BOMBEANDO PACK 5 ya está cargado en tu blog y disponible para leer!!
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
TODAS las compras de los Packs al 17 de Octubre han sido cursadas. Si pagaste un pack y no recibiste la invitación en tu casilla de GMAIL, escribime un correo electrónico.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Postales del Mundial 2014: Paloma

REGALITO DE NAVIDAD!! 

POSTALES DEL MUNDIAL - HOY: PALOMA
Por Rebelde Buey



Ay, qué tardecita tan rara. Argentina ganó y acá en el pueblo siempre se festeja, como hacen en Buenos Aires. No tendremos el Obelisco pero nos juntamos en la plaza San Martín, alrededor del monumento. El pub del Kike pone los parlantes afuera, y entre la música a tope, y la cerveza y el vino, que corren como si fuera agua, termina armándose lindo.
Se desbordó de gente, como siempre. Y, como siempre, fui con el Pablo. La plaza se llenó enseguida, y eso que ya empezaba la noche, pero Argentina es un país futbolero, y la clasificación de la selección a la semifinal se festeja aunque caigan piedras. De entrada el Pablito se puso incómodo: había muchos conocidos nuestros, y vecinos, incluso en un momento vimos al doctor Ramiro con varios de sus amigos. Yo quise ir con ellos pero Pablito, celoso no sé por qué, no quiso. Me dijo que no le gustaba, que le parecía que eran unos abusivos. Qué tonto, ni que me fueran a coger en la plaza. En tal caso se tendría que haber molestado durante todo el año, cada vez que me llenaron de leche cada uno de ellos. Tampoco quería que fuéramos para el otro lado, donde estaban mi tío Julio y unos amigos suyos, quienes también me habían cogido algunas veces para mejorar mi tratamiento.
En un momento Pablito se dio cuenta que casi todos en la plaza —estaba colmada, la mayoría hombres— me habían llenado de leche al menos una vez. Con el apretujamiento de gente, los tipos me toqueteaban como querían, especialmente los que me conocían. Era como si creyeran que el haberme probado y surtido de semen calentito les daba derecho a manosearme.
—Vámonos, Paloma… —me dijo con cara de perrito angustiado—. No me gusta todo esto.
Un tipo a quien yo no recordaba lo saludó al Pablo, pero desde atrás mío, bien pegadito. Estaba medio tomado y el muy pícaro le hablaba a él, pero me manoseaba a mí. Yo había ido con mi camiseta de la selección bien-bien ajustadita y un short muuuy corto de lycra negra, que me dejaba el filo de los cachetitos de la cola al aire, y se me metía entre las nalgas como un guante.
Bueno, lo que se me metía ahora entre las nalgas eran las manos de este borracho. Porque el tipo, un desubicado total, estaba junto a mí pero medio por detrás, escondiendo una mano a mis espaldas. Le hablaba a mi novio como para distraerlo, porque lo que verdaderamente hacía era meterme mano en la cola con total desfachatez. Primero me tocó una nalga como al pasar. La notó durita y enseguida me buscó la otra. Mientras le decía a mi novio “Soy yo, soy Juan, ¿no te acordás de mí?”, enterraba toda su mano en mi raya, con el dedo del medio buscando bien profundo, y la subía y bajaba provocándome cosquilleos raros.
Pablito no vio nada pero algo se habrá imaginado; bobo no es. Estábamos todos demasiado apretujados, sin espacio entre persona y persona, así que era difícil que nadie me manoseara. Ante mi pasividad, el borrachín éste, o tal vez otro, metió un dedo por debajo de la calza y hurgó buscando alguno de mis agujeritos.
Por suerte Pablito me tomó de la mano y me sacó de allí. Aunque estaba muy difícil moverse en el tumulto. Además, moverse significaba darles una oportunidad a otros hombres de meterme mano. Porque para avanzar, Pablo iba adelante abriéndose paso, conmigo detrás, y los hombres se cerraban tras nuestro paso, es decir, detrás mío. Aunque yo estaba junto a él, los hombres, un poco por el fervor del triunfo, y otro poco por el alcohol, me metían manos cada vez más osadas. Yo no decía nada. Si bien era un abuso, las cosquillitas en mi bajo vientre eran cada vez mayores, y por otro lado la mitad de los hombres que nos rodeaban en la plaza ya me habían hecho mucho más que manosearme, en algún momento.
Justo cuando alguno de esos animales me estaba puerteando el ano con uno de sus dedos, la multitud comenzó a gritar “¡Ar-gen-tina!, ¡Ar-gen-tina!”,  y a saltar como en una cancha, y  me tuve que soltar del Pablito para que no nos terminaran tirando al piso. La masa siguió saltando y una parte del gentío se llevó a Pablito para allá, y le perdí de vista. Solo escuchaba su grito “¡Paloma, Paloma!, cada vez más alejado.
La muchedumbre era insoportable. Estábamos pegados uno a otro y el aire olía a alcohol y sudor, y tipos sucios y sin dientes me miraban y me sonreían, y mientras me seguían metiendo manos anónimas por detrás, algunos tomaron coraje y empezaron a tocarme de frente, abajo, mientras me miraban a los ojos.
Se me endurecieron los pezones enseguida, lo que se notó con la camiseta tan ajustada (iba sin corpiño para mi novio, jijiji). Eso les debió gustar a los hombres porque varios de ellos sacaron sus pijas y llevaron mis manos a ellas.
Volví a escuchar a Pablito que me buscaba: “Paloma, Paloma”, pero no lo veía. Alguien a mis espaldas me tomó la calcita desde el elástico, una mano a cada lado de mi cintura, y amagó bajarlo. Yo me horroricé, iban a someterme allí mismo en medio de la plaza, esa jauría de chacales asquerosos. Pero al girar para defenderme me alivié. El que me estaba bajando la calza era Maurito, uno de los amigos universitario de doctor Ramiro, y alrededor de él, todo el resto de sus amigos.
—¡Vamos, Argentina! —me gritó, también un poco alcoholizado, y me bajó  calcita hasta mitad de los muslos, y de ahí hasta las rodillas, pisándola con un pie, pues no se podía agachar de la gente que apretaba.
Yo instintivamente quebré cintura y paré el culito. Tenía un tanguita de esas muy chiquitas que se entierran en la cola y que me quedaban tan bien. Y que vuelven loco a los hombres.
Maurito echó un ojo a mi culazo en punta y babeó enfermo de deseo. Yo volví a escuchar la voz de Pablito llamándome, pero no lo veía. Maurito no me bajó la tanguita, en medio del tumulto no lograba maniobrar con comodidad, así que la corrió para un costado, sacó la buena pija que ya le conocía y me clavó sin más vueltas.
—¡Ahhh…! —grité, con Maurito tomándome de la cintura con ambas manos y clavándome pija bien hondo—. ¡¡¡Ahhhhhhhhh!!!
—Mi amor, no te veo —escuché gritar a Pablito.
Pero ya no me importaba Pablito. Solo me importaba la verga que me llenaba abajo y me hacía sentir como una puta. El doctor Ramiro y algunos amigos más me fueron rodeando. Igual estaba lleno de gente y la masa se movía. Algunos de los hombres del pueblo que me conocían, o conocían a mis padres, estaban cerca y más de uno se dio cuenta que un tipo cualquiera me estaba cogiendo. Eso era lo malo de no tener a Pablito cerca, que no tenía coartada para no quedar como una puta.
Mientras Maurito me la clavaba hasta la garganta y yo ya agarraba las vergas que Ramiro y Santiago comenzaban a pelar, pensé que quizá en la semana debería cogerme a esos dos viejos que me descubrieron. No de puta, sino para lograr que guardasen silencio. Pero Pablito seguro me iba a hacer escándalo, así que mejor hacerlo en secreto.
A pesar de la marea humana, que Maurito aprovechaba para hamacarse adentro mío, y del apretujamiento inverosímil de toda esa gente, por un segundo alcanzamos a vernos entre mi novio y yo.
No estábamos lejos, pero había tanta gente en el medio que a Pablito le iba a resultar difícil llegar hasta mí. Especialmente porque los que estaban entre nosotros veían que un grupo de tipos me estaba cogiendo y querían estar bien cerca, por si rapiñaban algo de mí.
La gente se movía —lo mismo que Maurito adentro mío— y en uno de esos vaivenes, Pablito me descubrió con mis ojos cerrados, los labios apretados, arqueada con Maurito respirándome sobre el cuello y gozándome en cada penetración.
—¡Paloma, te están cogiendo! —gritó el estúpido de mi novio. Y digo estúpido porque los que aún no se habían dado cuenta que me estaban cogiendo se enteraron en ese momento y le cerraron filas para estar cerca mío y mirar.
En ese momento otra vez empezaron a gritar: “El que no salta es un brasilero, el que no salta es un brasilero”.
Lo que me entró la pija de Maurito en cada salto lo voy a recordar toda mi vida. Se la sentía en la garganta, era como si me llenaran de pija. Maurito me tenía de la cintura y todo el asunto del salto también le hacía sentir más a él.
Con todo ese movimiento, Pablito aprovechó y logró acercarse poco a poco, y en un minuto estuvo junto a Ramiro, ya que yo estaba rodeada por él y sus amigos.
—¡Paloma, esto tiene que acabar de una vez!
En ese momento Maurito aceleró la serruchada y se me vino adentro.
—¡Aaaahhhhhhh…!
Pablito se quejó pero el griterío y la cumbia estridente de los parlantes del Kike lo taparon. Yo sentía el latigazo de verga adentro, la carne que entraba y salía y la leche tibia que lubricaba todo y comenzaba a escurrirse entre mis piernas. Estiré un brazo por sobre Ramiro y le tomé la mano a mi cornudo hermoso.
—¡AAAhhhhh…! —seguía acabándome Maurito—. ¡Qué pedazo de puta! ¡Qué pedazo de puta! —me halagaba.
—¡Paloma, estamos en plaza! —mi novio. ¡Cómo lo amo cuando me acaban a su lado!
Maurito se salió y otro de los amigos de Ramiro, uno que yo no conocía, fue a ocupar su lugar. El doctor se movió como para tomar la posta luego, y Pablito se me acercó y se me puso adelante, de frente, tomándome las dos manos.
—Mi amor, vámonos… Esto está repleto de gente, mejor que te llenen entre semana, que vas a estar más cómoda...
Sentí los dedos del nuevo tomarme de las ancas para guiarse detrás mío. Una mano me soltó, giré mi cabeza y vi al flaco buscar su pija. Se me arrimó, me separó abajo y me puerteó hasta encontrarme, y ahí empujó.
—Mmmmm… —le gemí en la cara a mi novio. El nuevo la tenía más que interesante—. ¡No, Pablín, quiero festejar que llegamos a la semifinal!
El nuevo comenzó a serruchar y yo a sentirme plena de verga. Con el semen de Mauro, la lubricación ya estaba hecha. Pablito se dio cuenta por mi hamacada y la expresión depravada del amigo de Ramiro.
—¡Oiga, deje de cogérsela! ¡Ella es mi novia!
Y fue a quitármelo de encima, pero entonces el nuevo empezó a saltar con la verga adentro mío y a gritar “Ar-gen-tina, Ar-gen-tina”, y todo el mundo alrededor nuestro se contagió y empezó a saltar. El nuevo me abrazó desde atrás y cruzándome los brazos por delante me garchó saltando, y miraba desafiante a mi novio, que le devolvía la mirada con rencor desde mi lado, a menos de medio metro de él.
Me estuvo garchando así, a los saltos, un buen rato, y cuando los saltos aflojaron me siguió usando delante de Pablito hasta que decidió acabar.
—Te lleno de leche, mi amor —me anunció. Aunque lo gritó tan fuerte que creo que se lo anunció a Pablito.
Entonces llegó el turno del doctor Ramiro. Cuando vi que me iba a coger él, me olvidé de todo. En medio del griterío y la música de cumbia que retumbaba por toda la plaza, solté a mi novio, me desenganché el shortcito negro de los tobillos y se lo di en la mano. Giré hacia el doctor poniéndome cara a cara, lo abracé del cuello, lo besé en la boca y me le monté encima, rodeándolo con mis piernas para que me clave en el aire y de frente. Es que es tan lindo el doctor Ramiro que es una pena no mirarlo a los ojos cuando me hace el amor.
Pablito se puso como loco. Gritaba re histérico pero yo le daba la espalda. El doctor Ramiro me empezó a clavar y yo a sentir el cosquilleo que siento siempre que él me coge. Me tenía en el aire, tomada de los muslos, y me subía y me bajaba clavándome con suavidad. Estaba en el cielo. Mi pulso se aceleró y en menos de un minuto el fuego me subió no sé de dónde.
—¡¡Ahhhh!!! —entré a gemir. El fuego me seguía subiendo y el doctor Ramiro ya me sacudía más fuerte.
El Pablo, supongo que resignado, o quizá de pajero —porque cada día estaba más y más pajero— aprovechó la situación y comenzó a manosearme la cola. Esto me aceleró el calor. El doctor Ramiro ya me clavaba con violencia, y el pajero de Pablito me manoseaba el culo semidesnudo con la misma morbosidad ventajera de los manosean una nalga en un colectivo lleno.
Fue demasiado.
Cuando le acabé al doctor Ramiro todo mi orgasmo en su cara, tomándolo del cuello y besándolo en la boca con pasión, me relajé, y al cornudo de mi novio no le quedó otra que sostenerme de la cola para que no me caiga, lo que aprovechó para manosearme subrepticiamente el culo como el peor de los pajeros.
—¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhh…!!!
—¡Paloma, sos una hija de puta! ¡Siempre acabás con el doctor Ramiro, se supone que si te dejás llenar de leche es por el tratamiento!
Pero el muy cornudo no dejaba de toquetearme. Me reprendía pero se llenaba las manos con mis nalgas. Estoy segura que estaba al palo, como casi siempre en este tipo de situaciones.
El doctor Ramiro se dio cuenta de lo que estaba haciendo Pablito y, como seguía clavándome en el aire y todavía no me acababa, le pidió ayuda.
—Cornudo, ya que la estás manoseando ayudame y sostenla desde las nalgas, así te la cojo más cómodo.
A Pablito no le gustó nada, pero de esa manera iba a poder manosearme un ratito más. Dijo algo así como “qué se cree que soy”, pero no retiró las manos de mi culo y siguió el manoseo.
El doctor Ramiro sonrió con malicia, justo contra mi rostro, con tal cara de turro que hizo que el orgasmo se me estirara. Lo rodeé por donde pude con mis piernas y apreté abajo para sentirle la pija un poco más. Mi novio no dejaba de sostenerme desde las nalgas y el doctor Ramiro me empezó a bombear con todo, con furia,  como un toro.
—Agarrala bien Pablito, sostenla porque se me aflojan las piernas… —Y se vino como un animal—. ¡¡Ooohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…!!
Adentro, como siempre.
—¡Puta! ¡Puta! ¡Puta! —me piropeaba.
Algunos de alrededor se dieron cuenta, porque Ramiro era un escandaloso al acabar. Y encima se lo dedicaba a mi novio.
—¡¡AAAhhhhhhhhhh…!! ¡Te la lleno, Pablito!! ¡¡Te la lleno de leche para el tratamiento!!
¡Ja, ja, ja, ja! El tratamiento. Como si al doctor Ramiro y a sus compañeritos universitarios les importase eso. Como sí a mí, cuando lo tengo a Ramiro bombeándome entre las piernas. A esa altura yo ya tenía la certeza de que todo ese invento de los viejos había sido una mentira para abusarse de una nena inexperta como yo. Pero me daba cuenta que Pablito quería creer.
—Sí, mi amor… —pedí, llena de morbo—. Poné la mano abajo y hacé de tapón para que no se me escape nada de toda la lechita.
Y el muy cornudo de mi novio, a regañadientes y sin dejar de sostenerme, corrió la mano que me sostenía una nalga y rodeó la verga del doctor para que, al retirarla de mi conchita, no se saliera nada.
Pero el doctor Ramiro, no sé si de morbo o porque realmente lo necesitaba, ordenó:
—Cuerno, apretame bien fuerte la base de la verga que me la quiero escurrir.
Y el pobre Pablito apretó, lo pude sentir ahí abajo mío, apretó bien fuerte, mientras aguantaba los empujones y el griterío de la muchedumbre. El doctor Ramiro me penetró a fondo —¡qué delicia!— y la retiró casi por completo, pero sin sacarla. Y mi novio apretándole, como un buen cornudo.
—¡Más fuerte! —le exigió Ramiro, y el Pablito obedeció.
Y otra vez el doctorcito me la mandó hasta los pelos mientras Pablito volvía a apretar bien fuerte, escurriéndole por completo la pija a mi macho.
Me bajé del doctor Ramiro, ayudada por mi novio. El gentío era tal que hasta eso fue complicado. Los chicos comenzaron a irse y el doctor Ramiro se despidió con una promesa.
—Bonita, esta semana te sigo ayudando con el tratamiento, como todos los jueves y viernes.
Me quise morir, el Pablo no sabía que me venía encontrando dos veces por semana con Ramiro. No le había querido decir nada porque se iba a poner celoso.
—¿Qué fue eso de “todas las semanas”, Paloma?
Intenté una respuesta pero no me salió ninguna. La marea humana se llevó al doctor y a sus amigos, pero había tanta gente que enseguida otros tipos se me pusieron adelante.
Pablito, nada tonto, había querido ir a ocupar el lugar de Ramiro. Pero un viejo grandote, borracho y grasiento, le ganó de mano. Me tomó de las nalgas sin preguntarme nada y me levantó.
—Abrí las piernas, bebé —me ordenó, y yo no pude no obedecerle.
—¡Paloma, vamos a casa!
Colgada del cuello del viejo, rodeando su grasoso torso con mis piernas, dejé que el viejo sucio me empalara de una y hasta la base.
—¡¡Ahhhhhhh...!!!
—¡Paloma, por lo que más quieras!
—Ya va, mi amor… Éste solo, no le podemos hacer un desprecio al señor…
El viejo babeó de placer y le pidió a Pablito.
—Cuerno, sostenémela como hiciste hace un rato con el otro pibe.
Giré el rostro hacia mi novio y rogué con la mirada.
—Dale, mi amor —le pedí, colgada del cuello del viejo y clavada de verga como estaba—. Así me manoseás otro poco la cola... ¡Me encanta cuando me manoseás!
Y  mi pobre cornudito, resignado, me tomó con sus manos de cada nalga, para que el viejo comenzara a serrucharme. Yo me abracé con las piernas, para que el eje de los cuerpos me diera una penetración más profunda. Alrededor, todos miraban. Se escuchaba la cumbia y la gente gritando por la selección. Pero todos los que estaban alrededor nuestro, salvo Pablito, tenían ya sus pijas afuera.
No sé cuánto me estuvo cogiendo ese viejo hijo de puta. No mucho. En un momento nos anunció el desleche.
—Te la vuelco, chinita —me dijo, y agregó mirando a Pablito—. Apretame la pija que le acabo y me escurro al mismo tiempo.
—¿¿Qué??? No, de ninguna mane...
—¡Cornudo, apretá o me vas a conocer malo!
Y el cornudo otra vez llevó una de sus manos desde mi nalga hasta mi conchita, abrazó la base de la verga del viejo turro y apretó.
—¡¡¡Ahhhhhh sííííííííí…!! —comenzó a acabarme el viejo— ¡¡Sííííí, putita, sííííííí...!!
Como el viejo se relajó, yo tuve que cabalgármelo. El viejo mandó el segundo lechazo adentro.
—¡¡Ahhhhhhh…!! ¡¡Apretá, cuerno, no me aflojés…!! —y me seguía acabando.
—No, señor, no se preocupe.
¿Se podía ser tan cornudo?
El viejo me clavó cuatro o cinco veces más, entre gritos que despertaban las risas y la admiración de los otros borrachos a nuestro alrededor, algunos viejos como él, otros más jóvenes y con pocos dientes.
Por supuesto al viejo lo reemplazó otro tipo. Y a ese, otro más. Mi novio no alcanzaba nunca a colocarse delante de mí, como para cogerme o tapar la cogida que se venía, ni a alejarme del lugar más de dos pasos. Y cuando lograba colocarse a mi lado, ya casi poniéndose delante mío, yo me hacia la tonta y me montaba sobre uno de los borrachos del otro lado, dejando otra vez a mis espaldas a mi amorcito del alma.
Pobre Pablito, me sostuvo no sé cuántas cogidas, quizá unas veinte. Pero tanto no le habrá disgustado porque no perdía oportunidad de manosearme, como todo un pajero.
Para su desgracia, también tuvo que apretarle la verga a casi todos los machos que me llenaron. Es que una vez que se lo hizo a Ramiro, el resto quería el mismo servicio, y a mí me daba no sé qué negárselos. Después de todo, como le dije a Pablo, ellos nos estaban haciendo el favor de ayudarnos con el tratamiento.
Cuando pasaron las horas, aflojó el tumulto. Y cuando ya no estábamos apretujados unos contra otros como animales, Pablito me dio el short negro y la tanguita que había perdido vaya a saber cuándo, y me dijo —enojado— que nos íbamos.
Pero a esas alturas yo ya sabía cómo manipularlo para que el enojo no le durara tanto. Me había estado manoseando toda la noche, por lo que me dejó en casa y se despidió enseguida, urgido. Me reí mientras lo vi irse corriendo.
Pobre Pablito, se fue desesperado a clavarse la paja del año. O tres o cuatro.
Que se hiciera las pajas que se le antojaran; mejor. Cuantas más pajas, más rápido se le pasaría el enojo.


FIN - (Historia unitaria)


Un agradecimiento muy especial a Mikel, que me ayudó con el tipeo del relato, agilizándome mucho los tiempos. Gracias, amigazo! =D

—Felicidades a todos los lectores del blog!! Pásenla lindo y que haya paz para todos, y muchas gracias por leer mis relatos! Gracias de verdad!!
R.B.


Share:

7 comentarios:

  1. A “esos Buenos autores” Gracias.
    Por qué han “ESTADO” ahí
    Que en el 2015, se encuentren un millón de dólares en la banqueta.
    Para que así dejen de trabajar y se dediquen todo el día, a compartir su talento.
    Uno más de tus satisfechos lectores.
    Federico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, Fede!!! y ojalá se cumpla, aunque sea algo, jajaj =D

      Eliminar
  2. Hay un solo detalle que me extraña..tanta gente borracha , excitada y de malas maneras..y Pablito se salvó de que lo empomaran a él..

    Carlosnava57@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajjajajaja!! cuánta maldad en los lectores de este blog... xD

      Eliminar
  3. Fantastico el relato!!! ya estrañaba a paloma y sus andanzas, y pablito como siempre sin poder hacer nada jajajajaja

    ResponderEliminar
  4. Hola rebelde, perdona la tardanza en postear pero he estado fuera estos dias.

    Me encanta el relato, la humillacion de Pablito no podia ser mayor jeje.

    Me gusta como va pasando Pablito de estados:

    - Desconfiado ante la que se avecina
    - Preocupado por no soltar a Paloma
    - Desesperado por volver a estar con ella
    - Soprendido por verla con otros en la calle
    - Conformado con poder tocarla un poco
    - Humillado al tocar vergas de otros
    - Enfadado al final de la nocha
    - Alterado por poder ir a casa para clavarse una paja

    Jeje GRACIAS!!

    ResponderEliminar
  5. este relato se lo llevo Pablito
    Me encanto como este personaje
    a ido evolucionando.
    ¿o al revés? hundiéndose?
    Me sorprendió (me pareció súper HOT) cuando les agarra la verga.
    o perdón MUCHAS "VERGAS"
    agarro mas carne de MACHO
    que de palomita, jeje
    Pablito "su angustia" !Me encanta!

    ResponderEliminar