Lanzamiento oficial del blog FULL: 1 de Agosto
Prelanzamiento: Ahora

jueves, 24 de diciembre de 2015

La Juventud de Don Brótola I

Uno: Doña Juana (VERSIÓN 1.0)

Por Rebelde Buey


1970.
Golpeó palmas y entró a la casa sin esperar permiso. Estaba ansioso: desde que le había visto las tetas a doña Juana no hacía otra cosa que pensar en eso y buscar cualquier excusa para volver a verla. Entró al comedor y cruzó hasta la cocina, y allí la encontró.
—Doña Juana —titubeó. El corazón se le aceleró y festejó su suerte con una sonrisa. Doña Juana estaba amamantando a la bebita, y los pechos redondos y enormes como pelotas se ofrecían generosos. Uno, el que chupaba la bebita, estaba desnudo.
Doña Juana sonrió. Era la tercera vez en la semana que este chico venía a su casa con pretextos tontos, justo a la hora que la Martita tenía que tomar la teta. Se sabía dueña de un cuerpo voluptuoso en general, y de unos pechos que eran la fiebre de casi todos los hombres del pueblo. Y notaba —porque no tenía un pelo de zonza— que ese chico la deseaba incluso más que su propio marido, que hacía ya como dos años que no la tocaba. Se desprendió como casualmente un botón de la blusa, en el escote, y el pecho cubierto se mostró un poco y acomodó su gravedad. El chico sería muy chico, se dijo Juana, pero era muy buen mozo y se le notaba un bulto importante cada vez que se quedaba parado ahí, mirándole las tetas.
—¿Qué te trae hoy por acá, Brótola?
El Brótola, como se lo empezaba a conocer, carraspeó para decir algo y se frenó cuando doña Juana cambió de pecho a la bebita. Fueron apenas unos segundos, que bastaron para ser la imagen más sensual que el chico había presenciado en su vida. Doña Juana quitó a la Martita del pezón y el pecho quedó descubierto por completo, con la punta gomosa y dura en erección total, brillosa de baba y rosada de roce. Doña Juana no guardó su pecho para liberar el otro; así como estaba se abrió el corpiño y desnudó el segundo seno. El Brótola juraría que la vieja se estaba demorando a propósito, pero quién sabe. La mujer, una hermosa señora de cabello castaño oscuro, de 36 años, con más curvas que el viento, y de la que se rumoreaban muchas cosas en el pueblo, quedó entonces con los dos pechos desnudos y se demoró un minuto en hacer el cambio. Recién cuando la bebita ya succionaba con entusiasmo, la mujer guardó —muy lentamente— la primera teta en el corpiño.
El Brótola vio que después de la maniobra medio pezón le quedó al descubierto, que el escote no terminaba de ocultar el corpiño, y que doña Juana lo miraba con una cara extraña, de fin de espera, la misma cara que le había visto a las chicas de la ruta con las que él había debutado.
—Vine… Vine a ayudar… —dijo al borde del tartamudeo—. A cortar el pasto, a lo que necesite…
Doña Juana lo evaluó, y los ojos se le fueron sin el mínimo disimulo al bulto del muchachito.
—Yo no necesito ninguna ayuda… —A su vez, el Brótola no quitaba la vista de los enormes pechos semi desnudos de la matrona—. Si alguien necesita ayuda en esta casa es mi marido…
El Brótola tragó saliva.
—¿Su… su marido…?
Doña Juana rebotó la cabeza de la beba sobre su pecho, para animarla a tomar más. Con el movimiento del brazo, casual o no, el escote se le corrió peor y la otra teta quedó aún más visible.
—Aunque no sé si vos podrás ayudarlo…
El chico miró la redondez de esas mamas y se le paró por completo. Parecían infladas con el aire de la estación de servicio.
—¡Lo que sea, doña Juana! ¡Yo ayudo con lo que sea!
—Viste los rumores que hay sobre mi marido… —El Brótola sabía, pero negó con la cabeza—. Que la tiene… —Hizo un gesto con dos dedos casi tocándose en señal de insignificancia— Y que no… me atiende bien…
—Que no la… —El Brótola tragó saliva de nuevo—. No tenía idea, doña Juana.
—Que hace más de dos años que no me toca…
—¿Más de dos años? ¿Y la beba…?
Doña Juana quitó a la Martita de su pecho y el pezón rojo y parado quedó al descubierto. El otro pecho, salido a medias del escote, también mostraba medio pezón desnudo.
—Se rumorea en el pueblo que mi marido es un flor de cornudo, Brótola. ¿Podés creerlo?
La bebita fue a dar al hombro izquierdo de la mujer, para que haga el “provechito”.
—N-no, señora… Su marido parece decente…
—Es que no me toca hace dos años… y una mujer tiene necesidades, ¿entendés?
Doña Juana giró su cabeza hacia su hija y abrió sin querer las piernas. Estaba vestida con una especie batón para diario, abotonado, liviano, que terminaba en una falda por la rodilla. El Brótola advertía ahora que la falda estaba muy levantada, prácticamente como una minifalda.
—Creo que la entiendo, doña Juana…
—¿Lo podrás ayudar… con todo lo que él no puede…?
—Y… si es para ayudarlo, sí, señora…
Doña Juana cargó a su hija sobre el hombro, le palmeó la espaldita y se puso de pie. El camisolín, además de cortito como una mini, era ajustado en la cintura, y la hacía muy sensual, haciendo hervir la sangre de quien la viera. Llevó a la bebita a acostarse y cuando se dobló por sobre la cuna, el ruedo de la falda se le subió y le dejó medio culazo al descubierto. ¡Y por Dios qué culazo! La bombacha se le había metido entre las nalgas hasta desaparecer, y amanecía nuevamente más abajo, abultándole la concha.
—No vas a creer todo lo que dicen de mí, ¿no?
—No, señora… —El Brótola no podía quitar los ojos de la conchita atrapada en esa tela tan tirante—. ¿Qué dicen?
—¡Que soy una puta, Brótola! ¡Que soy un tremendo pedazo de putón cósmico!
La mujer seguía acomodando a la beba, de pronto doña Juana calló. Miró con mucha ternura a su hija.
—Se durmió… ¿No es un ángel, la Martita?
El Brótola casi no había registrado a la beba, solo tenía ojos para esas dos cabezas de enano que la mujer tenía por tetas.
—¿Te la imaginás en unos años, cuando sea toda una señorita?
El Brótola no podía atender otra cosa que los pechos de la vieja.
—Vení —le dijo doña Juana, y tomó al muchacho de la mano y lo condujo a la habitación matrimonial.
No imaginaba que unos pocos años después desfloraría a esa bebita, a espaldas de su novio Alcelmo, el chico que había dejado alrededor de la casa.


Con tan solo diez años el Alcelmo ya era muy despierto. Los mayores incluso apostaban sobre seguro a que de grande sería el terror de las mozas, un picaflor empedernido como su padre, capaz de voltearse a todas las chinitas del pueblo, incluso a las casadas. Y seguramente así hubiese sido, si aquella tarde no se hubiera juntado con el Brótola. Si no hubiera ido a lo de doña Juana. Pero especialmente si no se hubiera asomado a la ventana de la habitación para ver aquello que cambiaría su destino. Porque el Alcelmo lo seguía seguido al Brótola, y cuando se cruzaron en el cruce y el muchacho le dijo que si quería ver un buen par de tetas que se viniera con él, pues el Alcelmo se le pegó a los talones de inmediato. Le ordenó el Brótola: “Vos te quedás afuera y si viene el marido de la Juana me chiflás”. El Alcelmo asintió con la cabeza aunque no sabía chiflar; no le importaba, lo único que quería era asomarse por alguna ventana y espiar las famosas y enormes tetas de la vecina.
Y ahora la veía. Sobre la cama. Doña Juana, la mujer más voluptuosa y sensual de todo el pueblo. Pero también veía al Brótola.
El Brótola estaba acostado boca arriba, con expresión de sorpresa y goce, y doña Juana se había sentado sobre él, por la cintura, con una pierna a cada lado del chico. Desnuda como vino al mundo. Subía y bajaba sobre el muchacho, cabalgándolo, y gemía y jadeaba llena de deseo. Alcelmo nunca había visto una mujer desnuda, mucho menos en menesteres como aquél. Ni siquiera en fotos o revistas. Esta era la primera vez, y el impacto de la imagen, sumado a que sabía que doña Juana estaba casada y con una beba, le sacudió el bajo vientre y el alma.
—¡Por Dios, qué mujer! —se dijo viendo los pechos de doña Juana estrujados por el Brótola, mientras ella subiendo y bajando con la mirada clavada en el techo.
La ventana estaba abierta por el calor, y las cortinas protegían la intimidad del cuarto y el fisgoneo furtivo del Alcelmo.
—Sí, Brótola, síííí… —escuchó con claridad— ¡Yo sabía que tenías tremenda pija! ¡Yo sabía…!
Ahí el Alcelmo vio qué cosa se estaba cabalgando la vieja. Y no pudo menos que sentir un pinchazo de envidia. El Brótola tenía una poronga del tamaño de su antebrazo. Era anchísima, se notaba a simple vista, y muy larga, aunque eso no podía precisarlo porque doña Juana se levantaba hasta un punto indeterminado de la verga y se volvía a dejar caer sobre la misma.
El Alcelmo pensó en lo que él mismo tenía entre sus piernas, que en comparación no era nada, o menos que nada. Y se dijo que era porque él aún era más chico, que de seguro a la edad del Brótola la tendría igual de grande, o más.
—¡Qué pedazo de verga, pendejo! —recitaba doña Juana—. ¡La tenés diez veces más grande que el cornudo!
Ahí el Brótola se congeló al borde del susto.
—¿Y si viene su marido, doña Juana?
La mujer detuvo su cabalgata, recuperó el aliento, y el Alcelmo la escuchó bien clarito:
—Brótola, te movés bien y tenés una pija de caballo… —Doña Juana se desmontó del vergón y le hizo un ademán al Brótola para que se saliera de su posición—. Pero te falta maldad, chiquito… Si el cornudo viene no pasa nada. Para eso es el cornudo.
—Es que… ¡su marido me va a matar!
—No te preocupes, bebé, yo te voy a enseñar cómo hay que tratar a un cornudo —Se acomodó sobre el colchón, arrodillada, y tiró el tordo hacia adelante, dejando el culazo bien entregado al muchachito—. Te voy a enseñar a ser un buen macho hijo de puta, el mejor, y a tratar a una puta como se debe... Con esa verga y mis consejos —Doña Juana ensalivó el cuerito y la pija del Brótola, y le indicó que se pusiera detrás de ella—… en un año todas las casadas del pueblo van a hacer fila para que te las cojas…
—Si perdonan cuando sus mujeres los engañen… no se merecen que se las cojan… cogerlas…
Aún estaba verde, el chico, pero algo de lo que había dicho doña Juana le disparó una chispa, un gustito por la maldad. Buscó en los ojos de la mujer una aprobación de lo que había dicho. Doña Juana sonrió.
—Ese es el espíritu…
Y el Brótola apoyó la cabeza de su verga de potrillo en el agujerito y comenzó a empujar.


—¡Juana, por el amor de Dios, otra vez no!
La cogida lo había obnubilado de tal forma que el Alcelmo no advirtió el paso del tiempo, ni que don Gracioso, el marido, había ingresado a la casa, y ahora a la habitación. Estaba ahí parado en traje y corbata, y con un maletincito ridículo en una mano.
Brótola había detenido su bombeo. Tenía a doña Juana acostada en la cama y dándole la espalda, culo en punta con una almohada debajo para que el chico la penetrara más hondo. La verga del Brótola era tan ancha y larga que solo bombeaba el culito dilatado hasta la mitad de la pija.
—¡No pares, Brótola! —gimió ella mordiéndose los labios—. ¡Seguí bombeándome el culo que ya casi estoy!
—Pero don Gracioso…
La mujer giró el rostro y miró en dirección de su esposo, que los miraba con expresión de horror.
—¡Es el cornudo, bebé! ¡No le corresponde decirte nada!
El Brótola, que tenía la verga igual o más dura que antes, retomó el bombeo con timidez.
Don Gracioso se acercó un paso y se plantó a un lado de la cama.
—Lo que no corresponde es que cada vez que vuelvo del trabajo te encuentro en casa, clavada por un tipo.
Alcelmo observó cómo el Brótola normalizaba el bombeo dentro del culo de doña Juana, ahí, ante los ojos del cornudo. Un hormigueo inexplicable le recorrió el pitito.
—No seas exagerado, mi amor, es sólo cuando te vas de viaje… ¡Ni que yo fuera una puta!, ¿no, Brótola?
El Brótola, que tenía tomada a la mujer de las nalgas mientras enterraba verga en el cuerito, balbuceó:
—Cla-claro, doña Juana… Usted no es una puta…
—Juana, no lo quieras involucrar al chico en tus jueguitos…
Con la indignación, el pobre hombre agitaba el maletincito flaco en su mano.
—¡No es un chico, mirá la pija que tiene! Mostrale, Brótola.
El Brótola retiró la verga hasta la punta, dejando solo medio glande en el culito de la mujer.
—¡Carajo! —exclamó Gracioso, con preocupación y envidia.
—Nene, clavá… —jadeó doña Juana—. Mostrale al cuerno cómo se debe coger a una mujer. ¡Decile!
El Brótola dudó un segundo, luego se afirmó con sus manos en el culazo y se acomodó para clavar con todo.
—¡Mi-mire, señor… mire… emmm… cómo se la entierro…
Doña Juana giró hacia el chico, mucho más seria de lo esperado.
—Nada de señor, Brótola. Es mi marido, ¿entendés? Es menos que un trapo de piso. Es el cornudo.
—Juana, no le enseñes esas cosas. ¡El chico todavía me respeta!
—Decile “cornudo”, Brótola… Tratalo como se merece.
—Juana, no me hagas esto, por favor…
—Decile “cornudo”, vas a ver que no pasa nada… No es hombre para enfrentarte…
El Brótola miraba alternadamente al hombre y la mujer. La situación era rara aunque más raro era que él tenía a doña Juana desnuda para sí, debajo suyo, con media pija adentro, y el marido ni había amagado pegarle.
—Cornudo, mirá —dijo el Brótola. Pensaba que el otro reaccionaría mal, y sin embargo el pobre tipo se quejó con su mujer.
—¡Juana, me está diciendo cornudo!
Juana sonrió satisfecha y hundió su rostro en la almohada.
El Brótola clavó la verga todo lo que pudo y la aguantó ahí.
—¡Mirá, cuerno, media verga adentro del culo de tu mujer!
—Sí, Brótola, seguí diciéndole “cuerno” y bombeando que ya casi estoy…
—Juana, por favor, es solo un chico. ¡No podés hacerme cornudo con un chico! ¡Yo soy más hombre que él!
Entonces el Brótola se envalentonó.
—¿Le rompés el culo a tu mujer, cornudo? ¿Así como estoy haciendo yo…?
—No, pero…
—Seguí, Brótola, seguí… no pares y decile “cornudo”…
—¡Juana, no lo incites!
—¡Cornudo! —dijo Brótola, y retiró y hundió verga de nuevo hasta la mitad.
—Seguí, Brótola, seguí…
—Cornudo… —y la verga avanzó hasta dos tercios, quizá más. El pobre hombre ya no se quejaba, tenía los ojos hipnotizados en la penetración del culazo de su mujer, como tantas otras veces.
—Ahhhhhh… Seguí, Brótola… seguí que me acabo…
—Cornudo…
—Sí… Sí…
—Cornudo…
—Sííííí….
—¡¡Cornudo!!!
—¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhh…!!!
—¡¡¡Cornudo!!!!!
En la ventana, Alcelmo escuchó el orgasmo regado sobre la humillación del marido y sintió el pitito como una piedra. La escena y la morbosa situación lo tenían fascinado.
En eso se escuchó llorar a la bebita.
—¡Juana, en vez de estar acá haciéndote llenar el culo de verga deberías estar atendiendo a mi hija!
—Tu hija… —suspiró doña Juana entre risitas. Hasta Alcelmo, con sus diez años, sabía que la Martita era de cualquier paisano del pueblo menos de don Gracioso.
Entonces el Brótola se envalentonó aún más.
—Andá a atenderla vos, cuerno, que tu mujer todavía me tiene que deslechar.
Y el cornudo mordió su silencio y fue. Volvió un minuto después con su hijita en brazos, justo cuando el Brótola le bombeaba el culo a doña Juana hasta los huevos, con violencia y ansias de acabar.
—¡Qué pedazo de culo, doña Juana! ¡Qué rico se lo estoy haciendo!
—¡Al cornudo, Brótola! Dedicáselo al cornudo… —Doña Juana paró más el culazo—. Yo te voy a sacar bueno, bebé…
—Juana, estoy acá con tu hija, ¿podrías al menos ponerte una bombacha o sacarte la verga del culo?
—Callate, cuerno, que le estoy por acabar a tu mujer.
La verga del Brótola era venosa y ancha. Entraba y salía a una velocidad que un culo no toleraría, excepto que estuviese ya muy estirado. Salía limpia y brillosa, y entraba fuerte, inmisericorde, arrancando gemidos y jadeos que llenaban la habitación.
—Dame a la Martita, Gracioso. Le quiero dar la leche mientras el Brótola me da la leche a mí.
—¡Juana, te volviste loca!
—¡Dame a la nena, cornudo, o te juro que no me dejo tocar más para tus sucias pajas!
El Brótola no aguantaba más. Era clavar ese culazo y ver su propia pija enterrarse; y ver a la beba cambiar de manos para ir con su madre mientras él bombeaba, lo sacudió.
—Te la lleno, cornudo... ¡¡Te la lleno de leche…!!
Cuando la Martita estuvo en brazos de doña Juana, ella la puso amorosamente en sus pechos, y la bebita buscó el pezón.
—¡Te la lleno por el culo! ¡Te la voy a rebalsar de leche, cornudo!
—¡Llename, pendejo! ¡Soltame la leche ahora!
El bombeo hacía sacudir a doña Juana, que con el movimiento no lograba que su bebita embocara el pezón.
—¡Qué buen culo tiene tu mujer, cuerno! ¡Te la lleno, te la lleno, te la llenooohhh!
Alcelmo vio a la Martita por fin prenderse a la teta de su madre, así bombeada como venía. Con cada vergazo que metía, el Brótola abría las nalgas de la madre para perforar más hondo. El cabeceo de doña Juana ahora era también el cabeceo de la Martita.
—Señor Brótola, por favor, aunque sea respete a la bebé…
—Acabame, Brótola, que la Martita me está tomando la leche
La Martita comenzó a succionar y chupetear, agarrada de un pecho como para no caerse.
—¡Tomá, hija de puta! ¡Tomá la leche por el culo, para la beba!
—¡Sí, Brótola, síííí…!
El Brótola seguía entrando verga.
—¡Tomá, tomá tomá, tomá…!
—¡Se la estás dando a la Martita, Brótola! ¡La estás amamantando!
—¡Sí, sí, sí!!
—¡Nooooo…! —Gracioso se tomaba la cabeza sin dejar de ver con ojos exaltados cómo la verga ancha del muchachito perforaba y era tragada por el culo de su esposa hasta los huevos, en un ida y vuelta brilloso y de venas a punto de reventar.
—¡AHHHHHHHHHHHH…!!! —El Brótola mandó todo el cuerpo para adelante, clavando a doña Juana hasta las mismas entrañas de Dios. Le había ido entrando casi toda la verga, y el Alcelmo vio ese terrible vergazo meterse en el culo redondo e inflado de la mujer, ocultarse todo allí, y endurecerse y manguerear de semen.
—¡Juana, no!! ¡Te está llenando el culo de leche!
Y mientras el Brótola seguía bombeando semen con los ojos apretados de goce intensísimo, doña Juana:
—¡Callate y agradecé que el chico me está dando leche para que yo pueda pasarle algo a tu hija!
El Brótola ya bombeaba más suave, pero siempre a fondo. Cuando retiraba la verga hasta el glande, algunos hilos blancos y espesos se corrían desde el interior del ano hacia los muslos.
—Te dije que te la iba a hacer rebalsar…
La leche se salía a borbotones lentos,
—¡Juana, me hiciste cornudo con un chico…!
—¿Qué chico? Mirale otra vez la verga. Es más hombre que vos. Es más hombre que todos los otros que te hacen cornudo…
El Brótola retiró el pijón del agujerito con un ruido acuoso. Los dos nalgones del putón estaban en punta y dio una palmada sonora a uno de los cachetes. Recuperó el aliento y exigió:
—Cuerno, andá la cocina y traé algo fresco…
Alcelmo vio cómo el señor Gracioso titubeó y miró a doña Juana.
—¡Hacé lo que te dice, inútil! No se la hagas difícil que es su primera vez —Doña Juana quitó a la beba de sus pechos, ofreciéndola a su marido— Y llevate la Martita.
Alcelmo vio la resignación en los hombros del pobre tipo, y cómo éste se retiró del cuarto con la bebita en brazos.
Cuando quedaron solos, el Brótola fue burlón:
—¡Es el rey de los pelotudos!
Doña Juana lo miró con cierta condescendencia.
—Ay, bebé, bebé… Vas a ser un macho increíble pero todavía te falta tomar un montón de sopa… Ya vas a aprender las diferencias entre estupidez, miedo y falta de hombría…
Al otro lado de la ventana, sin nadie que se hubiera percatado de él, Alcelmo se dio cuenta, aun con sus diez años, que sí había notado la diferencia. Nunca vio al cornudo como un estúpido, sino como un marido y padre lleno de amor, quizá resignado... De ninguna manera infeliz.
Observó a don Gracioso abandonar la habitación con la Martita en sus brazos —era linda la Martita, como todos los bebés— y sonrió sin esperarlo.

FIN.

** SE PUEDE COMENTAR. NO LE COBRAMOS NADA. =)

35 comentarios:

  1. Tremendo. El dominó generacional de Don Brótola es una maravilla. Está muy bueno poder presenciar la génesis de un corneador y de un cornudo, al mismo tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Primero .-Un abrazo con mucha estimación que en el poco tiempo que tengo de conocerlo se a ganado admiración y aprecio.
    FELIZ NAVIDAD desde México
    Federico y Esposa

    ResponderEliminar
  3. Graaande Rebelde! Solo me parece que quedo medio corton... me habria gustado saber como iba haciendose joven Don Brotola, como se iba garchando a las otras casadas del pueblo, haciendose cada vez mas hijo de puta... quizas en futuras entregas no? Felicitaciones, gracias como siempre y FELIZ NAVIDAD!!!

    ResponderEliminar
  4. sos un maestro. felicitaciones por tu magia. feliz año

    ResponderEliminar
  5. gracias por tu regalo rebelde!! ya estoy disfrutando con las siestas con la nena incluida...jjjeejejeje
    profejavier

    ResponderEliminar
  6. APLAUSOS, OVACIONES, GORRO BANDERA Y VINCHA!!!
    CAMPEÓN MUNDIAL DEL MORBO!!

    carlosnava57@hotmail.com

    ResponderEliminar
  7. Exelente regalo de Navidad , miedoso, poco hombre ante un simple chico , perfecto como siempre, Ale

    ResponderEliminar
  8. Felices fiestas rebelde, gracias por este regalo de navidad, resultó excelente, nunca pensé que el punto de vista de un córneador sería igual de bueno que el del cornudo o la esposa. Esperamos la continuación le, saludos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Increible como siempre aunque el marido deberia de haber limpiado tambien para que tomara leche junto a su hija jajajaja Como siempre cada vez te superas bonito regalo de navidad...

    ResponderEliminar
  10. Felices fiestas de fin de año y muchas gracias por este regalo, excelente cazadora072

    ResponderEliminar
  11. Estupendo relato, como la mayoría de los de este blog.
    Como dice PUI,seria estupendo que contases mas sobre el personaje.
    Gracias

    ResponderEliminar
  12. SEGUNDO.-
    Estuve esperando el inicio de esta serie desde que la anunciaste,
    “¡TE QUEDO ESPECTACULAR!”
    1.- ¿Creo? Que es la primera vez que la serie se centra en “el MACHO” Don Brótola y sus primeros cuernos.
    2.- Y como siempre las frases, son una delicia:
    A).- ¿Viste los rumores que hay sobre mi marido… Que la tiene… —Hizo un gesto con dos dedos casi tocándose en señal de insignificancia— Y que no… me atiende bien…
    B).- —No vas a creer todo lo que dicen de mí, ¿no? —¡Que soy una puta, Brótola!

    ResponderEliminar
  13. TERCERO.- Pero el dialogo entre los tres, sobre el calificativo “CORNUDO” es una obra de arte,
    Doña Juana.- Incitando, jaja, pero sobre todo Humillando.
    Don Brótola.- Perforando y envalentonándose, que lo mande por La “Martita”
    Y después por una cerveza, es muy estimulante eso.
    Don Gracioso.- Su paulatina destrucción de su personalidad,
    1.- Inicio indignado.
    2.- Después Reclamo
    3.- Suplico.
    4.- después reclamo, OJO.- Solo a la mujer (jaja Genial)
    5.- Obedeció.

    ResponderEliminar
  14. CUARTO.- Pero lo que “me tiene sin poder dormir” fue esos mensajes subliminales que plasmas, en el relato sobre otro personaje.
    La “MARTITA”
    A).- ¿No es un ángel, la Martita?
    —¿Te la imaginas en unos años, cuando sea toda una señorita?
    Logro que YO intentara imaginármela dentro de unos años.
    (Juegas con nuestra Psique, Autor)
    Casi se me salen los ojos de la impresión, que la propia madre la incite, eso es morbo puro.
    B).- y que digas que “!UNOS POCOS!” años después desfloraría a esa bebita!
    C).- Y al mover las cabezas juntas Madre e Hija, por la cogida.
    ¿Cómo logras tener esas GRANDES ideas?
    D).- Pero lo original del método de amamantar, (gracias autor por existir) Por favor QUE SE REPITA. Esa niña requiere crecer Sana.
    1.- —Señor Brótola, por favor, aunque sea respete a la bebé… (jaja que lo llame ¡SEÑOR!)
    2.- La Martita comenzó a succionar y chupetear, agarrada de un pecho como para no caerse. ¡Tomá, hija de puta! ¡Tomá la leche por el culo, para la beba!
    3.- —¡Se la estás dando a la Martita, Brótola! ¡La estás amamantando!
    4.- —¡Nooooo…! —Gracioso se tomaba la cabeza sin dejar de ver
    5.- —¡Cállate y agradece que el chico me está dando leche para que yo pueda pasarle algo a tu hija!

    ResponderEliminar
  15. QUINTO.- De verdad te aplaudimos de pie, (esposa y yo) esa “!Súper IDEA!”
    Crear una relación de 3, pero la más bizarra que jamás imagine (Macho, Madre e HIJA)
    “!Desde muy TIERNA edad!”
    Por favor, Sin mesclar ideas, pues vemos que tú siempre tienes ya un bosquejo previo de las historias, y lo respetamos (que sea separado) ojala se pueda.
    Pero el crecimiento de esa niña, sus sentimientos, TESTIMONIO, admiración, valores, etc… NOS perturba.
    (Pues mi esposa fantasea con una vecinita) que la verdad es una buena niña, pero mi mujer siempre le crea historias (imaginarias) de lo más sucias.
    Es decir si ya estas escribiendo esta gran serie “tras el origen de un Macho”
    Por qué NO escribir una serie que hable del nacimiento “tras el origen de un PUTA”
    Jaja, Mi esposa es una enferma.
    Solo resta desearte que tengas de verdad un gran año 2016.

    ResponderEliminar
  16. P.D.- Veo por los comentarios que esa nenita, se ha robado el corazón, no solo de nosotros, LARGA VIDA, a La “MARTITA”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. luego responderé a todo, pero LA MARTITA NO ES OTRA QUE LA MADRE DE LA YESI

      Eliminar
    2. Por supuesto lo se.
      De tu otra serie "Éramos tan pobres"
      Pero ahí solo habla, de que su esposo Anselmo, soporto mucho de los dueños de la casa y del el Remolacha.
      Pero eso es; La Marta "GRANDE" no la nena Martita junto a su MAMI, juntitas, jaja

      Eliminar
  17. DIEGOTE:
    Gracias. Efectivamente vamos a ver ese "dominó", como vos decís, pero más que nada a don brótola y alcelmo por el pueblo, de jóvenes.

    PUI / ANÓNIMO:
    no te preocupes, todo eso va a ir viéndose en entregas sucesivas. veremos a doña juana incentivando a brótola a cogerse otras casadas.

    JLUCAS84 / PROFE JAVIER / ALE / CAZADORA
    muchas gracias, amigos!! feliz año para todos!

    CARLOS NAVAS:
    jajaja sabía que te iba a gustar ;-)

    PAREJA FARTUN:
    de a poco, pensá que es la primerísima primera vez de brótola con un cornudo presente. si se hubiera comportado como un macho total, el relato hubiera perdido un poco de verosimilitud. ya va a llegar ese momento, jejej...

    FEDERICO YO:
    gracias, fede!! no es la primera, hay algunas historias centradas en el corneador, pero muy muy pocas.
    respecto de LA MARTITA (que habrás adivinado no es otra que la mamá de la yesi, a quien —en la serie regular— se sabe que se cogió desde antes de casarse con el Alcemo), sí es cierto que hay mensajes "plantados" hacia el futuro. algunos mensajes ya pueden constatarse en la serie regular, como el hecho de al final el Alcelmo dice que la bebita era linda, "como todas los bebés". ya está diciendo que le gusta, al cabo, será su mujer en la serie regular, algo que ya hemos leído. hay otros mensajes subliminales, como vos decís, como que el brótola ni registra a la bebita, no siente empatía (como sí siente Alcelmo), que es exactamente lo que sucederá a futuro: Don Brótola se garcha a la mamá de la yesi solo para satisfacerse, no porque esté enamorado.
    en esta mini serie se hablará de don brotola, la martita y el alcelmo, de jóvenes. de cómo cada uno se va formando en sus roles.

    muchas gracias amigos. sigan comentando que eso me pone pilas.
    un abrazo (y un beso para cazadora y ale) ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa frase que dices en tu contestación, nos hace soñar;
      "De como cada uno se va formando en sus roles"
      jaja que delicia, somos unos convencidos que las primeras experiencias, son inovidables.

      Eliminar
  18. Personalmente encuentro muy morbosas las historias donde se ve a los personajes despertando al sexo, especialmente las chicas son muy escasas y verlas a detalle y con buena construccion es todo un placer, gracias

    ResponderEliminar
  19. hola rebelde,

    te agradezco tu regalo de navidad, fue lo mejor, aunque siempre he pedido alguien para humillar al cornudo, este relato me ha llevado a un mundo magico que describes y que siempre he querido visitar.

    Te felicito porque cada vez te superas a ti mismo y nos presentas situaciones mas morbosas y exitantes, feliz navidad para ti rebelde desde Colombia

    ResponderEliminar
  20. genial, como siempre.
    creo q te lo he dicho alguna vez, espero q estes ganando mucho dinero con esto. gracias

    ResponderEliminar
  21. Rebelde, una consulta y un pedido, si os place. Que pasó con Dame un Segundo???? Siempre que puedo la releo y estoy entrando en la angustia absoluta al no hallarla. Y también tengo que pedirte un favor: estoy desactualizadísimo con los anexos, los de Helina y también los de Embaucadores. te agradecería me envíes lo que tengas a mano, a esta dirección: morbositos89@hotmail.com ¡¡Gracias infinitas!!

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias por este regalo!!
    ya creaste un mundo con todos los personajes y como se relacionan entre si!!!
    Me encanta doña Juana!!
    david tatuado

    ResponderEliminar
  23. ANÓNIMO:
    Algunos despertares se verán aquí, pero tené en cuenta en esta mini serie el protagonista es don Brótola.

    LILIANA SANCHEZ MELO:
    muchas gracias, liliana. la idea de todo lo nuevo que escriba en 2016 es la de crear universos únicos. por lo que tal vez ciertas nuevas "series" las arme en otros blogs, y no en este.

    JLUCAS 84
    jajaja no, ni un centavo. de hecho, debería escribir menos y trabajar más! xD

    DIEGOTE:
    DAME UN SEGUNDO será publicada completa en su propio blog. ya subí la mitad, pero como tengo que hacerle correcciones de formato (sangrías, etc) me demoro. todo toma tiempo.
    ANEXOS: todo lo referido a los anexos está acá:
    http://rebelde-buey.blogspot.com/p/anexos.html
    La de LOS EMBAUCADORES todavía corre. La de HELINA se me complica.

    DAVID TATUADO:
    Lo que nadie sabe, y ahora se revela para quienes leen los comentarios, es que el pueblo de Brótola, Yesi y
    Joselito es EL MISMO que el de Paloma y Pablito, y también el mismo de Dedo al Camión.
    =O

    ResponderEliminar
  24. A “esos Buenos autores” Gracias.
    Por qué han “ESTADO” ahí
    En este 2015, y con sus relatos han logrado hacer más grata la vida, de la gente común (pobre) ya que nos hacen viajar por “!sus mundos!” sin pagar boleto.
    GRACIAS.

    Que el 2016, sea para Ustedes, un año lleno de felicidad y SALUD
    Y recuerden lo importante que son para nosotros sus Admiradores.
    Uno más de tus satisfechos lectores.
    Federico.
    De México.

    ResponderEliminar
  25. Genial. Muy impresionante. Es genial que por una vez hayas optado por la parte de cómo se hace un "corneador".
    Y es que no hay nada como una mujer para psicológicamente hacer daño a un hombre. Doña Juana le debió enseñar todas esas maldades para convertirlo en un ser sin remordimientos.
    Muy bueno Rebelde.

    ResponderEliminar
  26. grande!! siempre pensé que Brótola iba sobrado aun de joven, siempre tiene que haber un maestro, o maestra!

    ResponderEliminar
  27. grande!! siempre pensé que Brótola iba sobrado aun de joven, siempre tiene que haber un maestro, o maestra!
    en.ma01

    ResponderEliminar
  28. Gracias por el regalo de navidad.
    Un buen detalle para tus lectores.
    No cabe duda la gran creatividad que tienes para sorprender y mantenerte fresco con los relatos.
    Éxitos para el 2016!

    ResponderEliminar
  29. simplemente es un gran relato quiero leer mas de esta serie me parece que sera un tremendo exito

    ResponderEliminar
  30. Realmente muy bueno..........la historia del burro de Brotola es para esperarla y la semilla sembrada en la cabeza de Alcelmo...........

    ResponderEliminar
  31. Hasta ahora la mejor entrega desde esa serie cuyo nombre no recuerdo pero que era de la complicidad entre la madre y el hijo y que borraste por culpa de algun imbecil. Sigue adelante y espero que al pasar de todos estos años puedas volver a publicar esa serie... Saludos

    ResponderEliminar
  32. que gran idea,los inicios de un gran corneador como don brotola daran mucho que hablar te felicito.

    ResponderEliminar

Se publica el 21/07/2017

Se publica el 21/07/2017
CLICK PARA CHUSMEAR