más fuerte.
“Ay, por Diosss…!”, pensó esta vez Brenda. “¡Qué bien chupa este bebé…”
Junior le tomó con cada mano los dos pezones y se los estrujó como si se tratara de unos limones para hacer jugo. Empezó a chuparlos alternadamente, llenándose la boca primero con uno, enseguida con el otro, y así.
—¡Mamá, lo estás curando! ¡Junior ya no llora!
Brenda salió de su ensoñación. Lisa estaba arrodillada, pegada a ellos, con los ojos agrandados, observando las manos de su madre magrear el pitón oscuro y brilloso de su hermanito, a no más de cinco centímetros de su cara.
—¿Qué es eso que le sale de la punta, ma? ¿Pus?
El glande hinchado y negro azulino estaba coronado de unas gotas de líquido pre seminal.
—¡Ay, Jesús, María y José! —Dejó de pajear y se persignó sobresaltada, pero la pija siguió latiendo en su mano—. No es pus, hija… No es nada… malo… creo…
Ante la interrupción, Junior comenzó a agitar su pelvis para pajear su verga, que seguía aprisionada entre las manitos delicadas de Brenda.
“Dale, puta”, pensó. “¡Seguí pajeando que ya estoy por acabar!” Y llorisqueó para respaldar su apuesta.
—¡Mamá, si dejás de hacerle eso le vuelve a doler!
Brenda dudó. No sabía bien qué hacer en situaciones como ésta. Decidió consultarlo el domingo con el reverendo en la iglesia y el lunes llevarlo a un pediatra, pero mientras tanto, haría lo que su instinto de madre y su amor por este bebé le dictara.
Acomodó a Junior de modo que apoyara su cabeza en su brazo izquierdo y le quedaran las dos manos libres. El bebé siguió prendido a sus pechos y ella comenzó a pajear ese vergón gigante y hermoso —bueno, aunque fuera de su bebé, debía admitir objetivamente que era hermoso— con sus dos manos. Y más arriba y más abajo que antes, recorriéndole toda la pija desde la base hasta la cabeza. A veces lo pajeaba con una sola mano, mientras que con la otra iba abajo y le acariciaba los huevos, que no le entraban en su manito. Junior pareció afectado y empezó a succionar más y a gemir, y en dos minutos los gemidos del bebé y de la misma Brenda, excitada contra su voluntad (porque la succión en sus pezones no parecía la de un bebé sino la de un turro hijo de puta que la estaba abusando), inundaron la habitación.
—¡Ahhhh…! ¡Ahhhhh…! ¡Ahhhhh…! —gemía Junior, completamente sacado, agitándose para multiplicar la paja, saltando sobre Brenda como al borde de un clímax.
—¡Ay, Dios mío…! ¡Ay, Dios mío…! —repetía Brenda, y redoblaba la velocidad de la paja sobre el vergón negro de su bebé, expectante de lo que pudiera suceder.
—¡Mamá, Junior se queja mucho!
“Callate, borrega y dejá que esta puta está haciendo un trabajo de primera”
—No, mi amor, vas a ver que esto lo va a aliviar…
Junior sintió un hormigueo en el fondo de sus testículos y una ebullición que le subía desde el ano. La fricción a lo largo de toda su pija era una delicia y entonces se abandonó al orgasmo que le venía. Se le tensó el cuerpo; se dobló hacia afuera. Y empujó con la pija para adelante, por reflejo, como si estuviera penetrando una concha gigante. Se tomó de las tetas de la rubia, de su cabeza, y como la muy puta seguía pajeándolo, le mandó la leche guardada desde hacía siete años.
—¡Aaaaaaaahhhhhhhhh…!
—¡Por Dios! —exclamó Brenda cuando el vergón se tensó entre sus manos y el lechazo le explotó. La pija viboreaba y el primer chorro le dio de lleno en la cara, enchastrándosela por completo.
“Sí, puta, sííííííííííííí…” —celebró el negro, bombeando entre las manos de aquel putón.
—¡Ay! ¡No, Junior! —El segundo lechazo volvió a darle a Brenda de pleno en el rostro—. ¡En la cara de mami no!
Pero lo seguía pajeando, y seguía sintiendo la leche fluir dentro de la verga, —con sus dedos, lo sentía—, y era una sensación maravillosa. Tenía la cabecita del vergón de Junior casi sobre su rostro, y la muy tonta seguía pajeando.
El tercer lechazo le dio en un ojo y parte de la frente, Brenda no paraba de pajearlo, como si tuviera el reflejo de una prostituta, por lo que los chorros seguían escupiéndola. La cara le goteaba igual que un día de lluvia: no alcanzaba a caer un chorro que un nuevo escupitajo de leche le daba de lleno, y el bebé, que la tenía tomada de la cabeza fuertemente, no la dejaba retirar el rostro de la zona de fuego.
—Mamá ¿qué es eso que le sale a Junior?
El pegote blanco que le bajaba de la cara a Brenda ya le enchastraba los pechos, que lo recibían como si fuera una bandeja; y el pequeño Junior, de a poco ya más calmado, se agitaba menos y menos.
—N-nada, mi amor… —Brenda se hallaba absorta. Había leído en el Reader’s Digest que algunos bebés tenían erecciones cuando los amamantaban, del mismo modo que algunas madres sentían microscópicas excitaciones por la succión. Eso era normal, pero no sabía que también podían eyacular, y mucho menos esa cantidad—. Parece que ahora está más calmado.
Con el pecho inflado de orgullo materno, y habiendo hallado el remedio para la queja de su pequeño bebé, Brenda fue directo a lo que su instinto le dijo que debía hacer a continuación: escurrirle la pijita a su pequeño bebé.
Se estremeció, al tomarle la pija desde la base, con firmeza, para escurrirle hacia arriba sin dejar de apretar. Sin ninguna razón, con la otra mano lo tomó de los testículos y lo volvió a acariciar.
Cuando sus dedos llegaron al glande, la lechita residual que le sacó de la pija fue igual o más que todo un polvo completo de Jimmy.
—Ay, Señor mío… —murmuró mirando el borbotón blanco derramarse desde la punta de la cabecita del vergón gigante. Sin darse cuenta se pasó la lengua por los labios, que igualmente estaban enchastrados de leche.
Lisa, que estaba arrodillada frente a ellos, a centímetros del vergón de Junior, fue a tocar inocentemente el borbotón blanco que salía de la punta de la cabecita. La pija pegó un saltito, de puro reflejo.
—¡Lisa! ¿Qué haces?
Lisa retiró el dedo que ya había tocado el líquido blanco. Unos filamentos pegajosos se estiraron entre Junior y ella, y se cortaron con el sobresalto de la pequeña.
—Quería ver qué era, mami…
—Está bien, hija… Uno de estos días deberemos hablar tú y yo…
—Sí, mami —asintió con la cabeza Lisa, como una niña obediente, y se llevó el dedo impregnado de leche a la boca, para saber qué gusto tenía.
Brenda iba a decirle algo pero calló. Cerró los ojos y terminó de pajear la tremenda verga negra del pequeño Junior, que no dejaba de magrearle las tetas y ahora también el nacimiento de la raya del trasero. ¡Dios, manejaba sus manos mejor que su propio marido!
Bajó de sus piernas al bebé, que estaba tan sucio como ella (bueno, no tanto) y lo acostó, justo cuando Jimmy regresaba de la calle.
—¿Qué te sucedió? —se asustó Jimmy cuando vio a Brenda con la cara cubierta de lechazos y costras blancuzcas de semen ya casi seco.
—Fue Junior… pobrecito…
—¿Junior…??? ¿Es eso acaso vómito…? Porque más bien parece…
—No es vómito… Gracias a Dios no está mal de la pancita… Esto es… lo que te parece que es…
—¿Pero cómo…? ¿Pero qué…?
—Nada, cariño, a veces pasa que cuando toman la teta se excitan un poquito… Es normal…
—¿¿¿Un poquito???
—Bueno, viste cómo es Junior. Todo es enorme en él… ¡Sin dudas salió a ti!
—¿A mí? —Jimmy miró más detenidamente a su esposa. Tenía el rostro enchastrado de leche como nunca jamás hubiera visto, y sin embargo la felicidad en ese rostro era tan notoria que irradiaba una luz propia, interior. Ese bebé parecía traer algo enorme para su esposa, seguramente un amor que la penetraría profundamente y sin dudas la llenaría todos los días de felicidad. Quizá no fuera tan malo adoptar ese bebé—. ¡A mí! Claro, jé…
—Una erección en él es… Bueno, como contigo, mi amor… como la de su padre… ¡Tuvo una de esas erecciones como las que tienen los hombres de esta casa! —Brenda le guiñó un ojo a su esposo. Jimmy sonrió como un ganador.
—Bueno, mi vida. ¡Pégate una ducha y vayamos a la cama! ¡Creo que con todo esto me volvieron las ganas de hacerte vibrar como te lo mereces!
—Ay, mi amor, estos días mejor no…
—¿No? ¿Por qué no? ¿Qué sucede, cielo?
—Es que ahora me siento muy madre, con un hijo que me necesita. No pretenderás que piense en sucio sexo mientras él está ahí. Ahora soy una madre y como buena madre debo abocarme a mi hijo y a todas sus necesidades… —hizo una pausa recordando el vergón negro y enorme, su textura, la piel estirada y los latigazos de leche tibia viajando entre sus manos para darle en pleno rostro y suspiró—. ¡A todas sus necesidades!

 Fin del Episodio Uno (completo)

105 comentarios:

  1. Hola Rebelde,

    La verdad es que tu imaginación es un portento. Has logrado generar una historia que lo tiene todo, una madre volutuosa, un marido tonto y cornudo, una hija a punto de despertar (con un novio que tiene todos los puntos para ser tb cornudo) y un personaje como el de Junior, que es recurso argumental genial.
    La presentacion de los personajes ha sido sublime.
    Momentos que me han gustado:
    - Que su mujer se quede dormida mientras el cornudo lo intenta.
    - Que se ponga la semilla de la duda con Lisa tambien. "¿Lisa, que dicen de Lisa?.
    - Que Lisa comience a buscar la pija de Junior
    - Que la madre deje al final a su marido sin opciones...pq se tiene que ocupar de Junior.

    Una vez mas. Gracias!

    PD: Veo que volvemos a la novela la próxima vez, genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. exelente relato me gusto mucho la figura junior y la relacion que este podria tener con los demas personajes del relatos ademas su malformacion hace mucho mas cornudo al personaje del padre

      Eliminar
  2. Este relato me gusto bastante.Todo me gusto. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Me gusto mucho el relato, me encanta el morbo que le pones a los relatos, mis felicitaciones en todo lo que haces

    ramirezdiaz1984@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Impresionante el nuevo relato de nuevo se imagina uno los enormes cuernos que le saldrán al pobre papito ......... sigue por favor.

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidaba comentar una de las mejores partes del relato. El momento donde el cornudo al ver el pollon de Junior dice que ha salido al padre...jeje, y como su mujer le sigue el juego y deja al cornudo orgulloso...es un toque muy divertido.

    Y mas divertido es cuando en plena "faena" la hija le pregunta si su novio lo tendra iwal y si si padre tb, y ella le dice: "ni 11 de tu padre llenan esta"...jajaja.....gracias por estos toques!

    ResponderEliminar
  6. me recuerda mucho un film que vi hace tiempo.aun que estoi seguro que va a ser mucho mas interesante y menos inocente que la pelicula jiji.
    como siempre te felicito .
    cuanto tardara lisa en probar al bebe?

    ResponderEliminar
  7. Excelente relato, junior es de lo mejor que has escrito hasta ahora.

    ResponderEliminar
  8. Pinta muy bien! Las imagenes de cristianos yankis de los 60 hacen que el morbo desborde

    espero la version completa! Saludos
    sinchino@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me adelante a pedirlo! ya lo tenia en mi correo
      Muchas Gracias Rebelde!!!

      sinchino@hotmail.com

      Eliminar
  9. que buen relato soy nuevo en este blog pero lo poco que he leido me parece genial mi correo es leonidas.01@hotmail.com me encantaria poder recibir todos tus relatos, dejo mi correo y de antemano gracias.

    ResponderEliminar
  10. Bueno Rebelde no agrego nada nuevo si digo que eres el mejor contador y narrador de historias de cuernos e interraciales que exista, esta historia es fantastica por que combinas a la perfeccion el tema de lo sexual con la comedia poniendo partes muy morbosas que generan el placer de todos, ya me imagino cual debe ser ese comic que te motivo a escribir, sin dudas los 4 personajes son fantasticos y me imagino que tendremos para rato con Junior ya que creo que es una saga con mucho jugo para sacar, simplemente decirte que no te mueras nunca jaja y que solo tu calidad logra que mi verga se ponga dura y al mismo tiempo reirme mientras leo estos fantasticos relatos.
    Me encanto todo del relato pero creo que suma mucho el tema de los pensamientos de Junior y de Brenda con relacion al sexo,me encanta y le da un gran toque a la historia.


    VM
    Vikingomiron.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. MIKEL:
    en este caso, la imaginación no es tanto mía sino del inventor del comic. la situación del falso bebé es muy divertida y da para cierto morbo, jajaj

    SHERIDAN, EDGARIN, LAURA CD, RAMIREZ DÍAZ, JOCARUME:
    muchas gracias, amigos!! yo sabía que éste les iba a gustar :P

    SINCHINO:
    jajaja!! quedaste como un quejoso!! nah, mentira =)
    hacía rato que quería escribir algo sobre cuernos en esa época. esta historia (en el comic sucede en la actualidad) pega bien con los 60/70's, creo que incluso pega mejor qu en la actualidad (por la inocencia y el prejuicio racial, y toda la cosa pacata que rodea el relato).

    PEPE CORNUDO:
    no conozco ese film. si te acordás el nombre o algún dato, dejalo acá :P
    respecto de cuándo va a probar lisa al bebé... no te preocupes que esta serie es muy sacada, todo puede suceder, jajaja!

    ALEONIDAS (y a cualquiera nuevo en blog)
    Bienvenido, primero. Y gracias!
    para recibir los relatos que van por mail seguí las instrucciones de este link:

    http://rebelde-buey.blogspot.com.ar/2013/01/relatos-x-mail.html

    igual, por mail te lo explico.

    VIKINGO MIRÓN:
    voy a enviar los comics como adjunto en la próxima entrega de esta serie (JUNIOR 2) o directamente les haré traducción y los publicaré en el blog. habrá que ver cómo ando de tiempo.
    los mini comics de esta saga son muchos, desgraciadamente muy cortos, pero afortunadamente ultra morbosos. y voy a utilizar todas y cada una de esas historias, haciéndolas más complejas y más profundas, porque los personajes dan. y cuando se terminen los mini comics, inventaré algo, así que habrá morbo para rato, jajaja!!

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Muy buno, Rebelde.... mucho morbo en esta historia y mucho humor. Excelente como siempre!

    ResponderEliminar
  14. Lo maximo! ya quiero saber como la mama sigue AVOCANDOSE a su nuevo hijo jajaja!
    LO MAXIMO TUS HISTORIAS!

    ResponderEliminar
  15. hola rebelde... es la primera vez que escribo... la verdad que me has sacado muchos orgasmos con tus relatos, es inevitable comenzar a leerlos y no tocarme. Quiero más!!!. Este relato es una gran fantasia que tengo. Que alguno de mis amantes negros me preñen y nazca un niño negro muy vergudo. Asi cuando tenga 16 o 17 lo enseño lo bueno de su mamá!. jeje. como hago para recibir tus relatos completos papi?. Saludos Nadia. Nanyinfiel69@hotmail.com

    ResponderEliminar
  16. Increible. nO SE DE DONDE LO SACASTE PERO PINTA DEMASIAAADO BIEN fELICITACIONES

    ResponderEliminar
  17. Muy buen relato, “Qué bien pajea, qué buena mano tiene... ¡¡Y qué cornudo voy a hacer al marido!!”. Nada mas por decir. A esperar el siguiente. Salu2 Manugares

    ResponderEliminar
  18. como siempre un relato superior, lleno de morbo y humor, ya espero el proximo que seguro sera una grata sorpresa

    ResponderEliminar
  19. Chequea algunas versiones de este comics, pero iba muy a lo bruto, como que co tu descripcion va entendiendose la version grafica.
    Saludos. continua asi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que son versiones distintas. en el comic, el negro planea hacerse pasar por bebé y se ponía en la canasta él solo. no era preso ni sucedía en los 60s.
      la versión mía necesariamente tenía que ser más verosímil. en el comic no hace falta, el delirio inverosímil le queda gracioso, pero en un relato podía quedar ridículo.
      =)

      Eliminar
  20. licurgo el espartano30 de enero de 2013, 13:46

    Qué hermosa secuencia la de la paja al negro; cuando la atorranta se relame el semen de los labios sin darse cuenta. Por otra parte, si bien es cierto que aclarás algo sobre los cambios en el comic, también sería mejor que la historia estuviera adaptada al contexto de situación (por el lenguaje, básicamente, del negro; que suena demasiado "porteño". Saludos

    ResponderEliminar
  21. Buenísimo esta nueva seria, de verdad que la entrega por parte y la estructura por capítulos crean un suspenso que añade emoción a la lectura, que no es que le haga falta. ME gustan mucho estos personajes y me parece que la situción da para mucho como efectivamente planeas según leo y me alegra, otra grande maestro, saludos

    Hielo Negro

    ResponderEliminar
  22. Me ha encantado, Rebelde. No me esperaba para nada un relato de este tipo y me ha dejado con ganas de más. Desde las frases de ayudarle en todas sus necesidades hasta la actitud del cornudo.

    La idea da para mucho, mucho. Conocía los comic, pero en relato son siempre mucho mejor.

    Gracias por darnos un relato como este.

    ResponderEliminar
  23. Me enganché de nuevo... que buena la del negro hecho bebé!!!! frescura sobre todo, y la onda de madre e hija está para relamerse.

    Gracias Rebelde!

    PI

    ResponderEliminar
  24. muy bueno ¡¡¡ me podes pasar el nombre del comics ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no tengo un ADMIN en mi base de datos. ¿sos CHABO?

      Eliminar
  25. Buenísmo, muy gracioso además, me encantaría leerlo completo al igual que mi novia es una atorranta 6, mi mail es matiaser78@hotmail.com

    ResponderEliminar
  26. Gracias por enviarme el relato rebelde que gran introduccion me encanto, me encantaria recibir todos tus relatos anteriores como lo puedo hacer? Tengo que comentar en todos? Disculpa pero aun no me queda claro esto

    ResponderEliminar
  27. muy bueno, tenes una imaginación barbara,pero la mina del comics es negra

    RESPUESTA REBELDE: gracias, anónimo, pero debés estar confundido de comic. la mina es rubia, ex cheerleader, tetona y hueca como en el relato. ya vas a ver cuando traduzca y publique el comic =D

    ResponderEliminar
  28. Voy a llevar un poco la contra de la mayoría de los comentarios, y decir con franqueza que no me gustó mucho. Obviamente la narrativa y el morbo es bueno, pero no me prende una historia tan absurda, prefiero las que tienen tintes reales, como "semana negra" o "éramos tan pobres"

    Saludos maestro, y ojalá haya una continuación del éramos tan pobres.

    ResponderEliminar
  29. Qué buen toque de humor y morbo!!
    Realmente sabes manejar el tono picaresco y juguetón de las cosas. Un relato en el siglo 17 en españa estaría bueno.
    Podría ser las aventuras maritales del lazarrilo de tormes jejejeje. Si lees la última parte termina siendo un cornudo consentido.
    Dónde podría encontrar el comic que te inspiró?.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  30. MIGUEL:
    efectivamente, el reverendo aparecerá más adelante, lo mismo que otros personajes cuyos nombres también tienen la palabra "cock" en sus nombres, jajaj!!

    NANY INFIEL:
    jajajaj!! sos una zarpada!!!

    XSECRETOAR:
    ya lo vas a conocer, no te preocupes ;-)

    JOCARUME:
    es que son versiones distintas. en el comic, el negro planea hacerse pasar por bebé y se ponía en la canasta él solo. no era preso ni sucedía en los 60s.
    la versión mía necesariamente tenía que ser más verosímil. en el comic no hace falta, el delirio inverosímil le queda gracioso, pero en un relato podía quedar ridículo.
    =)

    LICURGO ESPARTANO:
    uy, qué macana! porque el lenguaje del negro está hecho así a propósito. lo que busqué fue hacer un juego de lenguajes dentro del relato (o más allá del relato) que es el siguiente: que los personajes "inocentes" tengan un lenguaje más formal y naif, y los personajes más turros (los machos) tengan un vocabulario grosero, coloquial y sacado y fuera de ese tiempo (los 60s).
    lo divertido para mí, y en definitiva la premisa, es que ambos lenguajes opuestos convivan armoniosamente, que al lector le resulte natural, o al menos, no le haga ruido.
    no lo logré con vos, evidentemente. espero que con los demás lectores, sí.
    pero es por toda esta explicación, que este quiebre del lenguaje seguirá, ya qu es parte del adn de la serie =(

    HIELO NEGRO:
    creo que da para mucho, como vos decís. hay varios capitulitos del comic, y yo agregaré otras historias. de todos modos, tené en cuenta que, como todas las series, los episodios tienen todos como una huella a seguir, un foco, que en este caso es "cómo los deseos, enmascarados en la inocencia extrema, y utilizándola como coartada, permiten a extraños que los corrompan (aunque tengan que mirar para el costado para mantener la costosa inocencia)".
    ya lo vas a ir viendo.

    CUERNO BETA, MANUGARES, HARI:
    gracias, gente!! espero poder seguir con más relatos de este estilo (bueno, y de los otros estilos también, jejej)

    ALTAIR:
    gracias, amigo!! el comic y el relato son diferentes. básicamente porque son diferentes medios. un relato igual al comic hubiera quedado ridículo. para sostenerlo mejor le hice varios cambios que, creo, para el relato, le vienen mucho mejor (cambio de época, la imposibilidad del cornudo de darle un hijo a su esposa, los prejuicios sobre adoptar a un niño negro, etc.)
    me alegra que te haya gustado!!

    PI, ADMIN / CHABO, MATIASER 78:
    pues a comentar alguno de los relatos de la sección RELATOS COMPLETOS, de la columna de la derecha!! ;-)

    ANÓNIMO:
    sí, la historia es absurda por completo. es parte de "la gracia" de la serie. en general con las historias humorísticas sucede eso, que son más delirantes. como con MI NOVIA ES UNA ATORRANTA: ningún novio puede ser tan estúpido como Cornelio.
    pero por suerte en el blog voy y vengo con relatos de temática variada, acá entra todo y seguramente algún próximo relato se ajustará más a tus gustos.

    EROS:
    no creo poder hacer un relato de picaresca en el siglo 17. me llevaría un tiempo de investigación que desgraciadamente no tengo. a duras penas si pude irme a fines de los 60, jajaja!!
    respecto del comic, es muy viejo y lo levantaron de su página oficial, pero yo tengo una copia y lo voy a traducir y enviar por mail junto con Junior 02.
    EROS: por cierto, tu mail me rebota, no me dejó enviarte JUNIOR 01. ¿lo recibiste igual en otra dirección de mail? por favor házmelo saber así te lo envío o corrijo tu mail. gracias.

    ResponderEliminar
  31. Huy, no se que pasa, no veo publicado mi comentario anterior. Lo repetiré, más o menos.
    Me ha encantado este relato, sobre todo la facilidad que tienes para sacar plata de donde parece no haber. Muy bueno como siempre. Saudiños
    alda48@hotmail.com

    ResponderEliminar
  32. lili ardiente

    lilisanchezmelo@hotmail.com

    Hola rebelde desde colombia

    me fascino tu relato y quisiera ser la protagonisdta y poder filmar la pelicula ofrezcome para ser actriz !!!! me encantan todas tus ideas

    no te olvides de mi y enviame el relato completo por mail

    muuuuuuaaaaa

    lilisanchezmelo@hotmail.com

    ResponderEliminar
  33. luizer: je je je "a todas sus necesidades...." esta muy buena la serie espero q la historia continue man!!!! ademas estoy esperando con ansias mas de la serie mi novia es una atorranta..... creo para mi una de tus mejores obras !!!

    ResponderEliminar
  34. Magnifico relato. Este si me encanto por la calidad de la trama y bien logrado de los personajes.

    ResponderEliminar
  35. hola!
    como siempre excelentes tus relatos!!

    edgardo
    efu.arg67@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  36. Excelente el relato, con muchísimo potencial teniendo en cuenta los nuevos caminos que estuviste tomando en los últimos relatos (un toque de homo en tanta ensalada de morbos), así que espero y creo que habrán por lo menos tres entregas más.... Que placer la lectura!!

    Te felicito nuevamente por tal genialidad de relato...

    -- juancho

    ResponderEliminar
  37. Es increíble lo morbosa que es tu imaginación!!! Sigue así!!!

    ResponderEliminar
  38. La verdad que el relato promete futuras satisfacciones para todos empezando por la dichosa y feliz esposa.

    ResponderEliminar
  39. EXCELENTE COMO SIEMPRE ESPERO PODER CONTAR CON EL RELATO COMPLETO!!
    SABRINADEA2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tenés que dejar acá o mandarme tu dirección de mail a mi mail, sino no puedo mandarte nada :·/

      Eliminar
  40. ALDAN 48:
    desde algunos smartphones no se puede comentar. en los últimos relatos agregué, al final del mismo, un link rojo desde donde sí se puede comentar.

    LILI:
    ¿qué película?? como sea, no es una mala idea hacer una peli casera sobre cuernos, con alguna de las historias de este blog y todos nosotros como protagonistas. ¡lo difícil sería que no salgan nuestras caras!!!
    ¿hay corneadores entre los lectores, o somos todos cornudos o putitas?

    CUCKOLDMEX, EDGARDO, TOROMAN:
    muchas gracias, amigos!! van a venir más historias de esta serie!!

    JUANCHO:
    tengo planeadas muchas más de tres entregas. el comic, ya de por sí me ofrece unas cinco ideas, aunque con el "bebé" mucho más "grande", lo cual va a hacer qu tenga qu adaptar bastante.

    SABRINA DEA2:
    tenés que dejar acá o mandarme tu dirección de mail a mi mail, sino no puedo mandarte nada :·/

    ResponderEliminar
  41. Esta bueno el inicio, ese morbo de tanta inocencia llega a lo aberrante de la ignorancia, esperemos a ver que dice el reverendo sobre el caso... Gracias

    Lo dejo doble, porque me mando a otro lado, la emoción en la lectura, le pique por otro lado, jejej

    ResponderEliminar
  42. El relato me recordó esa peli... "Chiquito pero peligroso"... quizá haya algún vínculo entre el cómic y ésta jeje.

    Deliciosa la actitud de Brenda. ¡Eso de ofrecerle el culo a su marido y quedarse dormida! Y aquello de negarle sexo so pretexto del "bebé" Ja ¡toda una dominatrix latente debajo de esa buena mujer!

    Me da curiosidad el cómic, qué bueno que lo compartirás en la próxima entrega. Quedaré al pendiente.

    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  43. Mi nuevo correo es:

    elplacersensual@gmail.com

    Añádelo a tu lista por favor.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  44. Me encanto. Me parece que la esposa no es tan inocente como aparenta. Ya hasta la hija se perfila igual que su mama. Cazadora072

    ResponderEliminar
  45. solapa27;
    excelente rebelde, mezclas la divertido con el morbo con una facilidad sin distraer al lector... quisiera saber como termina......ah y por favor si podrias enviarme tambien "dame un segundo cap29" mi correo es angelnazc27@hotmail.com

    ResponderEliminar
  46. Pues tiene buena pinta..
    grion22@yopmail.com

    ResponderEliminar
  47. Muy bueno!! Espero mas capítulos de esta historia!!
    Marolio_1@hotmail.com

    ResponderEliminar
  48. Acabo de darme cuenta que mi comentario fue "anonimo". (puse q no me gustó, prefiriendo temáticas como semana negra o éramos tan pobres.)

    firmo para que me llegue al correo el próximo relato (no quiero perderlo!!)

    luisrenato32@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar
  49. Como siempre Rebelde.. me pongo de pie y me quito el sombrero.. Bravo.. que gran relato, tiene de todo, humor , aventura ( con aquello del escape de prisión), y algo de morbo.. :).. Excelente trabajo, ya eres lectura obligada cada quincena.

    Saludos

    mchingon@gmail.com

    ResponderEliminar
  50. TAURO FELIZ:
    jajaj!! ciertamente el exceso de inocencia me encanta!! y el reverendo va a opinar, eso seguro!! (aunque si respetara el comic, el reverendo no opina sobre esto, pero su relación con Brenda y Jimmy daría para otra mini serie =P

    SLMEX:
    tenés razón!!!!! y por los años de la peli y del comic, seguro el dibujante se robó la idea de la película.
    (ahora me siento mejor, por eso de que "ladrón que roba a ladrón, tiene 100 años de perdón", jajaja)
    respecto de que Brenda se quedó dormida, no fue de mala, es que el cornudo no podía arrancar nunca.
    y por último, respecto del comic, no creo que vaya a tener tiempo de traducirlo y hacerle los globitos. calculo que lo mandaré así en inglés como está. veremos.

    EROS:
    hecho :)

    CAZADORA 72:
    exacto, no es tan inocente como parece. eso lo cambié un poco del comic ;-)

    LUIS RENATO:
    ya estás en la lista, amigo!

    M CHINGON:
    últimamente ando con muchas ganas de escribir una aventura, pero no consigo imaginármela como típico relato cuckold. en general las aventuras con porno quedan (a mi gusto) flojas, como relatos a medio camino, sin llegar a ser una cosa ni la otra.

    ResponderEliminar
  51. Excelente! Un morbazo... mucho humor... mucha calentura interracial. Espero las próximas entregas!!! :-)

    ResponderEliminar
  52. Hola
    Me encanta como empieza esta serie!!
    Lo que mas me gusta es como vas marcando el crecimiento de la putez y el deseo de cornear al marido!! desde un amor de madre a un deseo sexual desenfrenado y placer por humillarlo!!
    Gracias
    davidav3@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  53. me gusto la vuelta de rosca que haces con el tema de la inocencia/putes de la mujer del cuerno .

    ResponderEliminar
  54. Hola, no sé si alguien ya lo menciono, pero por la descripción el dibujante del cómic no puede ser otro que "SMUDGE" quien se especializa en ese tipo de temáticas. Prueben buscar Smudge interracial en google para encontrar varias de sus imagenes. dalek.gog@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siiiiiii!!! es ése. en realidad, ¿Smudge no es el sitio? Yo creo que es el sitio, porque ahí mismo en Smudge hay otros autores, y los comics de Brenda la Tetona no llevan firma. pero ahora me hacés dudar.
      Igual, por lo que estuve viendo, los comics de Brenda los quitaron :(

      Eliminar
    2. http://alturl.com/z2amu es un sitio con varios de sus comics, aunque no hay trabajos nuevos. Ojala te sirvan de algo. Ojala pudieras mandarme el mas nuevo relato. Gracias de antemano.

      Eliminar
  55. Habrá que ver que es capaz de hacer esta mamá por su niño...;-)

    Fdo: Pepe Pin

    ResponderEliminar
  56. Muy bueno el relato.
    mmgmm@hotmail.com.ar

    ResponderEliminar
  57. Muy buena la historia
    Excelentes los pensamientos del personaje
    No imagino por donde sigue la historia, espero ansioso la segunda parte

    Epaviejo

    ResponderEliminar
  58. Muy bueno y original, jeje...

    daaybar@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  59. Muy bueno

    raurau19@hotmail.com

    ResponderEliminar
  60. Muy bueno esto relato
    Mi mail: cacobel4@gmail.com.br

    ResponderEliminar
  61. Realmente sou brasileiro, y a mi me encantou estorelato

    ResponderEliminar
  62. solapa 27:
    gracias rebelde, muy divertido.. las escenas lo describes tan bien que pareciera que estuviese ahi obsevado todo... especialmente ver a la madre adnegada hacerle llegar a su bebe frente a su cara..jajaja muy buena

    ResponderEliminar
  63. muy divertido este relato algo vaciado como decimos en mexico pero muy erotico y bien nadarrado ya quiero leer el segundo gracias mi amigo

    nota: cuando estaba leyendo el relato me imaginaba ecenas extras como el manoseo del pequeño junior a su nueva mami enfrente de algunos vecinos, en el carro o en alguna situacion morbosa en donde la pobre madre sustituta no puede evitar fuego entre sus piernas mientras el pequeño junior hace de las suyas y la pobre madre y padre no pueden hacer nada para guardar las apariencias bueno esas y otras ideas me llegaron mientras lo leia

    atte: the sir

    ResponderEliminar
  64. Excelente!!! rebelde buey!!!!! ahora voy por dia de entrenamiento 1 Gracias!!

    ResponderEliminar
  65. Siempre dando algo más en cada relato. Y la continuidad con negros lo hace todo muy excitante.
    Espero Día de Entrenamiento con ansiedad!
    Paupk@hotmail.com

    ResponderEliminar
  66. Esta muy bueno.. tiene un toque divertido y muuuy caliente! me encanto.
    Mas relatos por favor!! ja ja!
    ferchu_0@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  67. Como siempre en tu linea de excelencia Rebelde, gracias por escribir, yo he visto le comics, pero en tus lineas se dispara mas la creatividad del que escribe como del que lee, excelente, lo espero completo....

    ResponderEliminar
  68. Hola Rebelde:
    Ya creo que te han dicho todo lo bueno que hay que decir, sobre este relato, créeme a mi no deja de sorprenderme tu calidad relatora, es excelente, a mi me gusta mucho el comics, pero el relato esta espectacular, yo lo leo y me imagino todas las escenas con los personajes,
    Espero con ansias la segunda parte, un saludo…
    Atentamente,
    Carlos Figueroa

    ResponderEliminar
  69. Rebelde!!!!!!!!!!
    Como darte las gracias por tanta lectura de calidad jajajaja hacia tiempo que no entraba en pu blog y me encuentro con varias sorpresas.
    Me gustaria recibir este relato, por los post se ve que esta re bueno. espero haber comentado bien.
    Mi correo es miguel-parra83@hotmail.com espero me lo envies y poder comentar con los muchachos este relato desde ya gracias

    ResponderEliminar
  70. De nuevo felicitaciones!!!
    Muy bueno rebelde me gusto mucho
    Sigue así!

    ResponderEliminar
  71. Mas que para comic...PARA ANIMACIÓN ESTÁ ESTE LUJITO DE RELATO!!!

    carlos nava

    carlosnava57@hotmail.com

    ResponderEliminar
  72. Rebelde Buey, eres el maestro de la nueva literatura erotica, que como no podia ser de otra forma, esta en formato blog.

    Grande!

    cons_marcos@hotmail.com

    ResponderEliminar
  73. Master!!! muy bueno!!! gracias por la lectura completa.
    Dan ganas de leer mas y mas!!

    ResponderEliminar
  74. mmmmmuchas gracias rebelde soy pauli otra vez me encanta la forma que tienes de contar besitos y espero regibir la continuacion

    paulaygaby@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  75. buenisimo!!!!
    Rebelde esta rebuena esta historia, estamos esperando la siguiente. Nos podes enviar DIA DE ENTRENAMIENTO???
    Miguelitro desde Chile

    ResponderEliminar
  76. Perdón por la demora del comentario! Esta genial y estoy ansioso por leer las siguientes partes.
    Gracias!!

    ResponderEliminar
  77. està lindo el relato me gustarìa recibirlo mi correo es sharavalles@hotmail.com

    ResponderEliminar
  78. perdon con la demora , pero todos son demasiados buenos , la verdad ... morbo a full

    ResponderEliminar
  79. paulacasada me encanto este relato por favor envienme el siguiente
    paulaygaby@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  80. Me gusto mucho tu relato, creo que la transformacion de brenda pone muy calientes lascosas. Otra cosa, ¿ se debe sobreentender que Lisa no es hija de Jimmy? lo digo por: "¡Claro que será tuyo! ¡No deja de ser tuyo porque no lo hayas engendrado con tu semilla! ¿Qué dice la gente de Lisa?" si es asi, me encantaria conocer el momento en el cual Jimmy se de cuenta de esto, y mas aun porque creo que brenda quedara embarazada de Junior. Gran relato. CARLOS CACERES.

    ResponderEliminar
  81. Muy buen relato, se pasa de cornudo el marido y el detalle de la hermanita saboreando la lecha del negro excelente.

    ResponderEliminar
  82. Muy bueno me encanto el relato

    ResponderEliminar
  83. Es muy Bueno..y me gusta porqe muestra las excusas o mentiras que uno se hace aveces porr placer...

    Alec

    ResponderEliminar
  84. Ya se me patio la vega no puedo esperar a ler cómo se la cojera

    ResponderEliminar
  85. Gracias por mandarme este gran relato, me gusta especialmente la batalla interna que trata de librar (sin éxito) Brenda, como va cediendo a sus necesidades y la participación de Lisa. Me parece que hay material para una gran serie, me sumo a los que sugieren algún episodio con acción en lugares públicos o en presencia de amigos/familiares que queden tan fascinados como nosotros. Tal vez la presencia de un amigo de Jimmy que ya lo haya hecho cornudo y cierta rivalidad con Junior podría funcionar. Gracias nuevamente!!
    Triko

    ResponderEliminar
  86. Hola Rebelde amigo,
    Me leí tu relato Junior, me pareció genial, yo he visto la película pero tu relato simplemente ha convertido una comedia en el relato mas caliente de Brenda que he leído, me he visto todos sus comics, pero saborear la lectura le da otra perspectiva, somo ir viendo una película teniendo ya en nuestra mente los protagonistas, excelente Rebelde, por favor envíame la segunda parte y a tercera y la cuarta ja ja ja,
    Un abrazo
    Luis

    ResponderEliminar
  87. muy divertido ybuen relato, mandame el otro y los demas que tengas
    el de eramos tan pobres 3 meencantaria ver en que continua
    liberalsex30@hotmail.com

    ResponderEliminar
  88. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  89. muy entretenido y con un monton de posibilidades

    quisiera la continuacion de "junior 2"
    mario05266@hotmail.com

    ResponderEliminar
  90. Muy buen relato al igual que todos los que estan aqui cada ves me impresionas mas y me dan ganas de pasar por algo asi
    salu2

    ResponderEliminar
  91. Excelente relato, llevas con con maestria el morbo total, de una mujer insatisfecha para perderse en l laberinto de la lujuria,

    Para mi la mejor parte es en el momento en el que Brenda empieza a masturbar a Juniior frente a Lisa.

    Por favor envía la continuación 2 y 3 a mi correo
    condedracula74@hotmail.com

    ResponderEliminar
  92. wow, excelente relato. Me gustó que todos sean tan ingenuos, en contraste con la vivacidad de Junior. Un relato con muchas y muy morbosas posibilidades.

    ResponderEliminar

Se publica el 1 de Octubre

Se publica el 1 de Octubre
Las cosas se ponen cada vez peor para la Turca y el Poroto... Bueno, sólo para el Poroto.